Adiós al artista que abrió la caja de Pandora del color

Chromosaturation, obra de Carlos Cruz-Díez que buscaba la interacción del espectador con el color. Foto: Artincruz.

Adiós al artista que abrió la caja de Pandora del color

Carlos Cruz-Díez dejó grandes obras en museos, edificios y en calles del mundo; con una exploración de los colores que atrapa los sentidos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

29/07/2019 - 14:20h

La partida del pintor Carlos Cruz-Díez deja un vacío en las vanguardias artísticas. Este artista venezolano, radicado en París desde la década de los ’60, se consolidó como el mayor exponente del movimiento cinético, un explorador de los colores, su percepción y cómo se pueden aplicar en las obras de arte.

El color es el lienzo

En las obras de Cruz-Díez no se verán retratos hiperrealistas con denuncia social, ni trazos endiablados o geometrías estrictas. Su campo es el color, los juegos visuales que las interacciones cromáticas hacen en el ojo del espectador.

Hay un cierto efecto hipnótico al ver las simetrías de colores que se cruzan en las series de Addition Chromatique o Inducción Chromatique, o un efecto de agobio en las de Cromo Saturación. La obra de arte, más que nunca, se convierte en un juego subjetivo.

Cromovela Cinta Costera III Panamá
Cromovela Cinta Costera III Panamá. Foto: Artincruz.

El arte es interactivo

Es que uno de los objetivos en su vida fue que el espectador pase a ser una figura activa, que cuando contemple un cuadro se integre a él. Así pasaba con sus obras abundante en trazas geométricas, líneas de colores que se entrecruzan y que dan un sentido que a otro espectador le será diferente.

Cruz-Díez tuvo dos objetivos: el estudio del color y la interacción del espectador con las obras

“El artista hace la mitad de la obra y el espectador la completa con su participación. Es una obra abierta, compartida, donde el espectador está implicado”, dijo el pintor en una entrevista realizada hace cinco años.

Marlins Ball Park Miami
Accesos al estadio de los Miami Marlins. Foto: Artincruz.

[Para leer más: La cadena que convierte sus hoteles en galerías de arte]

Cruz-Díez escapaba de las etiquetas. Para él, sus obras que exploraban la percepción del color “es lo que las nuevas generaciones lo llaman interactivo. Una obra cinética no es un cuadro o una escultura, sino el soporte de un acontecer”, dijo.

Physichromie Doble Faz Parque Rey Juan Carlos Madrid
'Physichromie Doble Faz' en el Parque Rey Juan Carlos Madrid. Foto: Artincruz.

Las obras que forman parte del paisaje

Sus obras forman parte de colecciones permanentes del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York; la Tate Modern de Londres; el Centro Pompidou, de París y el Museo de Bellas Artes de Houston

Su legado artístico no se limita a las paredes de un museo, sino que también ha realizado grandes obras en aeropuertos, teatros, parques, centros culturales o ha puesto su sello en pasos peatonales de Miami, Rio de Janeiro, Houston o Marsella, entre tantas ciudades.

Son explosiones de rectas coloridas entre árboles, asfalto, hormigón y hierro urbano.

Donde encontrar algunas de sus obras

Entre sus obras se encuentra la Cromovela Cinta Costera III, un monolito de 11 metros de alto sobre un paseo costero de Panamá, el paso peatonal del estadio de béisbol Miami Marlins, el “espiral virtual” en un cerro en Suwon-si (Corea del Sur), la colorida cinta del Parque Juan Carlos I de Madrid y el pabellón de Venezuela en la Expo 92 de Sevilla.

Sus obras son explosiones de rectas coloridas entre árboles, asfalto, hormigón y hierro urbano.

Otros trabajos que se pueden ver en el mundo son los silos pintados en Santo Domingo (República Dominicana) o La Guaria (Venezuela) o la amalgama de líneas y colores en el aeropuerto de Maiquetía, en Caracas, que da la bienvenida y despide a los pasajeros de esta terminal.

Torre Stratos Valencia Venezuela
Carlos Cruz-Díez ante la Torre Stratos, en Valencia (Venezuela). Foto: Artincruz.

Desafío artístico y logístico

La creación de estas obras suponen un gran desafío, no solo artístico, sino también logístico y urbanístico. Y el reto es que la obra no produzca la denominada ‘contaminación visual’.

[Para leer más: El museo que explota el color llega a Nueva York]

“Para realizar una obra de grandes proporciones integrada al hábitat o en la calle, requiere de un estudio previo del entorno, las condiciones lumínicas, las visuales del lugar y de la escala”, explicó.

Phy 171 Izq High
Las obras presentan un hiptonismo cromático. Foto: Artincruz.