Escocia: viaje fotográfico por tierras de leyendas y fauna salvaje

Un majestuoso ciervo rojo descubierto en las Tierras Altas de Escocia. Fotos: Marta Bretó.

Escocia: viaje fotográfico por tierras de leyendas y fauna salvaje

Los agrestes paisajes de las Tierras Altas, sumado a su oscilante clima, son ideales para capturar en imágenes la variada fauna salvaje de Escocia

Marta Bretó

AUSTRALPHOTO

Barcelona

07/04/2019 - 14:23h

Sus amplios paisajes, su oscilante meteorología, su apasionante historia y su cercana vida salvaje hacen de Escocia uno de los países más completos que he visitado fotográficamente hablando y, por supuesto, en términos de naturaleza.

Recorrimos las Tierras Altas escocesas a través de paisajes salpicados de lagos y castillos de leyenda, navegamos hacia islas habitadas únicamente por las aves marinas, caminamos por acantilados, bosques e impresionantes cascadas, y sí, tuvimos un pequeño hueco para buscar al monstruo del lago Ness…aunque sin suerte.

A pocos pasos de la fauna salvaje

Todo fue aderezado con las mejores vistas, localizaciones y fauna para volver a casa con un reportaje repleto de bellas imágenes de naturaleza salvaje.

[Para leer más: Planes alternativos para descubrir otro Edimburgo]

Es que uno no puede quedarse indiferente frente a la cantidad y variedad de fauna y la facilidad de acercamiento que se puede tener a especies como el ciervo rojo, la nutria, el frailecillo atlántico, las focas grises y comunes, el tiburón peregrino, el alcatraz atlántico o los delfines, entre tantos otros.

Escocia01
Los frailecillos son una de las especies más abundantes en Escocia.

Además, el hecho de ir en un vehículo pequeño nos permitió acceder a las mejores localizaciones, así como aprovechar las luces ideales durante todo el día y la noche para que el reportaje fotográfico sea de gran calidad.

En Escocia es muy fácil acercarse a ejemplares de la fauna salvaje como el ciervo rojo, la nutria, el frailecillo atlántico, las focas grises y el tiburón peregrino, entre otros

A lo largo de los diez días pudimos recorrer lagos y cascadas, castillos y valles, acantilados e islas, y el grupo que íbamos fuimos espectadores del griterío y movimiento de miles de aves, del cambio de pelaje de los renos, de la tranquilidad de las focas al Sol e incluso de la aparición vespertina de algún ciervo, el “monarca del valle” para los escoceses.

Escocia05
Puesta de sol sobre Neist Point (Skye).

La época ideal

Gracias a que fuimos en la primera quincena de junio, una de las épocas más adecuadas, disfrutamos de una muy buena meteorología.

[Para leer más: Diez escapadas desde Glasgow por la Escocia profunda]

Gracias a ello se hicieron más fáciles las excursiones por mar hasta las siete islas escocesas que visitamos en busca de aves marinas como los famosos y entrañables frailecillos, charranes árticos, alcas, araos y fulmares boreales. Y lo más importante para un grupo de fotógrafos: desde escasos metros de distancia.

Escocia04
Montaña de las Highlands sumida en la niebla típica de la zona.

Aves al alcance de la mano

La mayoría de aves se encontraban en época de cría, con lo que fue fácil observarlas de cerca pescando y llevando la comida a los recién nacidos.

También disfrutamos de excursiones de montaña, llegando a los lugares más inaccesibles, ante los amenazantes cielos y abrumadores paisajes de las Highlands, resaltados por las nubes que a cada poco nos refrescaban y avivaban los verdes del paisaje

Escocia11
Pareja de alcatraz atlántico (Sula bassana) en el nido que han hecho en unos acantilados de la colonia de Bass Rock.

La lotería del clima

Uno de los aspectos más destacados de nuestra aventura por tierras escocesas, y especialmente por ser fotógrafos de naturaleza, es su cambiante meteorología.

Ello nos permitió fotografiar el paisaje bajo diferentes calidades de luz, lluvia, granizo, niebla, sol y nubes, a veces incluso en un mismo día.

En Escocia cobra vigencia la máxima de ‘mal tiempo, buenas fotos’

Esta curiosidad meteorológica, aparte de convertir la experiencia en toda una peripecia climática, hizo posible capturar imágenes de un mismo paisaje con distintas luces, haciendo que este nunca sea el mismo.

Escocia10
Cascada de Fairy Pools con el lago de agua de color turquesa.

Cada toma es distinta aunque sea del mismo sujeto captado. Es curioso que algunas de las mejores fotos fueron las que tomamos en condiciones adversas, corroborando la máxima del fotógrafo de naturaleza: “mal tiempo, buenas fotos”.

Diversidad de tonos y paisajes

Los paisajes de Escocia son de los más variados y salvajes de cuantos destinos hemos disfrutado. Recorriendo la costa pudimos captar numerosos acantilados salpicados de aves marinas, mientras que en el interior de los valles los tonos verde del bosque se mezclaban con los lagos de montaña.

Escocia09
Focas tomando el sol en la orilla de la isla de May.

Nosotros pudimos ser parte del paisaje y, gracias a nuestra pasión, pudimos llevarnos a casa un pedacito de este lugar: sus cascadas y formaciones rocosas, sus numerosos castillos que nos trasladaron a tiempos pasados, la intensa mirada de la fauna salvaje, los acantilados teñidos de puesta de sol. Sin olvidar las estrellas sobre el romántico paisaje nocturno.

Estos paisajes y sus leyendas serán explorados en la próxima salida de AUSTRALphoto y Descubrir Tours, programada del 7 al 16 de junio. Las reservas se pueden realizar hasta el 22 de abril, llamando al 636 216 898.

Escocia03
Escocia12
Escocia02
Escocia06
Escocia08
Escocia07