Un microhotel con encanto reaviva el centro de Córdoba

Un microhotel con encanto reaviva el centro de Córdoba

El Patio del Posadero ofrece una estancia 'slow' en un patio andaluz

Ignasi Jorro

Barcelona

28/08/2015 - 22:15h

El Patio del Posadero ocupa una casa en el casco antiguo de Córdoba

Un microhotel con encanto es el último capricho de Córdoba. El alojamiento diminuto El Patio del Posadero ofrece una esperiencia 'slow' en un patio andaluz tradicional. Tras su apertura este año, el alojamiento encara la temporada alta tras el verano con dos objetivos: alcanzar el 90% de ocupación y distinguirse del resto.

Al frente de El Patio está la antigua gestora cultural Lisa Cazzola. "La idea de pernoctar en un patio cordobés no es nueva, pero sí lo es el estilo. Ofrecemos una experiencia única en cada habitación, de alto nivel y con producto local", explica a 02B.

La emprendedora turística ha optado por adecuar cuatro habitaciones, cada una de ellas bautizada con un nombre referente a la cultura local. "Los servicios son únicos: colchones de alto nivel y carta de almohadas, fruta fresca, flores y un desayuno con productos del día", añade.

Una joya junto al Guadalquivir

El pequeño alojamiento nace de la idea de Cazzola y su pareja, el diseñador José Manuel Ariza García, que firma las habitaciones. "La idea es que el huésped se sienta como en casa. Por ello, el trato personal es nuestro fuerte", explica el nuevo empresario hotelero.

Image and video hosting by TinyPic


Gestado durante ocho años, el proyecto ha visto la luz tras varias inversiones, la última, una reforma de 250.000 euros. La compra y rehabilitación han dado sus frutos: para la temporada de octubre, el microhotel llenará sus cuatro estancias de forma continuada.

Plataforma para ver cultura

Con precios por habitación que rondan los cien euros –más caros durante el bullicioso mayo cordobés-, El Patio del Posadero pugna por convertirse en base de operaciones para visitar el fecundo legado cultural de la tercera ciudad andaluza. "Tenemos suscritos acuerdos con bares, tascas y puntos de interés. La idea es ayudar al cliente a diseñar su visita por los monumentos patricienses", concluye la pareja.