Trenes voladores: la loca idea que seduce a Boeing

La compañía Akka Technologies negocia con Boeing el desarrollo del tren volador.

Trenes voladores: la loca idea que seduce a Boeing

La compañía Akka Technologies negocia con Boeing el desarrollo de Link & Fly, su propuesta de tren convertible en avión

En plena pugna entre fabricantes por liderar el transporte del futuro, la compañía francesa Akka Technologies apunta al tren volador, que ya ha presentado a Boeing, como la próxima disrupción del traslado de pasajeros y mercancías.

La empresa, liderada por Maurice Ricci, ha diseñado un nuevo concepto de aeronave bautizado como Link & Fly, que consiste en un vagón con forma tubular similar a un tren al que los pasajeros abordarían desde la estación de su vecindario.

Link & Fly es un vagón con forma tubular similar a un tren al que se acoplarían las alas una vez en el aeropuerto

El viaje al aeropuerto sería utilizado para realizar los controles de seguridad pertinentes y, a su llegada al aeropuerto, se acoplarían las alas para el despegue.

Los fabricantes buscan el avión del futuro

De forma similar al tamaño del A320 de Airbus, el futurista tren volador está ideado para vuelos de corto alcance y alrededor de 162 pasajeros, si bien los asientos pueden extraerse para colocar carga en su lugar.

Con las alas recortadas y los motores fijos en la parte superior, el diseño tiene una envergadura de alrededor de 49 metros, con 34 metros de largo y 8 metros de alto.

Según su creador, entre sus ventajas se cuentan “acelerar la rotación de personal en los aeropuertos y facilitar el abordaje y el acercamiento de los pasajeros a sus hogares”.

La compañía ha desarrollado el concepto en un video de simulación en 3D con el que pretende atraer el interés de potenciales compradores que, como Boeing, se han interesado por la aeronave.

Los fabricantes de aviones estudian atentamente los desarrollos tecnológicos, desde los taxis voladores de Uber hasta el prototipo de avión personal Kitty Hawk

Los fabricantes de aviones toman posiciones frente a los desarrollos tecnológicos, desde los diseños para los taxis voladores que prueba Uber hasta el prototipo de avión personal Kitty Hawk, startup respaldada por el confundador de Google, Larry Page.

En este sentido, Airbus tomó la ofensiva con una nueva división para supervisar el transporte del futuro, mientras que Boeing realizó una ruidosa incursión en los jetpacks.

El tren volador mira a Asia

Para los fabricantes de aviones y las empresas que gravitan a su alrededor, como Akka, Asia, y especialmente China, ofrecen oportunidades para nuevos negocios. El fabricante chino de aviones Comac está desarrollando su propia flota y podría recurrir al ecosistema aeronáutico europeo para socios tecnológicos.

La compañía liderada por Ricci y que actualmente genera el 75% de sus ventas en Francia y Alemania, tiene un valor en el mercado de 1.100 millones de euros. En 2008 desarrolló un concepto de automóvil autónomo y en 2014 se asoció con Dassault Systemes para ofrecer servicios a fabricantes de automóviles.