¿Quién elige los colores para los pasaportes?

Cada país elige el color de su pasaporte por razones históricas o políticas. Foto: Jacqueline Macou - Pixabay.

¿Quién elige los colores para los pasaportes?

En el mundo hay cuatro colores posibles para los pasaportes. ¿Pero quién decide cuál le toca a cada país?

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

14/08/2019 - 14:15h

Cuando uno está esperando su turno en el control de documentos en el aeropuerto es cuando se pone a investigar en detalle el pasaporte. ¿Por qué la cubierta tiene ese color? ¿Y quién decide los dibujos de su interior?

El diseño de los pasaportes tienen que estar regidos bajo las normas de Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), que recién en 1980 pudo lograr que las naciones del mundo se pongan de acuerdo en criterios de seguridad y presentación.

Aspectos en común

La mayoría coinciden en que el tamaño de este documento es de 125 x 88 mm. En la portada figura el nombre del país en sus idiomas oficiales (en muchos casos, traducido al inglés), su pertenencia a alguna organización supranacional, el escudo en la mayoría de los casos, y un color identificativo. ¿Pero quién decide cuál es el que va?

Casi todos los pasaportes se presentan en color rojo, verde y azul, y unos pocos en negro

La decisión compete al estado que emite el pasaporte, y no hay un criterio obligatorio para elegir un color por otro. Generalmente se decide por raíces históricas o religiosas, porque coincide con el color de la bandera, o por integrar algún club de naciones, como la Unión Europea o el Mercosur.

pasaportes
La mayoría de los pasaportes tienen su cubierta en diferentes tonos del rojo, verde y azul. Foto: Passport Index.

Cuatro colores predominantes

A grandes rasgos hay cuatro colores principales, con ligeras variaciones de tono: rojo, verde, azul y en menor medida, negro.

[Para leer más: El pasaporte sí importa (y el español es buen compañero de viaje)]

Se busca que los tonos sean discretos, algo oscuros, como un símbolo de seriedad. A nadie se le ocurriría ilustrar el pasaporte con el arco iris, por ejemplo.

La discreción de la Unión Europea

España, como varios países de la Unión Europea, presenta un color borgoña oscuro.

Sin embargo otros estados del club europeo, como los que han ingresado en los últimos años, tienen otros colores: la República Checa sigue con un violeta algo estridente, el de Rumanía se aparta de la sobriedad y eleva la tonalidad hacia el magenta, mientras que el de Bulgaria se viste de un marrón rojizo.

En clave azul

El color azul une a muchos países del ‘Nuevo Mundo’, ya sea de América u Oceanía. Los cuatro miembros del Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) tienen una tonalidad más oscura de este color.

javier leiva flickr pasaporte
El pasaporte de España, como varios países de la Unión Europea, es de un color borgoña oscuro. Foto: Javier Leiva - Flickr.

Unos 15 países del Caribe y Centroamérica también apostaron por el azul, algunos en tonos más sobrios y otros más intensos.

También EEUU se decidió por el este color, aunque no siempre fue así. Antes había pasado por las portadas rojo y verde, y el azul se incorporó a sus pasaportes en 1976.

EEUU tuvo portadas en rojo, verde, y desde mediados de los ’70, en azul

Pero también tienen pasaportes con su cubierta negra para su personal diplomático y café para miembros del Congreso o empleados de la administración en el exterior.

El simbolismo del verde

México es una excepción en el continente, con el color verde; el mismo que es común en muchos países de raíces musulmanas, como Arabia Saudí, Bangladesh o Pakistán.

La razón, según el portal Passport Index, es la fuerte influencia de este color en la cultura islámica, elegido por Mahoma como representación de la vida.

[Para leer más: ¿No estás feliz con tu nacionalidad? Compra alguna de estas diez]

El verde también es común entre muchos estados de África Occidental, como Senegal, Costa del Marfil o Nigeria.

suiza Martin Abegglen
El pasaporte suizo tiene uno de los diseños más innovadores. Foto: Martin Abegglen - Flickr.

El solitario negro

Pocos países se volcaron al negro. Uno es Nueva Zelanda, en homenaje a una imagen gráfica que es muy común en el país, visible tanto en las libreas de los aviones de Air New Zealand como en su famoso equipo de rugby All Blacks.

Como excepciones, están los llamativos pasaportes de Tuvalu y Fiji, en un celeste de tono fuerte; y los rojos estridentes de Suiza y Singapur.

El diseño de la cubierta

La gran mayoría de los pasaportes del mundo tienen al escudo nacional en la cubierta. Pero hay excepciones: alguna naciones de Centroamérica como Honduras, Guatemala y Nicaragua dibujan el mapa del país destacado en el subcontinente.

finlandia
Un alce camina en el pasaporte de Finlandia.

El de Suiza es uno de los diseños gráficos más minimalistas y elegantes, con una pequeña cruz blanca en un extremo y casi todo el resto de la portada vacía, aunque si se inclina se adivinan una discreta estela de cruces rojas que forman un arco.

También es muy bonito el de Brasil, con la constelación de la Cruz del Sur en primer plano y un delgado arco que cruza de arriba a abajo.

Sorpresas en el interior

Las páginas interiores suelen tener dibujos de paisajes, animales (en el caso de España, son aves migratorias) o figuras históricas.

Suiza y Brasil tiene uno de los diseños de portada más bonitos y elegantes entre los pasaportes del mundo

Pero uno de los diseños más originales es el de Noruega, que presenta dibujos de fiordos y sierras, pero cuando se le acerca la luz ultravioleta en el control de documentación aparece una aurora boreal.

Otro es el de Finlandia: en cada página está el dibujo de un alce, que cambia unos milímetros en cada una de ellas. Cuando se hace un pase rápido da la sensación de que el animal está caminando.

Es el mismo truco que tiene el pasaporte de Eslovenia, con una pequeña representación de un jinete que parece cabalgar mientras se deslizan las hojas.