Vueling espera la privatización inminente de Aena

Vueling espera la privatización inminente de Aena

El presidente de la aerolínea asegura que con el cambio de modelo tendrán más libertad para mejorar la oferta

Redacción

Barcelona

12/03/2014 - 12:27h

El presidente de Vueling, Álex Cruz.
El presidente de Vueling, Ález Cruz, califica de “buena noticia” para el sector la privatización de Aena. Afirma que la gestión privada aportará más flexibilidad al modelo. En el caso de las aerolíneas, implicará tener más libertad para ofrecer diversos servicios a los pasajeros. “Es una oportunidad para que todos los operadores mejoren su producto. Queremos alcanzar una experiencia de pasajeros más competitiva y de acuerdo con sus intereses”, ha asegurado el directivo en una conferencia en Esade.

Confiesa que tiene en mente dar más facilidades a los clientes de Vueling. Tanto en los comercios del aeropuerto como en los filtros de facturación y seguridad. En este último punto recuerda que existen directrices internacionales de obligado cumplimiento que en España se han aplicado de forma restrictiva, según su punto de vista. Justifica la alta regulación por ser un ente público quien se encarga de la gestión.
 
 
Vargas trasladó a Cruz que están listos para vender de forma total o parcial la red de aeropuertos
 
El directivo de IAG asegura que el proceso de privatización de Aena encara su recta final. Revela que este martes se reunió con el presidente de la empresa pública, José Manuel Vargas, y le trasladó que están listos para vender de forma total o parcial la red de aeropuertos del país. “Parece ser que la privatización tendrá lugar y que será buena para nosotros”, sentencia.

La declaración de Cruz choca con el anuncio este mismo martes del secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Català. “Aena no tiene por qué ser privatizada sí o sí. Se trata de una operación hipotética, no de una obligación”, afirmó en un encuentro organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie).

Catalá quiso quitar toda la presión posible sobre la operación. “No hay ninguna prisa, la hipotética privatización no nos va a arreglar el déficit”, manifestó. El número dos del Ministerio de Fomento reiteró que el objetivo de la privatización es mejorar tanto la gestión de la red como “dinamizar los servicios”. En este sentido, sí que coincide con Cruz.