Arquitectura brutalista: los diez edificios más impactantes del mundo

Milán se ha convertido en un laboratorio de arquitectura moderna. Foto: Wikimedia.

Arquitectura brutalista: los diez edificios más impactantes del mundo

De la Citè Radieuse de Marsella a Habitat 67 en Montreal pasando por las Torres Blancas de Madrid, viajamos en busca del brutalismo en la arquitectura

Mar Nuevo

Madrid

25/02/2020 - 18:29h

Inspirados por el trabajo del arquitecto franco-suizo Le Corbusier se construyeron en todo el mundo, entre las décadas de 1950 y 1970, grandes edificios construidos en hormigón que redibujaron el skyline de muchas ciudades y supusieron auténticos laboratorios que experimentaban con soluciones habitacionales.

Medio siglo más tarde, algunos de los máximos exponentes del brutalismo siguen atrayendo el interés de arquitectos, curiosos y viajeros que se rinden a los encantos de sus geometrías angulares.

De Marsella a Boston y de Madrid a Montreal pasando por Londres, Milán, Detroit o San Diego encontramos grandes ejemplos de brutalismo construidos hace ahora medio siglo

Según la plataforma de reserva de actividades Musement, el interés por estos lugares se ha disparado el último año en Instagram, con miles de fotografías que permiten seguir las huellas de un movimiento tan extravagante como revolucionario en su concepto. Estos son los diez más impactantes.

[Para leer más: Siete maravillas de la arquitectura que admiraremos en el 2020]

1. Unité d’Habitation, Cité Radieuse, Marsella

Inaugura el ranking uno de los edificios que firma precisamente el creador de este estilo arquitectónico, Le Corbusier. Situado en la ciudad de Marsella, este complejo sirvió de ejemplo e influyó en muchas otras construcciones posteriores en Europa.

Unité d'Habitation. Foto. André Meyer Vitali

Unité d'Habitation. Foto: André Meyer Vitali | Flickr.

Se construyó, casi como un prototipo que sintetizaba el trabajo del arquitecto y que desarrollaba sus teorías sobre los espacios individual y colectivo, entre 1947 y 1952 y se considera hoy una de las grandes obras de la arquitectura del siglo XX.

Con forma de prisma rectangular de 130 m de largo y 56 de alto y elevado sobre pilares, cuenta con 337 apartamentos, pero también tiendas, zonas deportivas y hasta un hotel.

2. Torre Velasca, Milán

Un total de 26 pisos, 106 metros de alto y una estructura final que termina en forma de torre medieval son los principales rasgos de este edificio brutalista construido entre 1956 y 1958 y diseñado por Ernesto Nathan Rogers y Enrico Peressutti del grupo de arquitectos B.B.P.R. Edificada en un área completamente destruida por los bombardeos estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial, se considera el mejor ejemplo de la adaptación italiana del racionalismo y es hoy uno de los iconos de Milán, junto a la catedral, las torres de la ciudad o el Castello Sfrozesco.

Torre Velasca,en Milán. Foto David Orban

Torre Velasca,en Milán. Foto: David Orban | Flickr.

3. Habitat 67, Montreal

El joven arquitecto de origen israelí Moshe Safdie, llegado a Montreal como estudiante, planteó un proyecto habitacional con el que pretendía resolver los problemas de vivienda del momento, reduciendo el impacto en el entorno. Lo presentó como tesis de grado y se llamaba Habitat 67.

Años más tarde, coincidiendo con la Exposición Universal de 1967 en la ciudad, el proyecto vio la luz.

Extravagante en cuanto a estética, pero moderno y minimalista, el edificio rompió esquemas, además, por su propuesta de vivienda sostenible.

Habitat 67. Foto Jon Evans Flickr

Habitat 67. Foto: Jon Evans | Flickr.

Para su construcción se utilizaron 354 bloques de hormigón prefabricados que se combinaron hasta crear 158 residencias, que se distribuyen en un aparente desorden hasta elevarse en 12 plantas de altura.

4. Trellick Tower, Londres

Uno de los edificios más fotografiados de Londres es también uno de los mayores ejemplos de arquitectura brutalista en el mundo: la Trellick Tower. Construido entre 1966 y 1972 por el arquitecto Ernö Goldfinger para alojar viviendas, se eleva 98 m sobre suelo (120 si se incluye la antena) y tiene 31 plantas.

Su esbelto diseño, con una torre separada del resto del edificio y conectada por pasarelas ha logrado convertirse en un icono y se puede encontrar desde en camisetas a canciones y, por. Supuesto, en películas.

Trellick Tower,en Londres. Foto Steve Cadman Flickr

Trellick Tower,en Londres. Foto: Steve Cadman | Flickr.

5. Torres Blancas, Madrid

También en España hay ejemplos de este estilo arquitectónico: entre las calles Corazón de María y avenida de América de Madrid encontramos uno de los más significativos: las Torres Blancas.

De 81 m de altura, fueron construidas entre 1964 y 1969 por Francisco Javier Sáenz de Oliva quien, por cierto, vivió el resto de su vida en el edificio.

El proyecto fue impulsado por Juan Huarte, constructor de otros destacados edificios vanguardistas en esa época, la llamada etapa orgánica de la arquitectura madrileña, con tintes neoexpresionistas y surrealistas, y siempre en el terreno de lo experimental.

Pese a su nombre en plural, se trata de una única torre con 23 plantas destinada a viviendas y oficinas, más una planta más en la azotea -que se remata abriéndose como un árbol- y otras tres de acceso y sótanos. Tampoco es blanca, ya que el principal material empleado es el hormigón armado, que integra la estructura del edificio. No tiene pilares sino que son las paredes externas y la estructura vertical los elementos que garantizan la sustentación.

Torres Blacas. Foto Fred Romero Flickr

Torres Blacas. Foto: Fred Romero | Flickr.

6. The Reinassance Center, Detroit

No es uno sino siete rascacielos en un mismo complejo de estilo brutalista que emerge en el centro de Detroit. De hecho, se trata de uno de los más grandes del mundo. El también conocido como RenCen cuenta con el que todavía es el hotel más alto del hemisferio occidental y es el edificio más alto de Michigan desde su construcción, en 1977.

John Portman fue el principal arquitecto del diseño original, que se construyó por fases en torno a cinco torres inciales.

Las primeras cuatro torres de 39 plantas, que alojan restaurantes, bancos, cines o un centro comercial, rodean un quinto edificio de 73 plantas, el hotel.

Más tarde, en 1981, se construyeron las otras dos torres de 21 plantas. El hormigón predomina en las plantas más bajas, sobre todo, después de la remodelación de 2001.

The Renaissance Center. Foto Christopher Woodrich Flickr

The Renaissance Center. Foto: Christopher Woodrich | Flickr.

7. Geisel Library, San Diego

Su llamativa forma no deja a nadie indiferente. La biblioteca Geisel es, sin duda, el edificio más reconocible de la Universidad de California en San Diego.

Obra de William Pereira, famoso por sus diseños futuristas, simula precisamente unas manos sosteniendo libros, en alusión a la función para la que fue diseñado, en 1970.

Se eleva ocho niveles sobre el suelo en una pirámide invertida que se eleva a más de 33 m de altura. Fue reformado en 1992 y en 2015.

Geisel Library. Foto SD Dirk Flickr

Geisel Library. Foto: SD Dirk | Flickr.

8. The Barbican Estate, Londres

Otro complejo de edificios brutalistas lo encontramos en la City de Londres. Construido entre 1965 y 1976 en una zona devastada por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y que hoy es un núcleo de instituciones financieras

Aloja, entre otros, Museo de Londres, la biblioteca pública Barbican, la Guildhall School of Music and Drama o el Barbican Arts Centre.

Diseñado por el estudio Chamberlin Poweel and Bon, predomina el hormigón con el objetivo de crear una arquitectura diferente a la que se encuentra en el resto de la ciudad y es uno de los ejemplos más destacados de la arquitectura brutalista británica, catalogado como un conjunto de grado II en la lista de monumentos clasificados del Reino Unido.

The Barbican Estate, Londres. Foto Fred Romero Flickr

The Barbican Estate, Londres. Foto: Fred Romero | Flickr.

9. Boston City Hall, Boston

Nueve plantas de hormigón visto convierten a este edificio, construido entre 1963 y 1968 por Kallman McKinell & Knowles, en una de las expresiones brutalistas más importantes de Estados Unidos.

A diferencia de muchas construcciones de su estilo, este edificio se diseñó horizontalmente, con el objetivo de servir de continuación a los espacios públicos del exterior (y, concretamente, de la plaza) y de permitir a los ciudadanos que ‘se hicieran’ con el espacio.

Desde su creación ha sido foco de controversia, admirado por unos y considerado un fiasco por otros, especialmente por los ciudadanos. En 2006 el alcalde de la ciudad pidió que fuese demolido y se construyese otro más moderno y eficiente, pero un grupo de activistas logró que se le otorgase un estatus de lugar de especial interés.

Boston City Hall. Foto JordanEightySeven Flickr

Boston City Hall. Foto: Jordan Eighty Seven | Flickr.

Diferentes propuestas, como la del profesor de la Universiad de Suffolk, Harry Bartnick, optan por intervenirlo, por ejemplo cubriéndolo de una estructura de acero y cristal para que deje ver la fachada pero haga “más amable” su aspecto exterior.

10. Freeway Park, Seattle

Terminamos también en los EEUU con un parque ideado con el propósito de conectar los dos lados de la autopista Interestaltal 5 que dividía la ciudad de Seattle.

Para ello, Lawrence Halpin diseñó siete plataformas de hormigón escalonadas que cruzan la vía, generando una secuencia de plataformas construidas entre 19969 y 1975.

Los espacios cuentan con formas geológicas y elementos naturales que crean un nuevo paisaje dinámico e impactante de paredes rocosas, cañones o praderas y que mezclan arte y performance.

Freeway Park. Foto Wikipedia.

Freeway Park. Foto: Wikipedia.

El agua juega un papel destacado en cada una de las plataformas, en las que aparece como remansos, riachuelos, saltos y cascadas. La vegetación que lo cubre, por su parte, sirve de conexión con el entorno y sus árboles y plantas característicos.