Las agencias online se rebelan contra la discriminación de Google

Oficinas de Google en Nueva York. Arthur Osipyan, Unsplash.

Las agencias online se rebelan contra la discriminación de Google

Tripadvisor, Skyscanner, Kayak, Yelp, Hoteles.com o Booking se ven perjudicados por la parcialidad del buscador

Que Google coloca sus propios productos, como Google Hotels y Google Flights, en las mejores posiciones en el buscador no es ningún secreto. La compañía argumenta que la estrategia beneficia a sus consumidores mientras la industria turística denuncia que la falta de objetividad repercute en el precio que finalmente pagan los usuarios.

Hace quince años, Google construyó su reputación al ayudar a los usuarios a encontrar la mejor información posible en la web. Hoy, sin embargo, “ya sea buscando un hotel barato a Nueva York o el mejor vuelo a Chicago, restringe su primera página a las compañías que más le pagan o a sus productos propios”.

Las declaraciones, del vicepresidente de productos del motor de búsqueda de vuelos Skyscanner, Travis Katz, dejan entrever el sentir cada vez más extendido entre las grandes plataformas de viajes, que se sienten discriminadas por la todopoderosa Google.

Política que perjudica a los consumidores

De la misma opinión se mostró el CEO de Tripadvisor, Steve Kaufer. En un comunicado declaró que “vemos que Google hace referencia a su propio contenido en detrimento de los consumidores en los viajes y la búsqueda local".

En este sentido, apuntó, “hemos sido coherentes en nuestro deseo de ayuda a los consumidores a tener acceso libre e igualitario a las respuestas más relevantes a sus búsquedas”.

Pero se topan con el muro de Google.

La UE aún no ha abordado las prácticas del buscador en cuanto a viajes, pero ya ha impuesto históricas multas de 2.400 y 4.300 millones de euros a Google por sus prácticas anticompetitivas

Prácticas anticompetitivas

Las acusaciones no son nuevas; la Unión Europea aún no ha abordado las prácticas del buscador en cuanto a viajes, pero ya ha impuesto históricas multas antimonopolio de 2.400 millones de euros por las prácticas del gigante en su servicio de comparación de compras online (junio de 2017).

Más recientemente, a la institución europea no le tembló el pulso con una nueva sanción, en este caso de 4.300 millones (julio de 2018) por imponer restricciones anticompetitivas a los fabricantes de dispositivos que usan sistemas Android y a las operadoras móviles.

En Estados Unidos y bajo la administración Obama, la Comisión Federal de Comercio examinó a la compañía ante las por sus prácticas de búsqueda y publicidad. En ese caso no se adoptó ninguna medida

En Estados Unidos y bajo la administración Obama, la Comisión Federal de Comercio examinó a la compañía ante las denuncias sobre el perjuicio a los consumidores derivado de las prácticas de búsqueda y publicidad. En ese caso no se adoptó ninguna medida.

Google se ha mostrado inquebrantable al aprovechar su dominio de búsqueda para arrinconar a la competencia en segmentos como viajes, locales y compras, concluyó Katz. En declaraciones a Skift, el directivo argumentó que “restringir la primera página de Google a los anunciantes pagados perjudica tanto a los consumidores como a los competidores”.

Búsqueda de vuelos y hoteles

Así, una búsqueda en Google de “hoteles de Chicago” en los Estados Unidos, muestra en las primeras posiciones solamente anuncios de pago, por encima incluso de su propio negocio Google Hotels, que se desplaza hacia la parte inferior de la pantalla.

Según la compañía, los listados de hoteles se generan de forma orgánica, pero al hacer clic en cualquiera de ellos, los usuarios navegan en el entorno de pagos de Google Hotels. Si bien se ofrecen enlaces gratuitos en la columna inferior izquierda, es probable que muchos usuarios pinchen en los anuncios pagados por compañías como Hoteles.com, Expedia, Suiteness, Priceline o Travelocity.

Según los competidores, el sesgo de resultados genera un sobrecoste: en tanto en cuanto las empresas deban pagar a Google sumas cada vez más elevadas para estar mejor posicionadas, los costes finalmente serán transmitidos al consumidor

El lugar en el que Google coloca a sus hoteles y, por tanto, el trato que recibe su propio negocio, no se extiende a Tripadvisor, Kayak, Hotelscombined, Hoteles.com o Booking. Los enlaces gratuitos de estos últimos, por ejemplo, solo aparecen en la tercera pantalla del escritorio.

Sesgo en las búsquedas

“Para los consumidores, es una mala noticia”, señaló Katz, “hace que sitios como Skyscanner, que se enorgullece de mostrar siempre a los consumidores el precio más bajo, sea más difícil de encontrar por los usuarios del buscador”.

La situación genera, además, un sobrecoste: en tanto en cuanto las empresas deban pagar a Google sumas cada vez más elevadas para estar mejor posicionadas, los costes finalmente serán transmitidos al consumidor.

Al igual que Tripadvisor, el portal de reseñas comerciales y gastronómicas Yelp también criticó a Google por sus prácticas de búsqueda.

En el caso de sus productos Google Flights y Google Hotels, la compañía señala que ahorran a los usuarios las molestias de navegar en terceros sitios

"No hay duda de que Google es culpable de parcialidad egoísta", dijo Luther Lowe, vicepresidente de políticas públicas de Yelp. "Google está guiando a los usuarios en contra de su voluntad a su propio entorno de resultados en las búsquedas, aunque esos resultados son objetivamente inferiores según los propios puntajes de calidad de Google".

Más reacciones institucionales

Además de la Unión Europea, Rusia e Italia multaron también a Google, y Brasil está investigando actualmente posibles prácticas que dañen a los consumidores y extiendan el dominio de la compañía.

Actualmente Google está ampliando y mejorando su oferta de productos de viajes, que incluyen también Maps y Trips, además de los citados Flights y Hotels

Mientras tanto, la empresa niega esas supuestas prácticas y argumenta que hace todo lo posible por beneficiar a los consumidores y ayudarles a encontrar los mejores resultados, según recoge Skift. En el caso de sus productos Google Flights y Google Hotels, señalan que ahorran a los usuarios las molestias de navegar en terceros sitios.

Actualmente Google está ampliando y mejorando su oferta de productos de viajes, que incluyen también Maps y Trips, además de los citados Flights y Hotels.

Muchos críticos esperan también una ofensiva por parte de los reguladores estadounidenses contra las prácticas comerciales de Google, alentada también por las recientes críticas de Trump sobre la discriminación política con la que él mismo es supuestamente castigado.

Sin embargo, la percepción de ausencia de efectos reales de medidas como las de la UE parecen alejar la vía regulatoria en los Estados Unidos.