Un "mercenario" militar, favorito en la pugna por el aeropuerto de Ciudad Real

Un "mercenario" militar, favorito en la pugna por el aeropuerto de Ciudad Real

La firma ECA Program, socio de la OTAN, ofrece 80 millones de euros por la instalación 'fantasma'

Ignasi Jorro

Barcelona

23/09/2015 - 16:31h

El fundador de ECA es ex piloto de un F16 MLU como el de la imagen
Un contratista militar ha destruido al resto de postores en el proceso de liquidación para comprar el aeropuerto de Ciudad Real. Hasta ocho ofertas han llegado al Juzgado Mercantil número 4 de Ciudad Real, pero sólo dos cumplen con todos los requisitos establecidos por la administración mercantil, según ha trascendido el miércoles.

ECA Program ofrece 80 millones de euros por la instalación 'fantasma', de los cuales ya ha consignado el 5%, tal y como pedían los administradores. Por su parte, el empresario murciano José Luis Lara de la Hermosa, del Grupo Orden Doce SL, ha puesto sobre la mesa 38 millones, ofreciendo 1,9 millones como garantía.

Oferta más alta

Los dos sobres son los únicos de los ocho abiertos el miércoles que han pasado el corte. La empresa Richard Taffin de Givenchy AG, con sede en Berna (Suiza), ha presentado la oferta más alta: 125 millones. No obstante, su propuesta fue recibida fuera del plazo previsto por el plan de liquidación.

Por su parte, el magnate británico Michael Flacks ha remitido una garantía de 10.000 euros por una oferta total de 200.000, una suma insuficiente según los administradores. El resto de ofertas también tienen defectos o no llegan a la suma mínima exigible (el 70% del valor del aeropuerto en desuso, fijado en 40 millones).

¿Mercenarios?

ECA Program Ltd fue registrada en Reino Unido en 2013 por el ex piloto militar holandés Melville Ten Cate. El contratista ofrece un portafolio de servicios a países y alianzas militares para "mejorar la eficiencia" de las fuerzas aéreas de quien la contrata.

No obstante, la firma, que anteriormente estuvo domiciliada en Holanda, está en el punto de mira de los grupos pacifistas, que la acusan de ser una "fuerza de mercenarios" de alquiler.