Estación Espacial Internacional:de laboratorio orbital a hotel de lujo

La Estación Espacial Internacional recibirá nuevos turistas en 2020. Fotografía NASA.

Estación Espacial Internacional:de laboratorio orbital a hotel de lujo

La NASA permitirá a los turistas pasar hasta un mes en el complejo que orbita sobre la Tierra a un precio de 30.000 euros la noche

Mar Nuevo

Madrid

10/06/2019 - 14:10h

La NASA abrirá la Estación Espacial Internacional (EEI) al turismo. El laboratorio orbital, exclusivo hasta ahora para proyectos científicos, recibirá viajeros en un futuro próximo, que llegarán a través de lanzaderas como el Space X de Elon Musk. No será necesario llegar a ser astronauta, pero sí tener los, aproximadamente, 50 millones de euros que costará el viaje.

La agencia norteamericana no se convertirá en agencia de viajes, sino que operará a través de terceras empresas –que deben ser estadounidenses- que comercialicen estas escapadas espaciales.

Pese a que Rusia ya inició este tipo de turismo a la Estación Espacial Internacional, la NASA siempre lo había rechazao 

Y pondrán límites: solo 12 astronautas privados podrán viajar cada año a la EEI, siempre que reembolsen unos gastos estimados en 35.000 dólares al día (30.000 euros).

[Para leer más: Así será el primer hotel espacial de cinco estrellas]

Viaje espacial

Esta cantidad, sin embargo, no incluye el transporte ni otros condicionantes para poder viajar al espacio, como el entrenamiento previo. El coste final de cada viaje se dispararía así hasta los 50 millones de dólares.  

La decisión, anunciada en la sede de Nasdaq el viernes, tiene por objetivo acelerar el proceso de innovación para desarrollar la nueva economía en la órbita baja terrestre.

Estos fondos extra serían empleados por la NASA según explicó su director financiero, Jeff DeWitt, para poder seguir explorando el espacio.

Anunciado coincidiendo con el quincuagésimo aniversario de la misión Apolo, que llevó al primer hombre a la Luna, la agencia se plantea como nuevos retos enviar una nueva misión al satélite, que lleve la primera mujer a la Luna, o continuar explorando Marte.

Los nuevos planes de la  NASA buscan acelerar el proceso de innovación para desarrollar la nueva economía en la órbita baja terrestre

Lo cierto es que la NASA depende cada vez más de compañías privadas para su financiación y Donald Trump apuestsa por la privatización del negocio espacial.

Prototipo del hotel de lujo espacial que se pretende orbitar sobre la Tierra.
Prototipo del hotel de lujo espacial Aurora Station que se pretende orbitar sobre la Tierra.

La idea de darle a la estación espacial internacional un uso comercial no es nueva; desde hace tres décadas diferentes Administraciones la han tanteado, si bien ninguna compañía había mostrado interés en gestionar estos potenciales viajes.

Varias compañías estadounidenses ya se han postulado para comercializar estos viajes espaciales, que despegarían en 2020

Los viajeros tampoco serán los primeros: desde 2008 siete turistas han visitado la EII tras pagar una cifra próxima a los 20 millones de dólares a Rusia. Incluso uno de ellos, Charles Simonyi, participó en dos ocasiones.

Explotación comercial

Los nuevos planes de la NASA, según explicó la directiva Roby Gatens, pasan ahora por consultar a empresas especializadas.

No obstante, su idea inicial es permitir hasta dos viajes anuales a partir de 2020 con capacidad para hasta 12 turistas. Llegarían a bordo de cápsulas como la la Crew Dragon y la Starliner que las compañías SpaceX y Boeing están desarrollando.

[Para leer más: Virgin Galactic pone fecha a sus viajes espaciales]

Otro de los viajeros espaciales, el empresario angloestadounidense Richard Garriott, que visitó la EII en 2008, señaló a Business Insider que la NASA se resistió “agresivamente” a este tipo de vuelos a las instalaciones que gestionan junto a otras cuatro agencias: las de Rusia, Japón, Canadá y la Agencia Espacial Europea.

“Trató de disuadirnos o prohibirnos [el viaje] en una u otra etapa”, explicó. No pudo evitarlo debido a diferentes acuerdos y convenciones internacionales.

Ahora, acuciada por los planes para volver a la luna, donde podría instalar una misión permanente, y la necesidad de ahorrar los costes que supone el mantenimiento de la estación espacial (aproximadamente la mitad de su presupuesto anual, según Business Insider), estaría dispuesta a esta fórmula de turismo espacial.

Elon Musk dentro de un cohete espacial en construcción. Foto: Spacex/CC0 (dominio público)
Elon Musk dentro de un cohete espacial en construcción. Foto Spacex/CC0 

Potenciales interesados

Según The New York Times, la compañía Bigelow Aerospace, con sede en Las Vegas, ya se mostró interesada en la reserva de estos viajes. Utilizará naves SpaceX con cuatro asientos para enviar a los turistas espaciales.

Otra compañía, Axiom Space, con sede en Houston, también está coordinando vuelos y espera despegar por primera vez en 2020.

EEUU también explicó que pedirá propuestas al sector privado para añadir un módulo comercial a la estación espacial y seleccionará el proyecto definitivo hacia finales de año.