Cinco roadtrips virtuales por las carreteras más fantásticas del mundo

Trollstigen o la carretera de los troles, en Noruega. Foto: Samuel Taipale | Visit Norway.

Cinco roadtrips virtuales por las carreteras más fantásticas del mundo

Recorre la Ruta de la Seda, la carretera de los troles de Noruega, la ruta de las gargantas del Verdón y la Ring Road de Islandia sin moverte del sofá

Mar Nuevo

Madrid

02/06/2020 - 18:35h

En coche (o motocicleta), a tu aire, con total libertad para parar en este lugar imprevisto que te ha llamado la atención o largarte de ese otro que no cumplió las expectativas y, por supuesto, huyendo de aglomeraciones: el roadtrip se configura como la opción perfecta para estas vacaciones poscoronavirus.

Después de largas semanas de confinamiento, estaremos de acuerdo en que los viajes virtuales no sustituyen a los reales -las ganas que tenemos de volver a viajar son buena prueba de ello- pero sí que se han revelado como salvavidas: para evadirnos, para soñar, para mantener la esperanza y, por qué no, también para tomar ideas útiles para la planificación de una escapada real.

De la Ruta de la Seda atravesando Rusia, Kazajistán, Uzbekistán y Kirguistán a la Ring Road de Islandia pasando por la ruta de las gargantas del Verdón en Francia, la de los cañones de Zion en Utah y la Trollstigen noruega, escogemos cinco roadtrips candidatos a convertirse en el viaje de nuestra vida.

Bujará y Samarcanda ya se pueden alcanzar a través de cuatro trenes Talgo. Foto: Yang Jing | Unsplash.

La Ruta de la Seda es uno de esos viajes de 'una vez en la vida'. Foto: Yang Jing | Unsplash.

[Para leer más: El roadtrip perfecto para conocer Marruecos de arriba abajo]

La Ruta de la Seda

Solo pronunciar su nombre ya resulta evocador: la Ruta de la Seda. Más allá de los calificativos que le dedican los folletos turísticos, el viajero Miquel Silvestre propone un personalísimo viaje que descubrirá una cara inédita de lugares como Khiva, Bujará o Samarkanda.

A lomos de su moto, ‘La Gorda’, relata en la séptima temporada de su programa Diario de un nómada (La 2) sus aventuras a través de Asia Central, atravesando Rusia, Kazajistán, Uzbekistán y Kirguistán.

 

Decir que visita ciudades orientales de Las mil y una noches es quedarse muy corto: Silvestre -abogado de formación y registrador de la propiedad de profesión- se enfrenta con nubes de mosquitos, compra gasolina en el mercado negro, prueba todo tipo de platos y sobrevive por páramos que parecen extraídos de una novela distópica. Y eso lo hace real y mucho más atractivo.

Trollstigen, Noruega

Vertiginosas caídas, escarpadas laderas, impresionantes cascadas, profundos fiordos y fértiles valles: todo eso es Trollstigen (la Carretera de los troles) de Noruega. La ruta, de 106 km y localizada al oeste del país, acumula una pendiente del 9% y 11 curvas cerradas. Todo a su alrededor denota esplendor y majestuosidad, comenzando por los nombres de los picos que rodean la carretera: Kongen (el rey), Dronningen (la reina) o Bispen (el obispo).

Inaugurada en 1936, la vía conecta Trollstigfoten y Stigerøra e incluye auténticos espectáculos naturales en su recorrido -no deja de sorprender también la pericia de sus ingenieros y constructores- entre ellos el fiordo Geirangerfjorden, declarado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

 

Gorges du Verdon, Francia

La ruta de las Gargantas del Verdón, a medio camino entre la Provenza, la Costa Azul y el sur de los Alpes franceses, nos adentra en uno de los cañones más impresionantes del mundo, donde las escarpadas paredes casi verticales compiten en espectacularidad con aguas de profundo color turquesa.

Este viaje virtual es un buen anticipo de lo que encontraremos: curvas cerradas, caídas de agua que llegan a los 700 metros y paisajes únicos.

La ruta conocida como la corniche sublime tiene 140 km y arranca en Castellane (Costa Azul), si empezamos por el este o en Moustiers-Sainte-Marie (Luberon), si lo hacemos desde el oeste.

Gargantas de Verdon. Foto Dieter Schafer Unsplash

Gargantas de Verdon. Foto: Dieter Schafer | Unsplash.

En cualquier caso la ruta es circular y permite además paradas en Moustiers (muy recomendable visitar la capilla Notre Dame de Beauvoir, del siglo XII), Castellane, Rougon o La Palud-sur-verdon.

Zion Canyon Scenic Drive, Utah (EEUU)

Esta carretera nos conduce a uno de los paisajes más pintorescos de los EEUU: un mar de cañones rojos en lo que parece un escenario para rodar una película sobre Marte.

A través del Parque Nacional Zion en Utah, esta carretera se puede recorrer en coche privado o bien en un transporte que pone el parque a disposición de los visitantes en los meses de más afluencia, e incluye nueve paradas para que no nos perdamos las vistas más increíbles ni tampoco los puntos de arranque de las principales rutas senderistas, como The Narrows, que recorre la garganta que el río Virgin ha excavado en la roca o Angels Landing, un mirador elevado que ofrece vistas 360º del parque.

 

Ruta 1 o Ring Road, Islandia

Ya icónica, la Ruta 1 o Ring Road es una ruta que rodea toda la isla de Islandia y que permite vislumbrar la mayoría de sus atractivos. Este viaje virtual es una buena oportunidad para acercarse a este trazado de 1.340 km con salida y llegada en Reikiavik.

Glaciares, volcanes, cataratas, playas de arena volcánica y paisajes que parecen de otro mundo están entre las recompensas.

Además del anillo principal, una extensión por la Península de Snaefellsnes permite añadir otros 400 km de naturaleza exuberante, además de la oportunidad de avisar ballenas, admirar colonias de frailecillos o visitar el volcán Snæfellsjökull.

Ring Road, Islandia. Foto Bailey Zindel Unsplash

Ring Road, Islandia. Foto: Bailey Zindel | Unsplash.