Cinco alternativas para escapar de la masificación turística

Baalbek es el lugar ideal para empaparse de historia romana sin la masificación que hay en Roma. Wikimedia

Cinco alternativas para escapar de la masificación turística

Estos destinos de Camboya, España, Grecia, Italia y Líbano están fuera del radar turístico y son una buena opción para hur de las multitudes

La masificación se ha vuelto un problema de primer orden en las grandes capitales turísticas. No en vano, las ciudades con más turismo como Barcelona, Venecia o Ámsterdam tienen en marcha diversos programas para mantener sus visitas pero sin disminuir la calidad de vida de sus residentes.

Además, las multitudes tampoco representan ningún beneficio para el turista. Las ciudades masificadas se desvirtúan y se convierten en meros parques turísticos, perdiendo gran parte de su encanto.

Ante el auge del fenómeno del turismo de masas cabe recordar que existen decenas de sitios menos conocidos pero igual de fascinantes. Esta es la sugerencia de The Independent para descansar lejos de las multitudes.

Sudeste Asiático: de Maya Bay…a Koh Rong

1280px Koh Rong island
La playa de Koh Rong destaca por sus aguas trasparentes | Wikimedia

Tailandia se ha convertido en uno de los países que más creció en el número de turistas. De hecho, el departamento de parques nacionales tailandés ha decidido cerrar la playa más famosa del país a causa de la cantidad de visitantes que recibía al año – en ella se grabó la película protagonizada por Leonardo Di Caprio The Beach -.

Pero Maya Bay no es el único paraíso surasiático: el archipiélago de Camboya Koh Rong destaca por sus aguas transparentes y por ser un sitio de acceso más difícil, a cuatro horas en coche de la capital del país, Phnom Penh. Quien busque descansar en las arenas blancas sin multitudes, aquí tiene el sitio ideal.

Grecia: de Santorini…a Spetses

Santorini se ha consolidado como la isla más famosa de Grecia por albergar cada año algunas de las celebridades más importantes del mundo. De hecho acoge cada verano a casi seis millones de personas en menos de 76 kilómetros cuadrados.

SPETSES YannisLarios Spetses
Spetses conserva el encanto mediterráneo que hizo famoso a Santorini.

A medio camino entre Atenas y Santorini se encuentra la isla de Spetses. En este maravilloso paraje ya fueron pioneros décadas atrás en campañas contra la masificación turística. Quizá no encuentres el paisaje volcánico de Santorini, pero disfrutarás de aguas turquesas y de una arquitectura inigualable.  

Italia: de Venecia…a Padua

1024px Padua   Prato della Valle
Padua comparte la estructura de puentes de Venecia pero disiente de la masificación turística | Wikimedia

La alternativa al turismo de masas de Venecia se encuentra a menos de media hora en tren: Padua. Esta pequeña cuidad se presenta como una urbe cultural, con elegantes edificios y con la universidad como su piedra angular.

Con la capital del Véneto comparte la estructura de canales y puentes pero se aleja del modelo de la masificación de cruceros y turistas.

Mediterráneo: de Roma...a Baalbek

Aunque ambas ciudades no están en el mismo país sí que comparten historia. Si en vez de visitar el Coliseo y el Foro Romano, rodeado de turistas, quieres entender la dimensión del Imperio Romano, la villa libanesa de Baalbek es más que recomendado.

bacchus temple baalbek lebanon
Balbeek cuenta con restos romanos en excelente estado de conservación.

Situado en pleno valle de Bekaa, la guerra civil en el Líbano ha mantenido durante años escondido este paraje. Baalbek acoge algunos de los monumentos romanos más increíbles, como por ejemplo el Templo de Júpiter o el inmenso Templo de Baco, que se mantiene intacto en gran parte de su estructura.

Atlántico Norte: de Islandia a las Islas Feroe

Islandia es uno de los países que mejor atestiguan el boom del turismo: con 340.000 habitantes recibe casi dos millones de visitas anuales, atraídas por su naturaleza agreste de volcanes, fiordos y glaciares.

ferore
Agrestes paisajes de las Islas Feroe.

Unos paisajes similares, de vientos y tormentas, de ovejas pastando y acantilados que dan vértigo, se presentan en las Islas Feroe, un archipiélago de 18 islas ubicadas entre Islandia y Noruega pero dependientes de Dinamarca. Es uno de los lugares recomendados para los amantes de la observación de aves y para los amantes del senderismo en medio de paisajes que esconden una sugerente belleza en su dureza.