Gales se mete en el debate de la tasa turística

El ferrocarril a vapor del parque de Ffestiniog, en Gales, donde los políticos se debaten acerca de proponer un impuesto al turismo. Archivo

Gales se mete en el debate de la tasa turística

Similar al de otras ciudades de Europa, el impuesto al turismo de Gales sería un porcentaje adicional al precio de la estancia

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

15/10/2017 - 12:37h

Los ministros de Gales barajan cuatro tipo de impuestos para que los ministros británicos los consideren en 2018. Uno de ellos sería un impuesto al turismo, el cual podría tener un “efecto devastador” en el sector, según han dicho fuentes a la BBC.

Las autoridades galesas se han inspirado en el modelo de caja turística de España para compensar los gastos del turismo. El dinero recolectado por concepto de este impuesto se utilizaría en obras de servicios públicos e infraestructura relacionadas con el turismo.

Se trataría de un pequeño porcentaje adicional por noche que se cargaría al precio de la estancia de los turistas, similar al que cobran otras ciudades europeas. No obstante, muchos empresarios han manifestado su negativa a que el impuesto se apruebe.

Según la oficina de Turismo de Pembrokeshire, por ejemplo, los turistas generan en esta localidad unos ingresos de 675 millones de euros al año. “Creo que el impuesto podría frenar las visitas a Pembrokeshire en las vacaciones”, dijo un portavoz de la institución.

En 2017, los británicos han realizado más de cuatro millones de viajes a Gales

El propietario del parque Grondre Holiday, uno de los destinos favoritos de los viajeros en Gales, manifestó que un impuesto al turismo aumentaría el coste de las vacaciones para muchos visitantes.

"Definitivamente los turistas pagarían más dinero. Si el impuesto pasa tendrá efectos devastadores, no solo en la industria del turismo, sino también en otros negocios que se alimentan del turismo, como los bares, las tiendas y los cafés”, dijo.

Uno de los mercados turísticos más importantes de Gales es el propio Reino Unido; los británicos han realizado más de cuatro millones de viajes a Gales en los 10 meses de 2017. Por ello, una de las preocupaciones principales es que los ingleses dejen de visitarlos de aprobarse el impuesto.

Un portavoz del Gobierno galés dijo que el poder de proponer impuestos puede ser usado para mejorar las comunidades. "Propondremos un nuevo impuesto en Gales al Gobierno del Reino Unido a comienzos del próximo año, y haremos consultas extensivas hasta que se haya tomado una decisión".