Walsh insiste: “Iberia debe adaptarse para sobrevivir”

Willie Walsh

Walsh insiste: “Iberia debe adaptarse para sobrevivir”

La aerolínea española registró unas pérdidas de 351 millones de euros

El consejero delegado de International Airlines Group (IAG), Willie Walsh, ha asegurado que Iberia debe "adaptarse para sobrevivir" si quiere competir con otras aerolíneas en todos sus mercados estratégicos.

Walsh ha vuelto a poner el dedo en la llaga al comparar las cifras de la aerolínea española con Brithis Airways. "Nuestras aerolíneas continúan presentando resultados dispares. British obtuvo un beneficio de las operaciones de 347 millones de euros, incluyendo las pérdidas de bmi, mientras que Iberia registró una pérdida de las operaciones de 351 millones de euros".

Alerta

El consejero delegado de IAG ha advertido de que los riesgos de la reestructuración de Iberia son altos. Walsh achacó los problemas a "la implementación tardía, conflictos laborales generalizados, interrupciones de servicio, interferencias políticas, riesgos legales en relación con la implementación provisional de las nuevas reformas laborales y la falta de enfoque de los empleados".

Además, el consejero delegado reconoce que la liquidez de Iberia es óptima. La aerolínea tiene 808 millones de euros de tesorería y una línea de crédito de uso general, garantizada además con la participación en Amadeus. Aun así, Walsh alerta de que se pueda estropear esta situación financiera por el conflicto con los trabajadores.

"Existe un riesgo de que la dirección de Iberia y los sindicatos no logren los cambios necesarios en este momento y de que, como consecuencia del prolongado consumo de tesorería, no puedan financiar los cambios necesarios en los ejercicios futuros".

Las cuentas de IAG

El holding de la fusión Iberia-British Airways registró en 2012 unas pérdidas de 923 millones de euros, frente al beneficio de 582 millones de euros del año anterior. IAG contabiliza los costes asociados al plan de transformación de Iberia, entre otras partidas excepcionales.

El grupo apunta que dichos costes supusieron a la compañía una partida excepcional de 202 millones de euros. A ello hay que sumar el deterioro del fondo de comercio derivado de la adquisición de la aerolínea española y el de su inmovilizado inmaterial por valor de 343 millones.