Un tren de lujo para revivir el glamour y la fiesta de los años '20

El tren de lujo Venice Simplon Orient Express recupera el brillo y la fiesta de los años '20. Foto: Belmond.

Un tren de lujo para revivir el glamour y la fiesta de los años '20

El Orient Express de Belmond presenta un exclusivo viaje de Venecia a Londres en un tren temático inspirado en el estilo del Gran Gatsby

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

03/12/2019 - 13:25h

Es cierto, el Gran Gatsby no transcurre en Europa. Pero el brillo y el glamour de la novela de Francis Scott Fitzgerald se traslada al Viejo Continente, donde un tren inspirado en esos años de alegría y elegancia viajará desde Venecia a Londres.

El Venice Simplon Orient Express, perteneciente a la hotelera de lujo Belmond, organiza una serie de viajes temáticos que estarán ambientados en los locos años 20.

Regreso a los años ‘20

Estos viajes se realizarán entre el 27 y 29 de marzo, y se llamarán The Party (La fiesta). Los vagones mantienen la elegante decoración de los convoyes más exclusivos que hace un siglo cruzaban por el continente, con paredes de madera, mullidos sillones, espejos con filigranas doradas, lámparas con pantallas de cristal labrado y camas dobles tan cómodas como las de un hotel de cinco estrellas.

[Para leer más: Cinco trenes de lujo para viajar en el espacio y el tiempo]

Allí los camareros y tripulantes estarán vestidos como era habitual en 1920, y para mantener la estética, Belmond solicita a los pasajeros que vistan sus mejores esmoquines para ellos y vestidos de seda y flecos para ellas en las fiestas y cenas de gala.

Los coches cama del tren Orient Express conservan la estética de los años '20. Foto: Belmond.

Los coches cama del tren Orient Express conservan la estética de los años '20. Foto: Belmond.

Fiesta con aires clandestinos

El punto de partida es el Hotel Cipriani, un exclusivo hotel de cinco estrella de esta cadena ubicado en la isla de la Giudecca, frente a la plaza de San Marcos, en Venecia.

Para las fiestas se solicita a los pasajeros que vistan esmóquin y vestidos de seda y con flecos

Allí se organizará la primera de las fiestas, que tendrá un aire clandestino (con código secreto de acceso y esos toques de los speakeasy), en una celebración a puro charleston y jazz.

En los dos días de viaje habrá una oferta gastronómica de primera línea. Foto: Belmond.

En los dos días de viaje habrá una oferta gastronómica de primera línea. Foto: Belmond.

El viaje por Europa

A la mañana siguiente los pasajeros se reunirán en la estación de Santa Lucía, donde viajarán en el lujoso Orient Express por dos días hasta Londres.

En el trayecto atravesarán las montañas Dolomitas y los paisajes montañosos de Austria y Suiza, hasta llegar a las campiñas de Francia y cruzar el Canal de la Mancha.

En el trayecto se disfrutarán de una comida de tres platos y una cena de cuatro, servidas con vajilla de plata, mientras que los desayunos se ofrecerán en los camarotes.

En la segunda jornada se presentrará un brunch de tres platos y la ceremonia del té de las cinco de la tarde se desplegará conforme el tren se acerca a Londres.

A lo largo del viaje los pasajeros pasarán varias horas en el bar 3674, que tiene preparada una carta de cócteles ambientados en la Europa de entreguerras.

El tren The Party será un auténtico viaje por el tiempo. Foto: Belmond.

El tren The Party será un auténtico viaje por el tiempo. Foto: Belmond.

El tramo por la campiña inglesa

Una de las opciones es desembarcar en París y la otra es seguir el viaje hacia Inglaterra. Los que eligen esta segunda opción desembarcarán en Calais para tomar un coche privado por el Eurotúnel hasta Folkestone, donde espera otro tren ambientado en los años ’20.

[Para leer más: Un nuevo tren de lujo para recorrer el corazón de Europa]

El Belmond British Pullman, hermano del Venice Simplon Orient Express, es un convoy decorado en el estilo art-decó con finos detalles de madera y asientos tapizados.

Tras atravesar los ondulados campos de Kent, el viaje termina en la estación de Victoria, en Londres. Al llegar, los pasajeros regresarán a la realidad del siglo XXI tras haber estado, aunque sea un fin de semana, viviendo en el glamour de los años ’20.