The Canadian: el tren para descubrir Norteamérica más allá de EEUU

Este tren ofrece una experiencia única para recorrer los solitarios paisajes de Canadá. Foto: The Canadian.

The Canadian: el tren para descubrir Norteamérica más allá de EEUU

The Canadian necesita más de tres días para recorrer los casi 4.500 kilómetros del trayecto que une a Toronto con la Columbia Británica

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

26/11/2019 - 18:50h

Canadá es el segundo país más grande del mundo, y una de las maneras más fascinantes y románticas de recorrer su extensa geografía es en tren. Será más caro y mucho más lento que un avión, es cierto, pero la experiencia no tiene comparación.

Hay varios trazados ferroviarios que recorren la nación norteamericana. El más largo de ellos es el que hace el convoy The Canadian, que con 4.465 kilómetros une a Toronto, en la costa de los Grandes Lagos, con Vancouver, en la Columbia Británica.

Más de tres días de viaje

Este servicio, operado por la compañía Via Rail, demora unas 86 horas en unir el país. Pero cabe advertir que el horario es relativo, porque las demoras pueden llegar a las 12 horas en todo el recorrido.

[Para leer más: Las cinco rutas de tren más emocionantes para un viaje épico]

La causa es que el trazado es compartido por trenes de carga, a los que el tren turístico tiene que ceder el paso. Y cada vez que pasa uno de estos convoyes, de cinco kilómetros de largo, es mejor que armarse de paciencia y contemplar el paisaje.

The Canadian es un tren ideal para capturar el paisaje con fotografías. Foto: The Canadian.
The Canadian es un tren ideal para capturar el paisaje con fotografías. Foto: The Canadian.

Dos opciones de viaje en The Canadian

Hay dos opciones para realizar un viaje tan maratónico: dormir en el tren o sacar un pase como el Canrailpass que permite realizar siete viajes en el lapso de 60 días.

Esta última opción, similar al Eurail, permite explorar más a fondo las ciudades por la que el tren va parando, donde se puede hacer noche y tomar un tren al día siguiente.

Si se va a realizar el viaje completo en The Canadian se sugiere dormir en los coche cama, para no sacrificar la comodidad en tantos días a bordo

Para realizar el viaje de punta a punta es mejor contratar los camarotes de los coches cama. Los más exclusivos son los del servicio Prestige, que cuentan con una cama doble, baño en suite con ducha, televisor, minibar y una ventana de grandes dimensiones.

También hay otros camarotes de menor categoría, con lavatorio interno pero con la ducha al final del pasillo.

El trayecto recorre más de 4.500 km de la extensa geografía de Canadá. Foto: The Canadian.
El trayecto recorre más de 4.500 km de la extensa geografía de Canadá. Foto: The Canadian.

Coches con mirador

Los asientos del Canadian son más espaciosos que los de otras compañías ferroviarias, y se reclinan más que los de las aerolíneas.

Pagar por los camarotes más caros permite más facilidades para acceder al coche Skyline, con sus paredes y vidrios transparentes que permiten tener una visión de 180 grados de los paisajes que va atravesando The Canadian.

Otro coche es el Panorama Car, con asientos más pequeños pero con la misma propuesta de una estructura acristalada para la contemplación.

[Para leer más: Bienvenidos al tren de cristal que se adentra en las Montañas Rocosas]

En el tren hay coche comedor con menú a la carta, consistente en tres platos servidos en elegante vajilla con preparaciones como trucha al grill, pato glaceado a la sartén o tapas de Portobello rellenas de queso feta.

También hay servicio de cafetería con snacks y comidas ligeras, para los que buscan una opción más económica al atravesar Canadá.

Los coches panorámicos permiten contemplar el paisaje. Foto: The Canadian.
Los coches panorámicos permiten contemplar el paisaje. Foto: The Canadian.

El recorrido del tren

Desde Toronto el tren pone rumbo al oeste, pasando por diversos pueblos pequeños y ciudades más importantes como Winnipeg, Saskatoon, Edmonton, Jasper y Vancouver.

En los caseríos y poblados el convoy para el tiempo suficiente para estirar las piernas, tomar un café en el andén y poco más.

Horas y horas de ver el mismo paisaje puede causar un poco de sopor, por lo que los pasajeros van bien provistos de libros y películas en las tabletas para matar el tiempo

En cambio en las ciudades las escalas demoran un par de horas, lo que permiten descubrir atractivos como las muestras de arte urbano de Winnipeg (sede de una hermosa estación ferroviaria), las cafeterías de diseño de Saskatoon, las obras de arte la Galería de Alberta en Edmonton o las tiendas de la avenida Connaught Drive en Jasper.

En el coche comedor se ofrecen menús de tres platos. Foto: The Canadian.
En el coche comedor se ofrecen menús de tres platos. Foto: The Canadian.

Bosques, praderas y montañas

Los bosques cubren más de la mitad de la superficie de Canadá. Son más de 4,17 millones de kilómetros cuadrados, por lo que hay que estar preparado para la monotonía del paisaje.

Gran parte del recorrido transcurre entre pinares, con pequeñas interrupciones de arroyos, ríos y lagos. Cada tanto, si hay suerte se puede ver algún ciervo rojo, alce, cabra montés u oso, por lo que hay que estar con la cámara lista para ese momento.

The Canadian atraviesa grandes extensiones de bosques. Foto: The Canadian
The Canadian atraviesa grandes extensiones de bosques. Foto: The Canadian.

Luego el paisaje cambia a praderas infinitas, solo matizadas por alguna casa aislada o un pueblo pequeño que recuerda que la conquista de estos espacios tan vastos no ha concluido.

[Para leer más: ¿Listo para caminar? Canadá presenta el sendero más largo del mundo]

A partir de Edmonton las vías emprenden el ascenso por las Montañas Rocosas, donde se pueden ver algunos de los paisajes más bonitos del trayecto, con vertiginosos cañones y valles de flores.

El macizo de las montañas North Shore, en la Columbia Británica, es el último telón que se atraviesa hasta llegar a Vancouver. El viaje de The Canadian llegó a su final.