Trabajadores de Air France agreden a los directivos tras el anuncio de 2.900 despidos

Trabajadores de Air France agreden a los directivos tras el anuncio de 2.900 despidos

La aerolínea francesa recuerda que volverá a beneficios este año tras el duro ajuste

Redacción

Barcelona

05/10/2015 - 13:18h

El director general de Recursos Humanos de Air France, Xabier Broseta, a la carrera / Reuters

Trabajadores de Air France han agredido a varios directivos de la compañía aérea tras confirmarse que la aerolínea despedirá a 2.900 trabajadores en el marco de un plan de contención de costes. Un grupo de empleados ha acorralado al vicepresidente y director de Recursos Humanos, Xavier Broseta, en la sede central de la compañía aérea francesa en el aeropuerto de París-Charles de Gaulle.

Los empleados habían convocado una jornada de huelga coincidiendo con una reunión entre la cúpula del grupo y los sindicatos. Un grupo de ellos ha perseguido al director general de la aerolínea, Frederic Gaguey, que ha conseguido huir de la turba, pero el responsable de Recursos Humanos ha sido alcanzado y agredido. 

Image and video hosting by TinyPic


Otra de las víctimas de los empleados enfurecidos ha sido Pierre Plisonnier, director de Air France en el aeropuerto de París-Orly.

Beneficios 

Antes, la compañía ha confirmado a los sindicatos que prescindirá de 300 pilotos, 900 auxiliares de vuelo y 1.700 miembros del colectivo de personal de tierra. La regulación de empleo se enmarca en un plan de reducción de actividad para aumentar la productividad del grupo Air France-KLM.

De hecho, el grupo francoholandés alega que la reducción de costes acometida hasta ahora le permitirá volver a beneficios en el presente ejercicio. Los recortes adicionales serán el plus que le falta a la compañía nacional gala para conseguir fondos para inversiones y poder competir con las aerolíneas de bajo coste y las tres grandes del Golfo. 

Huelga

Cabe recordar que los pilotos de la aerolínea ya protagonizaron la huelga más larga de la historia de la compañía, una protesta que duró 14 días el año pasado. Los profesionales protestaban contra la expansión de la filial de bajo coste Transavia. Aunque consiguieron parar los planes, la empresa no mejoró sus condiciones laborales, uno de los flecos que quedó pendiente en la negociación ahora fracasada.