Una guía para descubrir los secretos de Barcelona paso a paso

La plaza de Sant Felip Neri, uno de los rincones más bonitos de Barcelona. Foto: Maria Rosa Ferré

Una guía para descubrir los secretos de Barcelona paso a paso

Las minuciosas guías ‘Barcelona pas a pas’ permiten descubrir rincones de la ciudad vieja desconocidos para la mayoría de los residentes

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

11/05/2019 - 11:00h

Hay miles de guías turísticas sobre Barcelona. También hay legiones de libros sobre su historia, edificios emblemáticos y tradiciones de la ciudad. Pero pocos son tan precisos en cada rincón como los tres volúmenes de ‘Barcelona pas a pas’, de Pere Dalmases, que aportan una aproximación a la ciudad de precisión microscópica.

[Para leer más: Cómo conocer Barcelona sin prisas]

Las tres obras, publicadas por Editorial Base, se pueden entender como una macro-guía dividida en tres partes.

El mal llamado Barrio Gótico

El primer volumen propone recorridos por el corazón del “mal llamado Barrio Gótico”, como bien lo explica en sus páginas. Se trata de conocer cómo la ciudad evolucionó del campamento romano a la capital del modernismo a través de las calles de los barrios de Santa Anna, del Pi, el Call, del Palau, Sant Just, de Regomir y los alrededores de las plazas Real y Sant Jaume.

paso a paso
Los tres volúmenes de 'Barcelona pas a pas', de Pere Dalmases.

En el segundo, editado un año después, en 2013, sugiere descubrir los secretos de los barrios de Sant Pere, de la Bòria, de Santa María del Mar, del Montsió, de la Mercè, el Paseo Lluis Companys y el Parque de la Ciudadela.

Los recorridos de Pere Dalmases proponen pasear por la Ciudad Vieja sin perder de vista ni un detalle

En el tercer volumen, ya del 2017, Dalmases invita a pasear por Las Ramblas, y de ahí, cruzar al Raval para transitar por el barrio de Tallers y la zona que rodea a la Plaza de los Ángeles.

Libro de recorridos antes que guía turística

Cabe distinguir que estas no son guías turísticas. Más bien son libros de recorridos. Cualquier turista se sentirá agobiado por la catarata de datos que despliega Dalmases. Lamentablemente el viajero ocasional no tiene tiempo para profundizar en cada edificio emblemático, plaqueta conmemorativa, cerámica de homenaje y detalle que se encuentra en las calles de la Ciudad Vieja.

[Para leer más: Cinco libros para ver otra cara de Barcelona]

Estos libros están pensados para el residente de la ciudad que transitó una y mil veces por estas arterias de trazados caprichosos, y le mueve la curiosidad por saber la historia y actualidad de tantas construcciones centenarias (o milenarias).

Horas para dejar explorar una calle

Uno se puede pasar un buen par de horas y no haber transitado más que unos cientos de metros. Claro, también se puede cambiar el recorrido a voluntad, que los edificios históricos y las casas antiguas seguirán en el mismo lugar (si no se contagian alguna fiebre especulativa).

PUENTE DEL OBISPO GÓTICO MODERNO
¿Por qué el Barrio Gótico es un invento del siglo XX? Estos libros aportan algunas pistas.

Dalmases describe con detalles qué es lo que uno ve, pero también relata la historia que se esconde en cada sitio, que puede ser un edificio desaparecido, una plaza donde antes había un huerto, o una avenida (como Layetana) que barrió con cientos de construcciones.

Historias y anécdotas

Muchas veces puede ser una descripción histórica, pero en otras deja el rigor académico y aporta interesantes anécdotas para captar otro relato de estos barrios.

Más que dirigido al turista, estos recorridos están pensados para el barcelonés que descubre secretos de la ciudad que no se imaginaba

En varias ocasiones el autor se toma el trabajo de transcribir, palabra por palabra, los textos de numerosas placas e inscripciones, muchas diluidas por el paso de la historia y de lectura difícil.

Una breve introducción histórica ayuda al lector a ponerse en situación de lo que va a descubrir lentamente, y el resto es dejarse llevar. La aportación de fotografías, algunas del autor y otras de archivos, ayudan a una mejor comprensión de lo que se tiene frente a los ojos.

Uno de los pocos puntos que cabría mejorar es la presentación de los mapas. Aunque las flechas precisan la dirección del recorrido sugerido, no vendría mal una señalización con números para ubicar rápidamente al edificio que se está viendo.

Pero es un detalle en unas obras de consulta que todas aquellas personas apasionadas por la historia de Barcelona deberían tener en cuenta para tener una visión más rica de su ciudad.