Cómo celebrar el día del orgullo LGTBI con La Veneno

La serie se basa en la biografía de La Veneno en el libro la biografía '¡Digo! Ni puta ni santa' de Valeria Vegas.

Cómo celebrar el día del orgullo LGTBI con La Veneno

Atresplayer estrena el 28 de junio el segundo capítulo de la serie dedicada a la muy accidentada vida de Cristina Ortiz, más conocida como La Veneno

Philipp Engel

Barcelona

26/06/2020 - 17:49h

La plaga del coronavirus interrumpió la producción -y las entregas- de los ocho capítulos de la serie Veneno, flamante creación de Los Javis, la pareja artística y sentimental formada por Javier Calvo y Javier Ambrossi. Pero, después de un primer capítulo absolutamente magistral en cuanto al descubrimiento de La Veneno para el programa Esta noche cruzamos el Mississippi, llega un segundo episodio que nos zambulle en la infancia almeriense de la que entonces respondía al diminutivo de Joselito.

José Antonio Rodríguez nació en Adra en 1964, pero la ciudad ha cambiado mucho desde entonces. De ahí que el equipo se trasladara a ese maravilloso rincón del Cabo de Gata llamado La Isleta del Moro, en un entorno protegido, el del parque natural almeriense, por el que han pasado no pocas producciones, desde aquellos gloriosos spaghetti western de los años 60 a la inevitable Juego de Tronos, pasando por Exodus, de Ridley Scott. Rodar en esos paisajes siempre es visualmente gratificante.

Tras un primer capítulo que mostraba el salto a la fama de La Veneno, este indaga en la infancia almeriense del pro aquel entonces Joselito

Ahí, entre las tradicionales casas blancas, Joselito descubre que le gusta tanto vestirse de mujer como que siente deseo por los de su mismo sexo, y también se encuentra con el brutal rechazo de los demás, empezando por su propia familia. Este segundo episodio, completamente distinto al anterior, recuerda inevitablemente a los flashbacks infantiles de Dolor y gloria, en versión más lumpen. Y es que los Javis, aunque tienen universo propio, arrastran el sambenito nada deshonroso de ser los ‘miniyos millennials’ del maestro Almodóvar.

 

 

[Para leer más: ‘Los lobos’: nos niños mexicanos que no quiere Trump]

La empatía como marca de fábrica

Los Javis pueden remitir al universo Almodóvar, pero en todos sus trabajos, más allá de una implícita o explícita reivindicación LGTBI, trasmiten un humor y una energía mucho más contemporánea, o juvenil, y sobre todo una genuina empatía –ese sentimiento tan raro hoy en día–, que resulta extremadamente palpable tanto en la obra teatral La llamada como en la película del mismo nombre; en la exitosa serie Paquita Salas, que protagoniza un genial Brays Efe, como, por fin, en esta Veneno, que parece ser que no podrá disfrutarse como es debido, es decir al completo, hasta la rentrée, siempre si la Covid-19 lo permite.

A partir del domingo, quedarán pues por ver seis episodios. El primero mostraba, como decíamos, el salto de la Veneno a la fama catódica. Con un verismo apabullante, la cámara nos paseaba por las bambalinas del programa de Pepe Navarro, interpretado por Israel Elejalde, donde las periodistas Faela Sainz (Lola Dueñas) y Machús Osinaga (Ester Expósito), en principio rivales, se aliaban para encontrar en los parques de la noche de Madrid a la prostituta que iba a convertirse en la gran atracción del programa, alcanzando un efímero estrellato, que llevaría a una ocasional carrera como actriz porno e, incluso, a grabar un rap, entre otras muchas lucrativas actividades.

Lo que sucederá en el resto de capítulos está ya escrito en la biografía ¡Digo! Ni puta ni santa. Las memorias de La Veneno que Valeria Vegas empezó a redactar cuando todavía era estudiante de periodismo, y terminó autopublicando en 2016, poco meses antes de fallecer en misteriosas circunstancias la que fuera musa de Pepe Navarro. Las tres sucesivas ediciones están agotadas.

En su infancia en Cabo de Gata, Almería, aún era Joselito

En su infancia en Cabo de Gata, Almería, La Veneno aún era Joselito.

Interpretada por Lola Rodríguez, Valeria Vegas también es, además de servir el texto de base, una de las grandes protagonistas de Veneno, la serie. Desde el primer capítulo, donde también se narra su encuentro con la estrella transexual en la Valencia de principios de milenio, cuando esta había pasado por la cárcel, por un intento de estafa, y estaba ya muy castigada por la vida. El encuentro fue doblemente decisivo para Valeria, pues la animó a escribir, y a dar sus primeros pasos en su propia transición. 

De 'Vestida de azul' a 'Veneno': La Trans-ición española

En una de las muchas visitas de Vegas a la Veneno, esta sorprendió a la joven periodista con un VHS en el que estaba grabado el documental Vestida de azul (1983), en el que Antonio Giménez-Rico retrataba el día a día de seis mujeres transexuales de la época, que todavía se llamaban a sí mismas erróneamente travestis.

Considerada película de culto, prácticamente invisible durante años a pesar de haber triunfado en taquilla y en el Festival de San Sebastián, pero ahora mismo disponible en la plataforma FlixOlé, Vestida de azul se caracterizaba por su naturalismo, desprovisto de juicios morales, morbo o sensacionalismo, salvo tal vez aquella secuencia de una operación de pecho que espeluznó a algún crítico de la época. 

Las vemos hablar y reírse, resultando saladas hasta cuando rememoran de sus estancias en prisión, y hay mucho de todo eso que se ha trasladado a las no menos graciosas conversaciones que mantiene la Veneno más madura, interpretada por Isabel Torres, con sus amigas, en Veneno, la serie.

El segundo capítulo nos lleva a la infancia del entonces Joselito.

Hasta cinco actores y actrices dan vida a La Veneno en la serie.

Quizás por todo ello, aunque Cambio de sexo (Vicente Aranda, 1977) es la primera ficción española enteramente dedicada al fenómeno trans, Vegas decidió dedicarle un libro casi homónimo a Vestida de azul, publicado el año pasado por Dos Bigotes, con el aclaratorio subtítulo de Análisis social y cinematográfico de la mujer transexual en los años de la Transición española.

Más allá de un pormenorizado análisis de la película de culto de Giménez-Rico y de ahondar en las vidas de sus seis protagonistas, Vegas repasa todas las otras películas que han mantenido algún tipo de relación, ya sea correcta o incorrecta –la mayor parte de las veces lo segundo– con el mundo trans; analiza las leyes opresoras y sus consecuencias, y brinda una panorámica de lo que ha podido significar ser una mujer transexual en España a lo largo de los últimos 40 años.

Un ensayo apasionante, que discurre con agradable fluidez, sin perder un ápice de rigor, y que también brilla por su sabio manejo de una ingente cantidad de documentación.

La mujer de las cinco caras

Además de la citada Torres, que da vida a la Veneno en su última etapa, y de Daniela Santiago, que encarna a su versión más hipersexualizada en la cima de su carrera, vemos en este segundo capítulo al niño Guille Márquez y al adolescente Marcos Sotkovszki interpretando a Joselito en los primeros años de su vida pueblerina, mientras que Jedet será finalmente Cristina Ortiz al inicio de su transición, que se dio una década después de la realidad que refleja Vestida de azul.

La serie se basa en la biografía de La Veneno en el libro la biografía '¡Digo! Ni puta ni santa' de Valeria Vegas

Isabel Torres, Daniela Santiago y Jedet dan vida a Cristina Ortiza en la serie.

Entre los libros de Vegas y la serie de los Javis asistimos a la evolución de este colectivo, inicialmente abocado a la prostitución y/o a un mundo del espectáculo más bien marginal, hasta llegar a la actualidad y al florecimiento de nuevas generaciones, encabezadas por Vegas o las actrices de la serie, que han podido disfrutar de familias más comprensivas y de aceptación sin remilgos por parte del resto de la sociedad, sin tener que enfrentarse a aquella siniestra encrucijada. Está claro que el colectivo tiene todavía mucho por lo que luchar, pero también es meridiano que, afortunadamente, el mundo ha cambiado.

La serie, que se distingue por un humor contagioso, es motivo de celebración, aunque queda la incógnita de cómo abordará la trágica y misteriosa muerte de Cristina Ortiz, que fue hallada muy malherida por su pareja de entonces. Mucho se ha especulado sobre el triste suceso, y la serie posiblemente acabe dando su versión de los hechos.