Vueling elimina rutas desde Barcelona para evitar un nuevo caos

Vueling recorta sus operaciones para afrontar el verano con más agilidad.

Vueling elimina rutas desde Barcelona para evitar un nuevo caos

La aerolínea de bajo coste elimina 27 rutas en los últimos dos años. La compañía se reorganiza para evitar un verano plagado de demoras y cancelaciones

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

28/02/2019 - 14:30h

Vueling quiere evitar un nuevo verano de retrasos, cancelaciones y un malhumor generalizado entre sus pasajeros. Debido a la congestión del espacio aéreo en Barcelona-El Prat y los problemas con la sobrecarga de trabajo de los controladores áereos, la aerolínea elimina las rutas con menos demanda para evitar un inminente escenario de demoras.

[Para leer más: El Prat se sitúa entre los 10 aeropuertos con más retrasos de Europa]

En la presentación de resultados del consorcio IAG (que Vueling integra con Iberia, British Airways y Aer Lingus) el presidente de la compañía catalana, Javier Sánchez-Prieto aseguró que la reducción de rutas no se debe a causas comerciales sino a razones operativas.

Vueling eliminó pasó de ofrecer 160 destinos a las actuales 133 conexiones

"Una de las cosas que estamos haciendo es crear más densidad dentro de la red. Volar más a los destinos que ya volamos y evitar destinos que son muy 'delgados'", explicó el directivo, quien aseguró que llegar a ciudades con solo una frecuencia semanal es poco operativo.

27 destinos menos en dos años

En el 2016 Vueling volaba a 160 destinos y ahora lo hace a 133. Entre los últimos que han caído bajo la guillotina operativa se encuentran Varsovia, Cardiff, Kaliningrado, Tallín, Tesalónica, Larnaca, Funchal y Bergen.

Ya en septiembre, cuando se presentó el nuevo A320neo que lideraría la renovación de la flota, los directivos de Vueling reconocieron que estaban reorganizando el cronograma de vuelos para la próxima temporada.

Un verano agitado

En el pico del verano, entre junio y agosto, el aeropuerto de Barcelona-El Prat tuvo 136 vuelos suspendidos y más de 5.100 retrasos. La mayoría fueron protagonizas por Vueling, donde se derrumbó su puntualidad y quedó como la cuarta aerolínea con más cancelaciones en el mundo en julio.

Cabe recordar que la compañía tiene a 60 aviones, la mitad de su flota, basada en Barcelona-El Prat, donde es líder absoluto con casi 20 millones de pasajeros transportados el año pasado.

[Para leer más: Vueling se reorganiza para evitar otra temporada con retrasos]

Los problemas con el control aéreo

Entre las razones de las demoras del año pasado se señaló a la congestión del espacio aéreo y los problemas operativos de los controladores.

Estos trabajadores reclaman que se incorporen más plazas para afrontar el crecimiento del tráfico en la terminal catalana, que superó los 50,1 millones de viajeros (+6,1%) y contó con 335.651 vuelos (+3,7%). Y este año arrancó con fuerza, con un 7% de aumento en el número de pasajeros.

Durante julio Vueling fue la cuarta aerolínea con más cancelaciones del mundo

Pero cualquier nuevo controlador tiene que pasar un período de 18 meses antes de ponerse al frente de los radares, y el verano ya está a la vuelta de la esquina.

Además el panorama se complica cuando hay conflictos laborales, como sucedió en Francia en la pasada temporada estival, donde hubo 22 días de huelga que repercutieron en el espacio aéreo del sur del Mediterráneo.

Vueling espera crecer

Sánchez-Prieto puntualizó que la eliminación de destinos se tomó "en vista de todos los problemas de control aéreo (ATC) que surgieron el año pasado y que "pueden continuar este año".

Sin embargo afirmó que la compañía espera aumentar un 4,1% su oferta en el primer trimestre de 2019 y un 5,5% en el año.

A pesar de las complicaciones en el verano Vueling logró un beneficio operativo de 200 millones de euros (+6,3%), mientras que el grupo IAG alcanzó los 2.897 millones de euros, un crecimiento del 44% interanual.