Los contenedores marítimos conquistan el corazón de los arquitectos

Joshua Tree Residence. Foto Container Atlas, Gelstaten.

Los contenedores marítimos conquistan el corazón de los arquitectos

Baratos y prácticos, los contenedores se usan para toda clase de proyectos. Bodegas, restaurantes, casas, escuelas... Un libro recopila los más originales

Mar Nuevo

Madrid

03/04/2020 - 12:09h

Modulares, asequibles y prácticamente indestructibles, hace años que los arquitectos se rindieron a las posibilidades de los contenedores marítimos para la construcción. Ahora un libro, Container Atlas, recopila los más fascinantes proyectos, desde oficinas a viviendas pasando por mercados, bodegas, restaurantes y hasta escuelas.

La arquitectura de contenedores no es exactamente nueva: aspectos como la necesidad de reducir costes o la sensibilidad hacia el reciclaje impulsaron una corriente que, sin embargo, se había centrado en la construcción de estructuras temporales, como pabellones, galerías o tiendas pop-up, casi siempre con un sentido efímero.

[Para leer más: Explora ocho maravillas de la arquitectura sin dar un paso]

De efímera a permanente

Estos incipientes proyectos fueron recopilados en un libro, Container Atlas, publicado en 2010 por Gestalten y que buceaba en los nuevos estándares de funcionalidad y estética que se abrían de la mano de los contenedores marítimos como materiales constructivos.

Atlas Container. Foto Gestalten

Pachacuted House. Foto: TRS Studio, Atlas Container | Gestalten.

Diez años después, la misma editorial lanza una nueva obra que certifica la vigencia de esta corriente y muestra, a través de 304 páginas, las novedosas fórmulas que han adoptado los contenedores en la última década.

El arquitecto y profesor Han Slawik dirige una edición que presenta los proyectos más innovadores a través de grandes fotografías, diagramas y textos, y que supone un fascinante viaje.

Infinitas posibilidades

Entre los ejemplos, precisamente el que ilustra la portada del atlas, Joshua Tree Residence, la casa-contenedor ideada por Whitaker Studio en pleno desierto californiano de Mojave. Inspirada en el crecimiento de los cristales en un laboratorio, la residencia toma forma a través de 19 contenedores blancos que forman una estructura dramática pero con la vista puesta en la funcionalidad. Así, la cocina está orientada de modo que reciba el sol por la mañana mientras que los dormitorios y baños miran a una pendiente rocosa.

ContainerAtlas. Foto Gestalten2020        

¿Quién dijo que la comida rápida no podía ser buena? Contradice esta tesis el foodtruck realizado por Jon Darsky para la Pizzeria Del Popolo de San Francisco, que colocó un contenedor de carga transatlántica sobre un camión y lo equipó con un horno de leña hecho artesanalmente en Italia.

Aquí los chefs preparan pizzas al más puro estilo napolitano que sirven a través de lo que fuera una de las paredes del contenedor, hoy sustituida por ventanales con un frente de casi 9 metros lo que permite ver cómo se cocina mientras deambula por las calles de San Francisco (aunque se suele encontrar en el barrio de Hayes Valley).

Pizzeria del popolo. Foto Jon Darsky, Container Atlas, Gestalten.

Pizzeria del Popolo. Foto: Jon Darsky, Container Atlas | Gestalten.

Tiendas, bodegas y salas de catas

En el estado australiano de Tasmania y a pesar de su nombre, Devil’s Corner Cellar Door, los arquitectos de Cumulus Studio crearon un acogedor espacio que sirve de originalísima recepción y sala de catas para una bodega en Apslawn.

A aproximadamente dos horas de Hobart, la capital del estado, encontramos esta estructura de contenedores de color gris antracita revestidos de madera que sirve de área de degustación de pinor noirs regionales y una plataforma de observación que ofrece magníficas vistas de los viñedos y la cordillera de Hazards.

Devil`s Corner. Foto Container Atlas Gestalten.

Devil`s Corner. Foto: Cumulus Studio, Container Atlas | Gestalten.

Y de Australia a Austria para conocer otro proyecto relacionado con el vino. En este caso para Vinofaktur, una compañía dedicada a la distribución de bebidas.

Ubicada en Estiria, al suroeste del país, la empresa apostó por un inusal espacio de exposición y venta donde mostrar de forma totalmente original sus productos. Se decantaron por la arquitectura de contenedores y por el estudio BMW Architekten, que construyó una estructura de 60 m de lago y 12 de alto (como un gigantesco marco) en la que alojaron 14 contenedores a modo de botellero.

La idea pasa por mostrar en lugar de ocultar y a la vez tener sitio para almacenar mercancías y, por supuesto, crear un hito estético. Cada contenedor representa a una categoría de producto -vino, aguardiente, aceite o carne- y uno de ellos contiene una taberna de vinos. La idea de la estructura es permitir la reorganización y así ofrecer nuevas experiencias a los visitantes (además de evolucionar según las necesidades de la compañía).

Vinofaktur. Foto Container Atlas Gestalten.

Vinofaktur. Foto: BMW Architekten, Container Atlas | Gestalten.

De escuelas a viviendas

En un barrio típico de Brooklyn, en Nueva York, el estudio Lot-Ek construyó el nada típico edificio de viviendas. Carroll House sale disparado del suelo en diagonal con una estructura basada en 21 contenedores apilados y cortados que dan lugar a 232 m2 de espacio habitable en cuatro alturas que cuenta, incluso con terrazas protegidas de la vista por estratégicos cortes de las paredes de los contenedores.

Grandes puertas correderas de cristal generan un efecto de continuidad entre exteriores e interiores mientras que una rampa delantera ofrece acceso al garaje privado, donde también hay una bodega.

Caroll House. Foto: LOT EK, Container Atlas | Gestalten.

Caroll House. Foto: LOT EK, Container Atlas | Gestalten.

En Sabah, al norte de la isla de Borneo (Malasia), se construyó una escuela para niños indonesios hijos de trabajadores de las plantaciones de palma. Etania Green School fue diseñada por la organización sin ánimo de lucro Billionbricks, es la primera de hasta 30 construcciones para facilitar el acceso a la educación de estos niños.

Esta tiene capacidad para 350 escolares de 5 a 13 años, con cuatro aulas, una sala de profesores y una biblioteca dispuestas en estructuras de maderas que se apoyan en cinco contenedores que elevan el edificio para garantizar la seguridad frente a inundaciones.

Etania Green School. Foto Billionbricks, Container Atlas Gestalten.

Etania Green School. Foto: Billionbricks, Container Atlas  Gestalten.