España se cansa de las denuncias falsas de turistas

Turistas británicos en la terraza de un pub inglés en Benalmádena (Málaga). EFE-JZ

España se cansa de las denuncias falsas de turistas

El gobierno español pedirá al británico que tome medidas para frenar las denuncias falsas de turistas que no quieren pagar sus estadías

España solicitará al gobierno británico que realice un cambio en la legislación para frenar las reclamaciones de turistas falsas que perjudican al turismo. Según aseguró la secretaria de Estado de Turismo Matilde Asían, pedirá que los juzgados exijan pruebas más contundentes antes de aceptar una denuncia. Pero no será algo inmediato: hace una semana, Asián dijo en Canarias que cualquier cambio no llegará antes de 2018.

Las denuncias falsas es una picaresca que ha crecido en los últimos años y que ocasiona graves perjuicio al sector hotelero de Canarias y Baleares, principales mecas del turismo británico.

Diversos estudios jurídicos merodean, como aves en búsqueda de su presa, en torno a los turistas y les sugieren cómo tener vacaciones gratis: si están en un hotel en régimen ‘todo incluido’ les piden que compren un medicamento contra dolores estomacales, y cuando regresan al Reino Unido, lo presentan como prueba de una supuesta intoxicación alimentaria en el establecimiento.

La legislación protege al consumidor en forma excesiva

Para evitar que un largo juicio perjudique la imagen del hotel, muchos propietarios acceden a devolver el dinero de la estadía a los falsos enfermos. Pero los hoteleros dijeron basta, y comunicaron a los touroperadores que si no ponían freno a sus clientes dejarían de recibir turista británicos.

Asían, que ha comparecido en la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital del Congreso, dijo que uno de los problemas es que la legislación británica permite que la denuncia se presente hasta tres años después del supuesto suceso, lo que perjudica todavía más las posibilidades de defensa de los hoteleros.

La secretaria de Estado reconoció que un cambio en la legislación “no es nada sencillo”, pero espera que las autoridades británicas admitan el problema y se pueda firmar un acuerdo para frenar esta práctica. Una de las formas para acabar con este tipo de fraude sería suprimir la cláusula de descuento unilateral --incluida por el 'touroperador'-- que deriva la responsabilidad al hotelero, que tiene que hacerse cargo del importe de la reclamación y, además, adscribirse al derecho británico.