Un mecánico de EgyptAir colocó la bomba en el avión ruso del Sinaí

Un mecánico de EgyptAir colocó la bomba en el avión ruso del Sinaí

El terrorista tiene un primo en el Estado Islámico que ejerció de nexo con la organización

Reuters / 02B

Londres

29/01/2016 - 12:43h

Investigadores rusos inspeccionan los restos del avión siniestrado en Egipto / EFE

Las dudas se esclarecen. Según fuentes próximas a la investigación, un mecánico de EgyptAir fue el responsable de colocar la bomba que derribó el avión ruso de Metrojet el pasado octubre. El terrorista que segó las vidas de los 224 pasajeros está "indirectamente relacionado con el Estado Islámico", explican. 

A pesar de que tanto la aerolínea como el Ministerio del Interior egipcio han desmentido estas informaciones, las fuentes de la agencia Reuters indican que el mecánico ha sido detenido junto a otros tres cómplices. Dos policías del Aeropuerto Internacional de Sharm el Sheij y un manipulador de equipaje le ayudaron a colocar el artefacto. 

Un primo en la banda terrorista

Según las investigaciones, el mecánico estaba relacionado con Estado Islámico a través de un primo que se había unido a la organización. "Tras conocer que uno de sus integrantes tenía un pariente en el aeropuerto, entregaron la bolsa a ese individuo en una bolsa de mano, que aceptó sin hacer preguntas", aseguran.

Respecto a los otros tres detenidos, existe la teoría de que ambos participaron en calidad de cómplices al "mirar hacia otro lado durante el chequeo de seguridad". No obstante, cabe la posibilidad de que "simplemente no estuvieran haciendo su trabajo debidamente", apuntan.

Ninguno de estos cuatro sospechosos ha sido acusado formalmente. De suceder, Egipto se encontraría potencialmente expuesto a garantizar una compensación a las familias de las 224 víctimas mortales del Airbus A321.

El aeropuerto despeja las sospechas

Fuentes oficiales del aeropuerto de Sharm el Sheij reiteran que no existe absolutamente ningún indicio que apunte a su personal. Todos los agentes han atravesado satisfactoriamente los interrogatorios realizados y las conexiones familiares de los empleados no arrojan vínculos con el terrorismo.

"Cualquier empleado que demuestre simpatía a hacia cualquier grupo miliciano no puede trabajar en un aeropuerto", han avisado. Del mismo modo, un portavoz del Ministerio del Interior también ha negado esta información. "Estamos esperando los resultados de la investigación", ha aseverado, sin dar más detalles.