Dora Maar: la musa de Picasso que brilló con luz propia

Una muestra en Londres descubre el talento artístico de la fotógrafa Dora Maar. Foto: Tate Gallery.

Dora Maar: la musa de Picasso que brilló con luz propia

Una muestra de la Tate Gallery repasa el talento de la fotógrafa Dora Maar, conocida en el ambiente artístico por su tormentosa relación con Pablo Picasso

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

04/12/2019 - 13:31h

Pablo Picasso tenía un talento (y un ego) tan grande que eclipsaba a quienes estaban a su alrededor. Una de estas personas era la fotógrafa Dora Maar, cuya extensa carrera es reivindicada en una muestra en Londres.

Maar, seudónimo de Henriette Théodora Markovitch, brilló como experta en buscar ángulos y luces con la cámara en la década del ’30. Eran los años del apogeo de las revistas mensuales y semanales, y ella entró por la puerta grande gracias a sus producciones de moda.

[Para leer más: Sí, Picasso también fue poeta. Y se descubre en Barcelona]

Maar brilló con sus imágenes surrealistas y sus composiciones que oscilan entre la risa y la incomodidad

maar man looking inside a sidewalk inspection door 002

Dora Maar brilló en la época del surrealismo. Foto: Legado de Dora Maar.

Moda y surrealismo

Sin embargo estos trabajos eran la punta del iceberg de su talento. Maar brilló con sus imágenes surrealistas, un movimiento tan heterogéneo de contenidos como machista en su conformación. Sin embargo esta artista francesa no se dejó relegar y creó composiciones que oscilan entre la risa y la incomodidad.

 

Muchas de estas imágenes, unas 250 para ser exactos, se pueden ver en la muestra que organiza la Tate Gallery de Londres hasta el 15 de marzo.

La muestra se centra en la carrera de Maar como provocadora, como una personalidad que llama a la acción y que usa su arte para revelar los lados oscuros de la personalidad y la sociedad.

La muestra de la Tate Gallery exhibe 250 fotografías de Dora Maar, que van desde las producciones de moda hasta composiciones surrealistas

Pero Maar no fue solo una fotógrafa: también transitó por los caminos de la pintura y la escultura, cuyos trabajos se pueden ver en esta muestra 

La relación con Picasso

Cuando se menciona a esta artista es difícil apartarla del hombre que más influenció en su vida: Pablo Picasso. El malagueño, 26 años mayor que ella, ya era un artista de fama mundial cuando la conoció en 1935, aunque Maar también tenía un prestigio ganado en los círculos artísticos de París.

[Para leer más: Sí, Picasso también fue poeta. Y se descubre en Barcelona]

La relación entre los amantes fue tormentosa pero importante para los dos. Se dice que Maar fue la musa inspiradora que más impactó en Picasso. El pintor la retrató en La mujer que llora (1937), y si bien ella siempre negó haber posado para la obra, sí reconoció que ese retrato de frente tiene sus rasgos faciales.

'Mujer que llora', retrato de Picasso inspirado en Dora Maar. Foto: Tate Gallery

'Mujer que llora', retrato de Picasso inspirado en Dora Maar. Foto: Tate Gallery

 

'Mujer que llora', retrato de Picasso inspirado en Dora Maar. Foto: Tate Gallery

La retratista del Guernica

Maar realizó un memorable trabajo fotográfico del proceso creativo del Guernica en el atelier de París; pero la muestra de la Tate enseña que esta creadora podía ir más lejos que su relación con Picasso o el surrealismo.

Integrante de la Asociación de escritores y artistas revolucionarios, con su cámara retrató las colas de niños hambrientos en la Barcelona de la Guerra Civil y los habitantes de La Zone, un barrio marginal en el extrarradio de París.

Picasso y Maar terminaron su relación de ocho años en 1942. La artista siguió creando en la pintura y la escultura pero ya alejada de los focos del arte contemporáneo. Murió a los 90 años en 1997 en su casa de la Provenza francesa. En su casa de dos plantas y techos altos tenía 130 cuadros de su antiguo amante malagueño.

Dora Maar fue un gran talento que brilló más allá de su relación con Picasso. Foto: Tate Gallery

Dora Maar fue un gran talento que brilló más allá de su relación con Picasso. Foto: Tate Gallery