Este es el único pueblo que pierde turistas en España

Río Nere, en su paso por el casco antiguo de Vielha.

Este es el único pueblo que pierde turistas en España

El turismo bate récords en España. Pero hay algunos lugares en que el éxito está pasando de largo y reciben cada vez menos visitantes

Cerodosbé .

BARCELONA

13/08/2017 - 12:22h

El paisaje en verano es impactante: montañas con picos que superan los 2.000 metros, un aire algo frío pero que se agradece mientras el litoral arde con más de 30 grados, construcciones con los tradicionales techos de pizarra y las faldas de los cerros con un verde intenso tras una primavera de lluvias regulares.

Este es el Vall d’Aran, comarca donde sus habitantes son de habla aranesa (variedad del occitano), con un clima atlántico y una disposición geográfica en el extremo del triángulo catalán que la coloca de cara a Francia y dando la espalda, con el macizo de los Pirineos, al resto de Cataluña.

Vielha, su capital, siempre se ha asociado al turismo de invierno, y no es en vano, porque cuenta con algunas de las mejores pista de esquí de Europa, tanto por sus trazados en las montañas como por la calidad de su nieve. Tradicional punto magnético de la clase política y económica, por sus pistas cada año pasan presidentes de empresas, gerentes, operadores políticos, ministros e inversores.

La cercanía con el poder ha impulsado una fiebre inversora en los últimos 15 años, y Vielha podía exhibir una oferta turística de calidad, con precios altos y lleno casi total. José María Aznar siempre fue concurrente asiduo, y la Casa Real tiene a su disposición una propiedad en la urbanización de La Pleta, aunque los pasillos dicen que la reina Letizia ya tiene pocas ganas de volver a esquiar en Baqueira Beret.

Importante éxodo de turistas

A la capital aranesa el turismo no le sonríe. En el relevamiento realizado por el Instituto Nacional de Estadísticas, Vielha figura como el único punto turístico entre los 68 más importantes de España que han perdido visitantes. Más concretamente, ha tenido un éxodo de 16.000 turistas desde el 2012, informa El País. Para una pequeña localidad que tiene una población permanente de 5.460 personas, es un impacto considerable.

El principal problema de Vielha es su falta de diversidad respecto a la oferta de nieve y esquí. En invierno la ocupación se mantiene estable, pero en verano hay hoteles que prefieren mantener el establecimiento cerrado, precisa Ambrós Barberà, presidente del gremio de hoteles del Valle de Arán a ese diario.

Pero el 90% de sus visitantes son españoles, y la comarca no recibe el impulso adicional de los turistas extranjeros que llegan a España, y que para este año superarían los 75,6 millones registrados el año pasado.

Dado que muchas segundas residencias quedan vacías durante el verano, se ofrecen como pisos turísticos y esto perjudica todavía más a los hoteleros que se animan a abrir durante los meses del verano. En la ciudad hay 600 alojamientos registrados, pero se supone que los ilegales multiplican este número, y las autoridades están trabajando para evitar este intrusismo en el sector.