Estas coloridas obras de arte te regalarán una sonrisa

La colorida forma del 'Sauce abovedado' atrae las miradas en este parque de Canadá. Foto The Very Many

Estas coloridas obras de arte te regalarán una sonrisa

En varios parques y paseos urbanos del mundo podemos encontrar obras de arte de gran formato que son una explosión de colores

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

24/04/2020 - 14:21h

Muchos monumentos son pomposos, solemnes, donde el bronce y la piedra dan poco margen para la variedad cromática. Pero también hay artistas y diseñadores que en los últimos años han creado obras donde el color es el patrón dominante, una explosión de tonos que invitan a mantener la esperanza en estos tiempos difíciles.

Cara de Barcelona (Barcelona)

En el paseo peatonal del Puerto Viejo una mujer mira a los barcos anclados, estos días, en un silencio poco habitual.

Es Cara de Barcelona, la escultura del artista pop Roy Lichtenstein que dialoga con la gigantesca gamba diseñada por Javier Mariscal.

Cabeza de Barcelona Foto Ajay Goyal Flickr

Cabeza de Barcelona Foto Ajay Goyal Flickr

La obra de Lichtenstein, construida por Diego Delgado, es uno de los testigos de la profunda transformación urbanística de la ciudad en 1992 para los Juegos Olímpicos.

[Para leer más: Los mejores destinos para zambullirse en el color del 2020]

El rostro se compone de trazos de colores intensos como el rojo y el azul, con la mitad más grande con el puntillismo que caracteriza a la obra de este artista, en gran parte inspirada en los cómics.

El diseño original forma parte de la serie de Lichtenstein llamada Pinceladas, y si se mira con detalle, se verá que la cobertura con mosaicos es un homenaje al trencadís, la técnica de fragmentos de cerámicas de colores reconstruidos que utilizaba Antoni Gaudí.

Los Trompos (Georgia, EEUU)

En Georgia (Atlanta) los artistas mexicanos Héctor Esrawe e Ignacio Cadena recurrieron a sus memorias infantiles para crear una instalación que combinan los juegos infantiles con el arte.

[Para leer más: Ni blancos ni negros: cómo los colores modelan nuestras vidas]

Se trata de 30 trompos de diferentes tamaños confeccionados en telas de colores, armados bajo los mismos patrones de la artesanía tradicional mexicana.

Los Trompos Foto Abel Klainbaum

Los Trompos. Foto: Abel Klainbaum

Estos se instalaron en el parque del Centro de Arte Woodruff, en esta ciudad de EEUU, y al ser giratorios, sirve tanto para descansar como para que los más pequeños se animan a jugar.

Sauce abovedado (Edmonton, Canadá)

En un parque de Edmonton, en Canada, en el 2014 se inauguró esta escultura diseñada por Marc Fornes y el estudio The Very Many, donde 721 placas de aluminio dan la impresión de estar atrapado por un gigantesco sauce de colores.

La obra ‘Sauce abovedado’, con su forma biomórfica, resalta en una explosión de colores en un parque público de Edmonton, Canadá

La obra, llamada Sauce abovedado, está compuesto por paneles diseñados digitalmente y toma los colores de la vegetación pero también del paisaje urbano que la rodea.

Sauce abovedado. Foto The Very Many

Sauce abovedado. Foto The Very Many

Las placas tienen tres tipos de grosor diferente, donde las más gruesas están en la base de hormigón de 6,8 metros cúbicos.

Lo interesante es que toda la escultura se pudo montar en solo cuatro días con un equipo de cuatro personas.

Pabellón CMY (Groningen, Países Bajos)

En 1990 en la ciudad de Groningen se construyeron una serie de pabellones para un evento de video arte. De los cinco originales solo han sobrevivido dos, y uno de ellos, el Tschumi, logró persistir gracias a su cobertura de colores.

CMY pabellon Foto Shift Architecture

Pabellón CMY. Foto Shift Architecture

Las paredes y techos son de paneles de cian, magenta y amarillo, que según cómo llegue el sol cambia de color a lo largo del día.

[Para leer más: Siete destinos que son un homenaje al arcoíris]

Pero el efecto más divertido es en el interior de la estructura, que crea un sorprendente caleidoscopio cromático que se refuerza con la disposición inclinada de la plataforma.

Crecimiento orgánico (Nueva York, EEUU)

La arquitecta española Izaskun Chinchilla firmó esta escultura gigante elaborada con materiales reciclados, como 450 ruedas de bicicleta, 115 llantas de coches y 320 paraguas.

Organic Growth por Chinchilla

Organic Growth, creado por Izaskun Chinchilla

El conjunto tiene forma de un ramillete de hortensias, que si bien en los planos tiene una estética simétrica, cuando se ve de cerca los hierros y las telas parecen cobrar vida y expandirse por cualquier dirección.

La obra de Chinchilla está inspirada en un ramillete de hortensias, y es una lección de cómo los elementos reciclados sirven para crear arte

La instalación se encuentra en Governors Island, frente a Nueva York, y además de dar una segunda oportunidad a elementos reciclados, es una obra de arte colaborativa porque fue financiada por micromecenazgos.