Vueling organiza el primer networking aéreo del mundo

Vueling organiza el primer networking aéreo del mundo

Un centenar de emprendedores defiende a contrarreloj 18 proyectos en un vuelo Milán-Barcelona

Marta Sánchez

Milán (Italia)

17/10/2014 - 20:23h

A320-2 de Vueling
Vueling ha organizado, por primera vez en el mundo, un networking de altura. Hasta la fecha, y fuera de los ámbitos habituales, se habían celebrado encuentros empresariales de este tipo en trenes o cruceros. Pero nunca antes a bordo de un Airbus 320. Y la aerolínea ha abierto la veda.

Hasta 108 emprendedores residentes de España e Italia han participado en el primer BizMatching de la compañía, que preside Álex Cruz. La media de edad de los participantes ha sido de 35 años. Jóvenes que han aceptado el reto de Vueling y han ideado, planificado y defendido a contrarreloj 18 proyectos empresariales en lo que duraba un vuelo exclusivo para ellos entre Milán y Barcelona. Aunque este evento no ha sido más que el colofón a una jornada a caballo entre ambas ciudades.

El encuentro empezaba a primera hora del viernes en el aeropuerto de El Prat, donde se han dado cita los participantes españoles para embarcar con destino Milán. Primero han participado en la última edición del Social2Business, organizado por la asociación de emprendedores más grande de Italia, Assolombarda. Vueling ponía los vuelos y la entidad su sede, ubicada en el Palazzo Della Regione Lombardia.

Contactos en el mismo vuelo

Pero el mismo trayecto ya ha sido un hervidero de ideas. Uno de los participantes, Chris Orejuela, fundador de la agencia 100% Social Media y que también está desarrollando la start up Happy Box, reconoce que en las dos horas de vuelo de ida ya ha contactado con otro emprendedor para que le asesore.

"Es una experiencia brutal, muy productiva por salir de tu entorno de negocio", puntualiza Paco Tormo, consejero delegado de Singularu, dedicada al diseño y personalización de joyas. El empresario que se ha embarcado en esta aventura con la idea de encontrar un colaborador italiano.

El punto más cuestionado por muchos de los participantes ha sido el nivel de las mesas de debate que se han organizado en la sede de la asociación italiana. "Los contenidos eran flojos. Italia va retrasada respecto a nosotros en social media, como nosotros respecto a Estados Unidos", explica Orejuela.

Una maratón de ideas y contactos

El presidente de Assolombarda, Emiliano Novelli, buscó el apoyo de la aerolínea para que hiciera de puente entre los empresarios de ambos países. Porque, como reconocen desde la asociación, Barcelona es su referente por salir de la crisis.

El trayecto de vuelta ha sido la verdadera prueba de fuego. Los empresarios que, sin conocerse ni tener ni idea de lo que iba a pasar durante el vuelo, debían conectar y aspirar a un mismo premio: 30 vuelos a repartir entre el grupo. "Ha sido una maratón, un desafío para desarrollar un proyecto en un vuelo sin que se conozcan. Ahí está el reto", ha explicado el manager de Vueling en el sur de Europa, Matteo Nebiolo.

La campaña apenas se ha promocionado públicamente. Esta especie de juego de emprendedores se ha dado a conocer en universidades como la de Barcelona o en Esade, así como en cámaras de comercio, entre otras instituciones, con la ayuda de la experta en networking Rosaura Alastruey.

El sábado, desenlace

La idea de Vueling era enfocar la promoción entre empresarios jóvenes dedicados al mundo del turismo. Pero al final, se han dado cita desde emprendedores que ofrecen turismo responsable hasta educación en emprendeduría para niños de primaria o desarrolladores de aplicaciones para Google Glass.

Son empresarios dispares, que en dos horas han trazado un proyecto real que este sábado defenderán ante un jurado en Barcelona. El proyecto que tocará tierra después de idearse en el cielo.