Swiftair contrató en precario a los pilotos del vuelo AH5017

Swiftair contrató en precario a los pilotos del vuelo AH5017

El comandante y la copiloto cobraban hasta un 40% menos que el siguiente sueldo más bajo pagado en España

Ismael García Villarejo

Madrid

11/08/2014 - 17:15h

Los pilotos del vuelo AH5017, operado por la española Swiftair para Air Algérie, estaban contratados por obra para cubrir la temporada de verano. El sindicato Sepla había advertido de "la precariedad laboral" que se ha institucionalizado en la compañía con sede en Madrid.

Según Mach 82, la revista profesional que editan los pilotos, el sueldo de comandante en Swiftair es de 14.000 euros al año y los copilotos pagan a la compañía para acumular horas de vuelo. Todo ello es "algo inaudito en la aviación", denuncian esas páginas corporativas y reconoce el presidente del Sepla, Javier Martínez Velasco.

Transformar sus aviones en escuelas sale a cuenta a Swiftair. "En vez de pagar al copiloto por ejercer un trabajo, el asiento de éste pasa a ser utilizado por un estudiante aspirante a piloto, que está pagando por ejercer dicho trabajo".

Esta práctica puede suponer un serio "riesgo para la seguridad aérea". Aunque los dos responsables de pilotar el MD83 que se estrelló en medio del desierto habían firmado contratos precarios, en ambos casos se trataba de profesionales de reconocida trayectoria. 

El comandante y la copiloto habían trabajado para la extinta Spanair. El periódico El Mundo ha tenido acceso a los detalles de la relación laboral. Según el diario, ambos habían firmado una indemnización cerrada de 1.900 euros en caso de despido anticipado.

La tablas salariales del convenio establecen retribuciones un 40% menor al siguiente sueldo más bajo que se abona en España (1.404 euros).

Swiftair no ha confirmado estas revelaciones periodísticas. Se limita a añadir que está concentrada en atender a las víctimas (murieron seis de sus empleados) y que no especula sobre datos relativos a su plantilla.

Air Algérie había contratado la compañía española en la modalidad de wet lease. Incluye el alquiler del avión y de la tripulación, pero también de los servicios de mantenimiento. "La precariedad laboral amenaza la calidad de las operaciones", advirtió el Sepla en 2013 en relación a Swiftair. 

El sindicato dejó claro que los pilotos al mando deben permanecer "completamente ajenos" a las circunstancias personales y profesionales que les afectan. Las decisiones se pueden ver afectadas por el estado de ánimo. "La política de la compañía no parece tener en cuenta este elemento", escribió el Sepla en su revista.