Bruselas allana el camino para un brexit sin visados

Los británicos podrán entrar al continente europeo sin necesidad de gestionar una visa.

Bruselas allana el camino para un brexit sin visados

La Comisión Europea propone que los ciudadanos británicos y comunitarios no necesiten visado para cruzar las fronteras a partir del brexit

Con o sin acuerdo, la Comisión Europea acelera las medidas para preparar la inminente salida del Reino Unido de la Unión Europea el próximo mes de marzo. Entre las últimas, la modificación del reglamento de visados para eximir a los británicos de este trámite en viajes cortos, siempre y cuando este privilegio quede también garantizado para los europeos que viajen a territorio británico.

Así, si los veintisiete incluyen finalmente a Reino Unido en la lista de países exentos de visado de corta duración, sus ciudadanos podrán viajar sin este permiso y permanecer dentro de la zona sin fronteras Schengen durante un máximo de 90 días.

 La exención de visados a ambos lados haría la vida "más fácil" a los ciudadanos, según la Comisión Europea

Hacer la vida “más fácil” a los ciudadanos

El objetivo, sea cual sea el resultado de la negoción final del brexit, pasa por hacer la vida “más fácil” a los ciudadanos, según señaló el vicepresidente primero de la Comisión Europea, el holandés Frans Timmermans en la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo (Francia).

En este sentido, tener la exención de visados a ambos lados se considera un avance por parte de las instituciones europeas.

La propuesta de la Comisión se aplicaría desde el mismo 30 de marzo de 2019, si bien necesita el visto bueno de los 27 estados miembro y del Parlamento Europeo para ser efectiva.

La propuesta de la Comisión, que necesita el visto bueno de los 27 y del Parlamento Europeo, se aplicaría desde el mismo 30 de marzo de 2019

En caso de que sí hubiera acuerdo para el brexit y se estableciese un periodo transitorio antes de la desconexión del Reino Unido, la medida se aplicaría en el momento en que concluyese la prórroga.

Reciprocidad

La medida, sin embargo, está “plenamente condicionada” a la “reciprocidad” por parte del Reino Unido, precisó también Timmermans.

El vicepresidente primero de la Comisión reiteró, además, que el objetivo del bloque es lograr un acuerdo que favorezca una salida ordenada del Reino Unido, pero advirtió de que la UE debe estar preparada para cualquier escenario, incluido el fracaso de las negociaciones.

Además de la propuesta sobre visados, Bruselas presentó otras medidas "de contingencia" para evitar las consecuencias negativas de un brexit duro, que afectarán a servicios financieros, transporte aéreo o aduanas, entre otros

Además de la propuesta sobre visados, Bruselas presentó otra serie de medidas “de contingencia” para evitar las consecuencia negativas de un divorcio caótico, entre ellas adaptaciones técnicas en materia de eficiencia energética.

Otras de estas acciones, que se aplicarán en un número limitado de áreas y de alcance temporal, afectarán a sectores como los servicios financieros, el transporte aéreo, aduanas, normas fitosanitarias, la transferencia de datos personales y las políticas en materia climática.

Se trata de medidas, señaló el ejecutivo en un comunicado, que se aplicarán “de manera unilateral por la UE y compatibles con la ley comunitaria”, mientras que se aplicarán solo cuando sean “necesarias” para proteger los “intereses vitales de la UE”.