Sepla denuncia la obsesión de Air Nostrum por la puntualidad

Sepla denuncia la obsesión de Air Nostrum por la puntualidad

La compañía aérea despide a un piloto por un retraso de diez minutos

Europa Press

Madrid

04/05/2016 - 14:31h

La compañía aérea ha despidido a un piloto por un retraso de diez minutos

Por tanto, Sepla denunciará a Air Nostrum por el despido de ese comandante el pasado 11 de abril alegando falta de puntualidad, al entender que se trata de un despido improcedente, una situación que provoca miedo y presión al resto de los pilotos que trabajan en la compañía.

Carta de despido

Así lo ha avanzado el jefe de la sección sindical del sindicato en la aerolínea, Pedro Salazar, tras asegurar que la compañía hace recaer "toda la responsabilidad" en el comandante de la aeronave en el caso de no llegar a la hora prevista. Los pilotos tienen que rellenar una ficha y justificar cualquier salida o llegada con más de tres minutos de retraso, según la operativa de la compañía aérea.

En la carta de despido, la compañía ha justificado su decisión, señalando una actitud negativa por parte del comandante, además de no velar por los intereses de la empresa, ya que ser piloto significa "tener un puesto de confianza". El piloto, que llevaba 15 años en la empresa, no había acumulado ninguna amonestación.

La puntualidad, un baremo de calidad

"Confirmamos el despido de este piloto por reiterados incumplimientos en su trabajo. En Air Nostrum trabajamos con unos parámetros de calidad que deben cumplir todos los colectivos de la empresa en atención a nuestros pasajeros y la puntualidad es uno de los más importantes", han señalado fuentes de la aerolínea. 

El comandante despedido, Mitoa Edjang, ha puntualizado que solo hubo dos faltas concretas. La primera el 25 de febrero, donde quedó justificado que la salida desde el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas fue 15 minutos tarde, pero, finalmente, el avión llegó en hora al aeródromo de Almería. El piloto despedido alega que este retraso en el despegue no fue un problema suyo, sino que fue la torre de control la que tardó que darle la salida.

El segundo retraso fue el 1 de marzo cuando el comandante cubría la ruta entre Valencia y el aeropuerto de la capital. El motivo que alega el piloto para haber aterrizado "entre nueve y diez minutos" es que un usuario subió al avión un arma sin justificar y tuvieron que esperar a que el pasajero cumpliese con el protocolo establecido. Una vez resuelto el problema, el avión tuvo que esperar el aterrizaje de un carguero y el despegue de dos aviones más, antes de poder efectuar su salida.

Reducción del tiempo de escalas

Desde el Sepla señalan que la compañía lleva reduciendo el tiempo entre escalas desde antes del verano, hasta llegar a 25 minutos entre salida y llegada en aeropuertos de poco tránsito. El sindicato explica que si no hay ningún tipo de incidente en los momentos previos al despegue se puede llegar a salir en hora, de lo contrario, hay que reducir los tiempos en las tareas de preparación del avión.

Air Nostrum ha establecido este baremo de tiempo porque se mide con Ryanair, que también hace escalas de 30 minutos en aeropuertos pequeños. No obstante, Sepla denuncia que Air Nostrum hace escalas de 30 minutos hasta en los aeropuertos de mucho tráfico como Madrid-Barajas.

Después del verano, la aerolínea redujo la escala de 40 a 30 minutos y a 25 minutos en escalas reducidas debido a que durante los meses estivales la compañía tuvo problemas con la puntualidad de sus vuelos. Por ello, se propuso mejorarla asumiendo más producción de la que podía hacer, ha especificado el sindicato.

Rebajas salariales

El Sepla ha añadido que antes del verano ya redujeron la escala de 45 minutos a 40, y después de los meses estivales, y agrega que, a pesar de hacer escalas más reducidas, las operaciones establecidas a los pilotos por día siguen siendo las mismas, hasta un máximo de seis.

Por último, Sepla recuerda que tanto los comandantes (-27%) como los copilotos han registrado rebajas salariales de entre el 17% y el 20% en los últimos cuatro años, aun cuando la compañía obtuvo beneficios en 2015 y prevé cerrar 2016 igualmente con ganancias.