El viacrucis de embarcar en un avión

Dos consejos para evitar la saturación en los embarques. Ilustraciones: Jordi Català.

El viacrucis de embarcar en un avión

Sistemas para mejorar los embarques y dos consejos para suavizar la situación

Jordi Català

Jordi Català Infographics

Barcelona

31/08/2019 - 15:00h

Viajar en avión supone para el pasajero sufrir una sucesión de largos, estresantes y desagradables episodios, muchas veces imprevistos, que solo finalizan cuando la nave despega.

Uno de ellos, posiblemente el más enojoso, es el del embarque. Se han superado todas las pruebas: acceder con tiempo al aeropuerto, colas, facturación,controles, ubicación del vuelo, esperas –a veces irracionales–, retrasos, desinformaciones... Y finalmente llega el embarque. Normalmente es ordenado aunque a veces implica situaciones de 'sálvese quien pueda', sobretodo cuando las esperas se eternizan.

Según un estudio de Boeing, en 1970 se tardaban 15 minutos en embarcar y cerrar puertas. Hoy, entre 30 y 40 minutos

[Para leer más: Cuándo puedes (y cuándo no) cambiarte de asiento en el avión]

El tiempo de embarque es exagerado

El embarque es un proceso que dura demasiado tiempo y este es posiblemente el único punto de un vuelo en que pasajeros y aerolíneas coinciden al 100%. Por lo enojoso, caótico e incierto para los primeros, y porque les cuesta mucho dinero a las compañías cada minuto de más que el avión esté ocupando plaza en el aeropuerto.

Embarque. Foto: Matthew Smith | Unsplash.
El embarque es tedioso para los pasajeros y costoso para las aerolíneas. Foto: Matthew Smith | Unsplash.

Contrariamente a lo que pudiera parecer, el tiempo de embarque sigue creciendo a pesar de las nuevas soluciones que se van aplicando. Un estudio realizado por Boeing, concluyó que en el 1970 se tardaban 15 minutos en embarcar y cerrar puertas, en cambio en la actualidad la duración media oscila entre 30 y 40 minutos –en ocasiones tanto como la duración del propio vuelo–.

Las maletas son el principal causante del tiempo que se invierte en embarcar

El principal causante de ello es el alto coste de facturar las maletas. Este hecho hace que los pasajeros incrementen, multipliquen, o 'engrandezcan' sus bultos de mano.

Frente a ello, los compartimentos portamaletas son cada vez más menguantes, con lo que el desfile por el pasillo del avión se convierte en caótico por las esperas a causa de la búsqueda y encaje –cada vez más difícil– del equipaje de mano en el compartimento del propio asiento, frecuentemente lleno con anterioridad. 

Algunos sistemas para evitarlo

Ante el derroche de tiempo, una solución que algunas compañías, muy pocas, han adoptado es la de facturar gratis las maletas, es el caso de Southwest Airlines. Los resultados hablan de un embarque un 42% más rápido. En los últimos años se han implementado diferentes sistemas de embarque (ver infografías) pero lo que es cierto es que a la larga todos convergen en resultados según un estudio reciente de Menkes van den Bruel.

Infografia sobre los métodos de embarque. Autor: Jordi Català. El sistema de embarque más seguido es el de atrás a adelante. Infografía: Jordi Català.

En estos momentos, los dos métodos de acceso más fluido y que mejor funcionan son: el Sistema Aleatorio con asientos abiertos (no asignados previamente); o la facturación de equipaje gratuita. Aunque este último no parece tener mucho futuro dado los miles de millones de euros que cada año las compañías ingresan por el pago de maletas. Al contrario, ya existen compañías que cobran los equipajes de mano, o lo intentan, como en el caso de Ryanair.

Dos consejos para los que no viajan en Business, claro

1. Enterarse cómo embarca esa compañía aérea

Conociendo previamente el sistema de embarque de la aerolínea o informándose de él en la mesa de la puerta de acceso es posible ahorrarse esa enojosa cola que inician siempre los más sufridores y que frecuentemente, a menos que se utilice el Sistema Aleatorio, no sirve de nada cuando se accede por numeración de filas, por grupos o por zonas.

La mayor parte de las compañías utilizan el procedimiento de entrar en el avión por grupos, de atrás a adelante, pero también las hay que no siguen ningún orden al embarcar. Tener la seguridad de cómo será el embarque también permite disponer de más tiempo en el aeropuerto para las últimas compras o simplemente relajarse. 

Métodos de embarque. Ilustración: Jordi Català.El sistema de embarque por los bloques fusiona los métodos principales. Infografía: Jordi Català. 

2. Facturar con antelación es fundamental

Para acceder antes a la aeronave consiga su tarjeta de embarque con la máxima antelación posible por Internet. Hacerlo evita ser seleccionado cuando hay overbooking. Cuando se embarca por orden de zonas del avión, primero acceden los de la zona A (Business, necesidades especiales, embarques prioritarios, etc.), después los de la zona B y posteriormente los de la C.

Para acceder antes a la aeronave consiga su tarjeta de embarque con la máxima antelación posible

Los lugares que ocupan los pasajeros en las zonas B y C no se determinan al azar, dependen de cuando se ha obtenido la tarjeta de embarque, puesto que la operación de asignar el orden del embarque comienza horas antes del vuelo.

Los pasajeros que no han reservado su asiento anteriormente y tramitan su tarjeta de embarque por Internet, a partir de ese momento, van entrando en la zona B hasta que está llena. El resto, incluyendo a los que facturan en el mismo aeropuerto serán enviados a la zona C. No hay que olvidar nunca que luego toca desembarcar y los sitios ocupados por pasajeros y maletas inciden en muchas casuísticas, pero este ya es otro tema.