Los siete mejores barrios para ir de tapas en España

Sean pinchos o tapas, no hay persona que se resista a este patrimonio de la cocina española. Foto Marcus Hansson

Los siete mejores barrios para ir de tapas en España

Desde Barcelona a Sevilla, y desde San Sebastián a Valencia, recorremos la geografía española para descubrir las zonas donde se sirven las mejores tapas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

15/02/2020 - 16:00h

Quien piensa en la cocina española piensa en tapas. Esta huella de la identidad gastronómica existe en anónimos bares de pueblo hasta en sofisticados restaurantes de grandes metrópolis.

En algunos casos se aporta gratis junto a la bebida, y son de dimensiones tan grandes que ni hace falta cenar al cabo de degustar un par. En otros, pueden ser tan caras como un plato, pero su elaboración es tan compleja que merece situarse en un capítulo aparte.

Presentamos las principales zonas para ir de tapas por algunas ciudades del país.

Madrid

El barrio de La Latina, con sus callejuelas de trazado medieval, es uno de los más castizos de la capital, y como corresponde a su tradición, alberga a algunas de las tabernas más históricas.

[Para leer más: La tapa: un clásico que se viste de modernidad]

A lo largo de las calles Cava Baja, Cava Alta o Humilladeros se pueden probar las delicias de Taberna La Concha, Pintxoteca Madrileña, Casa Lucas, Taberna Tempranillo, Erre que Erre, Pez Tortilla, Juana La Loca, Tximiri o La Musa Latina; algunos de ellos representantes de sofisticadas tapas de autor y otros de preparaciones más tradicionales.

Mancha de Casa Lucas Madrid

Mancha, una de las tapas de Casa Lucas de Madrid

Entre los platillos más recomendados están las patatas bravas, la tortilla de patatas, las olivas, el queso curado y la casquería.

Barcelona

En los últimos años la calle Blai, en Poble Sec, se llenó de un bar de tapas al lado del otro, que fue replicado con una propuesta más elegante en los locales trendy del otro lado de Paral·lel, en Sant Antoni.

El Paseo de Sant Joan emergió como una propuesta gastronómica de tapas alternativa a Sant Antoni y Poble Sec

Pero para salir de la corriente hay que ir al Paseo Sant Joan, que desde que fue rediseñado hace un par de años congregó a un buen número de bares especializados en elaboradas tapas.

Teoric Taverna Barcelona

Las sofisticadas tapas de Teòric Taverna de Barcelona

Entre los sitios recomendados se encuentran Chicha Limoná, El Viti Taberna, La Foga, Mas Q Menos, Teòric Taverna Gastronòmica o Vivant.

Allí están las tradicionales ensaladillas o las bombas (patatas rebozadas rellenas de carne), o las más elaboradas croquetas de melón con jamón ibérico, el bacalao dorado o las conservas de Portugal.

San Sebastián

Las tapas en San Sebastián son reemplazadas por los pintxos, y sus templos se encuentran en la Parte Vieja, sobre todo en las calles Fermín Calbeltón, Pescadería y 31 de Agosto.

[Para leer más: Dónde comer los mejores pintxos de San Sebastián]

Los locales, uno al lado del otro, compiten con una propuesta de calidad que es difícil decidirse. Pero no se pueden dejar de lado a Casa Gandarias con su tartaleta de setas con jamón y gambas, A Fuego Negro con sus calamares frescos rebozados al instante, el Bar Martínez con sus nueve metros de barra donde brilla el atún encebollado con puré de marmitako, el clásico Tamboril con el pintxo de champiñones y Txepetxa, el sitio obligado para probar las gildas (aceituna, guindilla y anchoa).

Si la felicidad puede traducirse en una ruta, sería una de pintxos.

Los pintxos de San Sebastián son un clásico de su gastronomía.

La Viña, La Cepa, Dakara Bi, Bartolo, Zumeltzegi y Haizea son otros lugares para visitar en lo que se considera la capital mundial del pintxo.

Valencia

Ruzafa, el barrio de moda de Valencia, concentra su oferta de tapas en las calles Cádiz, Ciscar y Burriana.

Allí lo que manda son las tapas de mar, como la sepia a la plancha, los boquerones en vinagre, las croquetas de bacalao, las tellinas, las clochinas y los salazones de pescado. Y por supuesto, las porciones de arroz para homenajear a la paella.

San valero

Delicias y tapas en el Mercado de San Valero. Foto: Visita Valencia

En Ruzafa los locales de tapas se especializan en sabores que homenajean a la paella y a la cocina marinera

Para probarlas, hay que poner rumbo al Mercado de San Valero, La Taberna, El Rojo, Sabors, Mare Meua, La Consentida, La Anjana y La Oficina.

León

Esta ciudad, que fue Capital Gastronómica de España hace dos años, presume de tener la mayor cantidad de bares por habitante del país.

Si es así, su centro de gravedad es el barrio Húmedo, donde la tapa llega como complemento de la bebida, y de unos tamaños que sorprenden.

[Para leer más: Qué tiene León para ser la capital española de la gastronomía]

Ajoarriero de bacalao sobre colchón de patata en bocadillo

Ajoarriero de bacalao, tapa del bar La Alpargata.

Alrededor de la Catedral y de la gaudiniana Casa Botines se concentran varios locales. Por ejemplo, en la Plaza San Martín están los clásicos Miche y sus calamares con gabardina, La Bicha y su tapa de morcilla, el Latino y sus calamares; el Flechazo con las patatas con pimentón, en la calle Platerías; La Alpargata (en la calle Carnicerías) con sus orejas y los cojonudos (huevos de codorniz a la plancha) y El Garbanzo Negro (en la cuesta de los Castañones) con sus tigres.

Logroño

En una sola calle, la del Laurel, hay 60 bares y restaurantes que presentan lo mejor de la propuesta gastronómica de La Rioja, casi uno cada dos metros. Y eso sin contar los locales que se encuentran en las cercanas calles Albornoz, San Agustín y Travesía de Laurel.

A lo largo de la calle Laurel hay 60 bares con una inabarcable selección de tapas riojanas

Allí se pueden degustar productos típicos como espárragos, borrajas, patatas a la riojana o chuletillas al sarmiento, siempre acompañados por el famoso vino de la región.

la rioja Foto Azcona eu

Tapas y pinchos en la calle Laurel, de Logroño. Foto Azcona.eu

Si es por seleccionar algunos locales, hay que señalar al Bar Soriano, el Bar Jubera, el Entre Tapas, el Riviera, el Jamonero Pata Negra y La Tavina.

Sevilla

Quien llega a Sevilla debe honrar la tradición andaluza de las tapas como el gazpacho y las “papas aliñás” (clásicos del verano), el pescaíto frito, los huevos a la flamenca, el rabo de toro, la carrillada de cerdo ibérico), la “pringá” y el pescado en adobo.

Tosta de Sardinillas en la Antigua Abacería de San Lorenzo

Tosta de Sardinillas en la Antigua Abacería de San Lorenzo

[Para leer más: Cómo triunfar en Sevilla con el mejor pescaíto frito]

Los locales que recomiendan los sevillanos por la zona de La Encarnación son La Trastienda, La Estrella y El Rinconcillo de Santa Catalina; la Antigua Abacería de San Lorenzo en la Alameda, La Azotea con su propuesta más sofisticada, Ovejas Negras y sus innovadoras presentaciones, Cañabota, La Fábrica de Besana y Eslava, a mitad de camino entre la tradición y la modernidad.