Gran Hermano 2.0: China acorrala a los turistas incívicos

China quiere controlar a los turistas en festividades como la de Qinming, que movilizan a millones de personas.

Gran Hermano 2.0: China acorrala a los turistas incívicos

El gobierno chino usará tecnología de reconocimiento facial para identificar los turistas problemáticos y les impedirá la entrada a parques y monumentos

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

09/04/2019 - 13:03h

El gobierno chino utilizará tecnologías de reconocimiento facial para impedir que los turistas incívicos puedan viajar o visitar parques y monumentos nacionales. Organizaciones como Human Rights Watch critican las medidas de “distópicas”, más propias de relatos de ciencia ficción como 1984 o Black Mirror.

Las autoridades turística de Pekín analizan crear una lista negra de turistas que tengan antecedentes de conductas incívicas, y prohibirles la entrada a los parques en eventos como la Festividad de Qinming, también conocida como el día de la limpieza de las tumbas.

[Para leer más: China pone en marcha la fotocopiadora de destinos]

Durante los tres días de festividad nacional, millones de chinos concurren a los cementerios a limpiar las bóvedas y nichos de sus familiares, rezar y entregar alimentos a modo de ofrenda.

Las autoridades turísticas de Pekín se cansaron de las conductas incívicas de muchos turistas y analizan crear una lista negra para prohibirles las visitas a los parques

En la última edición, realizada entre el 5 y el 8 de abril, hubo 112 millones de desplazamientos. Solo en Pekín llegaron 700.000 personas que se dedicaron a visitar los parques y cementerios de la capital.

Las autoridades dicen basta

Las conductas incívicas de muchos ciudadanos colmaron la poca paciencia de las autoridades. Entre otras se les acusa de treparse a los árboles frutales, cortar flores, pescar en los lagos y vender ilegalmente alimentos y recuerdos a los visitantes.

Tras ese aluvión de movimientos las autoridades reflotaron la idea de usar sistemas de reconocimiento facial para evitar que las personas sancionadas por faltas (leves o no) puedan volver a pisar los parques públicos.

Reconocimiento facial para ir al lavabo

Una idea similar había sido puesta en marcha hace dos años, cuando en el parque del Templo del Cielo de Pekín (construido en 1420) se instalaron escáneres faciales en la puerta de los lavabos: quien necesitara papel de váter tenía que dejarse fotografiar, y se le entregaba un par de hojas. Para usar más, debían esperar nueve minutos más.

En Pekín se instaló un sistema de reconocimiento facial en lavabos públicos para evitar el robo de los rollos de papel de váter

“Muchas personas se llevaban los rollos de papel. Probablemente hayan nacido en 1940 o 1950. Eran tiempos de mucha pobreza, y muchos temen volver a esos años de crisis”, precisó un visitante del parque a CNN.

El inicio de las prohibiciones

Las restricciones a turistas problemáticos se iniciaron en 2016, cuando el ente oficial de turismo de China prohibió viajar a 20 ciudadanos. Algunos de ellos fueron acusados de provocar peleas en vuelos o de intentar abrir la salida de emergencia en el aire.

Una app analiza la conducta financiera y social de una persona para decidir si esá autorizada a recibir créditos o firmar hipotecas

El año pasado la lista negra se amplió a 670 personas, que durante un año no pueden viajar en avión ni en tren. Además de faltas como fumar en los ferrocarriles también se incluyeron a personas acusadas de contrabando o que no hayan pagado sanciones judiciales.

Tal como en Black Mirror

La iniciativa de las autoridades turísticas de Pekín se suma a la idea de organizar un sistema de créditos basados en la vida económica y social de los ciudadanos, donde las personas con pocos puntos no podrían viajar, solicitar créditos o concretar una amplia gama de negocios.

[Para leer más: Los chinos no quieren cruceros en China]

Para ello la app Zhima Credit servirá para puntuar y monitorizar todos los movimientos de cada persona: opiniones políticas, comportamiento cívico, multas o si donan sangre. 

Zhima Credit evaluará en un ranking social de entre 350 y 950 puntos, que sumarán cuando el comportamiento financiero y social sea considerado correcto. Lo contrario, podría inscribir al usuario en una lista negra en la que se cae incluso por relacionarse con personas ya incluidas.

La idea había sido conocida en Occidente con la serie Black Mirror. Pero en China puede convertirse en realidad.