Explora ocho maravillas de la arquitectura sin dar un paso

Hermosas y funcionales, estas casas son regalos para los amantes de la arquitectura. Foto: Casa Batlló.

Explora ocho maravillas de la arquitectura sin dar un paso

Las casas construidas por Gaudí, Le Corbusier, Niemeyer, Alvar Aalto o Frank Lloyd Wright se pueden descubrir gracias a las visitas virtuales

Mar Nuevo

Madrid

01/04/2020 - 16:12h

Además de templos y parques, de óperas y museos, los grandes arquitectos han firmado a lo largo de la historia viviendas que se han convertido en auténticos iconos de modernidad e innovación. Soluciones habitacionales revolucionarias con las que se atrevieron a dibujar cómo viviríamos en el futuro. Ahora se pueden visitar (y sin salir de casa).

Gaudí, Le Corbusier, Frank Lloyd Wright, Niemeyer o Alvar Aalto son algunos de esos visionarios y, estas, sus obras maestras en forma de casas.

Casa Batlló, Antoni Gaudí

Una de las construcciones más famosas (con el permiso de la Sagrada Familia) de Antoni Gaudí, el arquitecto que llevó el modernismo a un nuevo nivel, se ubica en el número 43 del barcelonés Paseo de Gràcia.

Sobre una austera construcción, obra del maestro de Gaudí Emilio Sala Cortés, el genial arquitecto de Reus levantó en 1904 una de sus casas más singulares que, además de un valor artístico, reviste una enorme funcionalidad.

 

Ahora podemos acercarnos a su fachada gracias a Google Maps y navegar por su interior gracias a este tour virtual.

[Para leer más: Siete secretos de la Casa Battló que nadie te había contado]

Casa Allen-Lambe, Frank Lloyd Wright

Frank Lloyd Wright, posiblemente el arquitecto que dio un nuevo sentido a la modernidad, edificó numerosas casas particulares, como esta para el senador y editor de prensa Henry J. Allen y su esposa Elsie en un nuevo barrio residencial en Wichita (Kansas).

Construida en 1915, la obra se encuadra en la conocida como Escuela Prairie, aunque anticipa rasgos del estilo usoniano que exploraría en profundidad en la década de los años 30.

Wright diseñó la casa mientras trabajaba en el Hotel Imperial de Tokio, por lo que su estética, de estructura cuadrada, con piscina y jardín de lirios, tiene una estética de notable impronta japonesa.

 

El rico exterior se complementa con suntuosos interiores e incluye trabajadas ventanas, mobiliario suntuoso y juntas de paredes de mampostería cubiertas con pan de oro.

Casa Rietveld Schröder, Gerrit Rietveld

Icono del movimiento artístico holandés De Stijl, la Casa Rietvedl Schröder construida en 1924 nació como un experimento habitacional del también conocido como Neoplasticismo, caracterizado por buscar la abstracción pura del arte, reduciendo elementos a formas y colores básicos. Piet Mondrian, también integrante del grupo, lo popularizó con sus composicionales visuales elaboradas con solo blanco, negro y colores primarios.

La Casa Rietveld Schröder cumple todos los principios de la arquitectura neoplástica, con fachadas de huyen de la simetría y que materializan el juego de formas puras y colores básicos.

 

En el interior encontramos un espacio abierto, sin paredes, con amplias estancias bañadas en luz y sistemas de paneles deslizantes y giratorios que permiten usar la casa según las necesidades.

Villa Savoye, Le Corbusier

Ubicada en Poissy, a las afueras de París, fue construida en 1929 por Le Corbusier y se considera hoy paradigma de la Arquitectura Internacional y de la nueva manera de construir edificios de viviendas del siglo XX (junto con la Casa Farnsworth de Ludwig Mies van der Rohe, la Casa de la Cascada de Frank Lloyd Wright, Casa Sobre el Arroyo de Amancio Willams y Delfina Gálvez y la Villa Mairea de Alvar Aalto y Aino Marsio).

 

Es también una ejemplificación de los Cinco Puntos para una nueva Arquitectura desarrollados por el propio Le Corbusier, entre ellos el de hacer descansar el edificio sobre columnas en la planta baja, construir una cubierta en terraza, sobre la que se sitúa un jardín, disponer de espacio interior libre, eliminando muros de carga, contar con una fachada libre de elementos estructurales para multiplicar las superficies acristaladas, y añadir ventanas corridas en las fachadas que permita entrar el máximo de luz natural.

Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, Juan O’Gorman

Ubicado en el centro de Coyoacán, uno de los barrios más antiguos y hermosos de Ciudad de México, el actual Museo Frida Kahlo se levanta sobre una construcción de 1904 levantada por el padre de Frida, Wilhelm Kahlo.

Sin embargo, fueron la artista y su esposo, Diego Rivera, quienes modificaron posteriormente la Casa Azul con ese estilo tan particular que hoy encontramos, un auténtico homenaje a los pueblos de México.

 

Juan O’Gorman fue el arquitecto escogido para dar forma a la obra en 1931 y se convirtió en una de las primeras construcciones funcionalistas de Latinoamérica. Entre sus principales rasgos destacan el uso del color, la escalera de caracol, una cubierta-terraza, un puente y un cerco perimetral hecho de cáctus.

Casa de Cristal, Philip Johnson

Uno de los proyectos más importantes del arquitecto estadounidense Philip Johnson fue su propia casa, conocida también como Glass House, construida en 1949 en New Canaan (Connecticut).

Levantada sobre un hermoso terreno con vistas solo interrumpidas por los árboles, la construcción se caracteriza por sus muros de cristal y la economía de elementos, ya que se prescinde de casi cualquier tipo de ornamento y parece surgir directamente de la tierra.

 

La obra marcó un hito en cuanto la búsqueda de la transparencia y la flexibilidad. De hecho, tan solo un pequeño espacio en forma de media luna que contiene el baño aparece como claramente diferenciado; el resto forma parte de un todo envuelto en cristal que resuelve los diferentes ambientes con mobiliario.

[Para leer más: Si amas la arquitectura debes visitar Le Havre]

Casa das Canoas, Oscar Niemeyer

Fue proyectada por Niemeyer en 1951 como su propia residencia y hoy se considera uno de los hitos de la arquitectura moderna brasileña además de un homenaje a la Casa Farnsworth de Mies van der Rohe, si bien cuestiona elementos como la regularidad geométrica y pone el acento en el hormigón como elemento constructivo.

 

Actualmente se encuentra abierta al público y una exposición permanente sobre la trayectoria del arquitecto.

Estudio Aalto, Alvar Aalto

Recibió el encargo de dibujar, en 1934, el desarrollo del barrio de Munkkiniemi, al noroeste de Helsinki. Aunque nunca se ejecutó, Alvar Aalto encontró el lugar perfecto para construir su propia casa-estudio en la calle Riihitie.

 

Construida entre 1955 y 1956, y aunque modesta, se considera una de sus villas más elegantes y originales, tan íntima y acogedora como sencilla y sin complicaciones.