Uber quiere apoderarse de Deliveroo

Mediante la compra de Deliveroo, Uber quiere dominar el segmento de la entrega de comida a domicilio.

Uber quiere apoderarse de Deliveroo

Aunque ya cuenta con el servicio de reparto de comida a domicilio, Uber Eats, la plataforma negocia la compra de su competencia

La plataforma de vehículos con conductor Uber inició las conversaciones para la adquisición de la empresa de reparto de comida a domicilio Deliveroo, valorada en 2.000 millones de dólares y con presencia en más de 200 ciudades en cuatro continentes.

Según avanzó Bloomberg, la absorción de Deliveroo, con sede en Londres, evidencia el interés de Uber por dominar este segmento, prioridad para el nuevo consejero delegado, Dara Khosrowshahi, en el que la compañía estadounidense ya opera a través de su propia marca Uber Eats.

De concretarse, la compra de Deliveroo abriría a Uber las puertas de numerosos mercados, especialmente en Europa, Asia y Austrialia, donde opera en más de 200 ciudades en doce países

Comida a domicilio

Aunque la negociación está en una fase inicial y se desconoce el precio de adquisición, fuentes próximas a la compañía señalaron que la oferta debería estar “considerablemente por encima” de su última valoración, estimada en 2.000 millones de dólares (1.696,6 millones de euros).

De concretarse, la compra de Deliveroo abriría a Uber las puertas de numerosos mercados, especialmente en Europa, pero también en Asia y Australia. La compañía ha expandido con fuerza su presencia en los últimos cinco años y ya opera en más de 200 ciudades en doce países.

El nuevo CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, ha convertido el negocio de entrega de comida a domicilio como uno de los puntales de la expansión de la compañía

Pese al interés de Uber, en línea con las prioridades marcadas por el nuevo consejero delegado de Uber, Dara Khosrowshahi, que ha convertido el negocio de entrega de comida a domicilio como uno de los puntales de la expansión de la compañía, la compra de Deliveroo podría chocar con las reticencias de los inversores de la plataforma británica.

Algunos de ellos, como Fidelity y T. Rowe Price, ya se mostraron reacios a perder la independencia de la empresa y que, en este caso concreto, vendría de un rival directo en el negocio de comida a domicilio.

Expansión de Uber

Además de esta operación, Uber sopesa otras compras. Así, por ejemplo, está en conversaciones con Careem, empresa de transportes con sede en Dubai.

Y es que, tras deshacerse de sus negocios en el sudeste asiático, China y Rusia, la compañía cambió de estrategia y ahora está ansiosa por comprar competidores.