La tecnología que viene: los ocho esenciales

El sector hotelero afronta una revolución tecnológica gracias a la inteligencia artificial.

La tecnología que viene: los ocho esenciales

Inteligencia artificial, realidad aumentada, blockchain, drones, internet de las cosas, robots, realidad virtual e impresión en 3D transformarán la industria

Equipo Cerodosbé

Madrid

17/07/2018 - 17:57h

En los próximos tres años, ocho tecnologías cambiarán la industria en el mundo: inteligencia artificial, realidad aumentada, blockchain, drones, internet de las cosas, robots, realidad virtual e impresión en 3D.

Con la innovación y la digitalización como grandes asignaturas pendientes, el turismo se debate entre asumir la siguiente tendencia tecnológica o esperar una auténtica disrupción. La consultora PwC ha elaborado un informe en el que recoge las tecnologías –denominadas “las ocho esenciales”- que todas las compañías deben considerar.

Inteligencia Artificial 

La inteligencia artificial ya se emplea en el sector turístico, por ejemplo en las plataformas de las agencias de viajes online, que incluyen chats con operadores virtuales sin necesidad de la intervención de asistentes humanos. Combinada con la analítica avanzada de datos, esta tecnología permitirá la creación y la recomendación automática de paquetes turísticos totalmente personalizados.

En el caso de los hoteles, la inteligencia artificial tiene numerosas aplicaciones, desde la personalización de la habitación de forma automática según los gustos del cliente, hasta las campañas de fidelización o la venta cruzada de productos anticipándose a las necesidades del cliente, pasando por el asistente virtual en la habitación que, como Alexa u otros, permite recibir información del hotel, contactar con recepción, realizar pedidos o poner música.

Desde la personalización de la habitación de hotel, hasta las campañas de fidelización, la venta cruzada de productos o el asistente virtual, las posibilidades de la inteligencia artificial son infinitas para el turismo

Gracias a esta tecnología las empresas turísticas pueden gestionar un gigantesco volumen de información de redes sociales, fotografías, videos, chats y correos electrónicos para conocer con más exactitud las preferencias de sus clientes.

Realidad aumentada y realidad virtual

La realidad aumentada consiste en añadir información o imágenes al mundo físico a través de una superposición de gráficos y/o audios para mejorar la experiencia del usuario para una tarea o producto. Se diferencia de la realidad virtual en que esta última está diseñada para recrear la realidad por medio de un dispositivo dentro de una experiencia confinada.

En ambos casos, su potencial pasa por ofrecer al viajero experiencias diferentes e inmersivas con alto potencial emocional. Así, podemos ya ponernos gafas de realidad virtual para interaccionar con el hotel, la agencia de viajes, la aerolínea o el destino, y ver en 360º cómo será nuestro próximo viaje.

Las aplicaciones de realidad virtual serán claves tecnológicas en el futuro del turismo
Realidad aumentada y realidad virtual permiten ofrecer experiencias inmersivas a los viajeros.

Blockchain

Para muchos, la cuarta revolución industrial, blockchain es una base de datos distribuida que utiliza algoritmos de software para registrar y confirmar transacciones con fiabilidad y anonimato. El registro de eventos se comparte entre muchas partes y la información, una vez registrada, no se puede alterar, ya que la cadena descendente refuerza las transacciones ascendentes.

En su aplicación al turismo, el blockchain aportará más transparencia y seguridad para el usuario. Entre sus usos prácticos destaca la posibilidad de crear una identificación única de los viajeros, más sencilla y segura, un seguimiento de equipajes mejorado, unos programas de fidelización más intuitivos y unos métodos de pago simplificados entre agencias de viajes y compañías aéreas.

Drones

Los drones, dispositivos y vehículos no tripulados que se desplazan de forma autónoma o bien son controlados remotamente, tienen ya una notable penetración en el negocio turístico, desarrollados por el abaratamiento de los dispositivos y fundamentalmente empleados en la promoción turística (fotografías y vídeos).

Sin embargo, tienen otras posibilidades que van desde labores de vigilancia y auxilio en las playas, como transporte de objetos para el servicio de habitaciones o como ayudantes para inspeccionar aviones en menos tiempo.

El dron para la inspección de aeronaves de Airbus. Fotografía: Airbus.
Los drones ya se usan para la inspección de aeronaves en Airbus. 

Internet de las cosas 

Una de las tecnologías que ya se usa en el sector turístico, por ejemplo en los hoteles, donde gracias a la incorporación de sensores conectados a internet dentro de objetos físicos cotidianos se puede obtener una gestión más eficiente y sostenible de los recursos naturales.

El desarrollo del internet de las cosas supone un enorme avance en cuanto al diálogo entre usuarios y objetos, con una interacción de datos nunca vista. La información de cada usuario, en tiempo real, ayudará a las compañías a ajustar sus servicios y ganar en eficacia, a la vez de reducir costes.

Robots

Las posibilidades de los robots se han explorado principalmente por el sector hotelero y de restauración, donde se estima que alrededor del 66% de los puestos de trabajo podrían ser automatizables antes del año 2055, según un estudio de la empresa McKingsey Global Institute.

Tareas como el servicio de habitaciones, la atención de reservas o la preparación de cócteles las podrían realizar humanoides. En Japón, de hecho, ya existen robots recepcionistas en los hoteles, tendencia que podría llegar a España en la próxima década, según los expertos.

Impresión en 3D

Desde los conocidos amenities de los hoteles, tales como peines, cepillos o toallitas, hasta elementos de maquinaria, como una pieza estropeada de la caldera, la impresión en 3D está llamada a convertirse en la una de las grandes aliadas de la hotelería.

Una impresora 3D Makerbor Replicator. Foto: Creative Tools/CC
​La impresora 3D tiene innumerables usos para los hoteles.

Estas ocho tecnologías ya están redefiniendo la práctica totalidad de las interacciones de las empresas con sus clientes, desde ventas y marketing hasta facturación y atención postventa, y pueden mejorar la eficiencia de las empresas y proporcionar una ventaja competitiva.