Louis Vuitton tiene los libros de viaje más bonitos del mundo

Los Ángeles en los dibujos de Mariscal. Imagen: Louis Vuitton.

Louis Vuitton tiene los libros de viaje más bonitos del mundo

A medio camino entre guías y diarios ilustrados, los Travel Books de la maison francesa invitan a recorrer el mundo de la mano de todo tipo de artistas

Mar Nuevo

Madrid

06/02/2020 - 18:09h

Si eres de los que se desplaza de la mano de los clásicos Monogram o Damier sabrás que Louis Vuitton es un fiel compañero para esto que llamamos viajar. Pero además de estilosos bolsos y maletas, la maison francesa cuenta con una exquisita colección de libros de viaje que supone la más tentadora invitación a explorar el mundo, ya sea real o virtualmente.

En sus páginas desfilan ilustraciones de conocidos artistas y jóvenes promesas que incluyen a Javier Mariscal, el estudio Icinori, Floc’h o Liu Xiaodong que explican la historia de las ciudades y países que han visitado y con los que no estaban previamente familiarizado, lo que nos regala impagables momentos de sorpresa y novedad.

Para elaborar los diarios, los artistas se enfrentan a lugares totalmente desconocidos o los redescubren con bajo un nuevo prisma

La arquitectura, la luz, la vida diaria o el carácter de la gente queda también representado en estas obras que cuentan con dos ingredientes imprescindibles: el estímulo intelectual y los momentos conmovedores. En cada uno, y a través del estilo propio de los artistas, se exploran además los horizontes estéticos del arte.

Colección Travel Books de Louis Vuitton

Colección Travel Books de Louis Vuitton.

[Para leer más: Louis Vuitton recupera el esplendor de la belle époque en París]

Travel Books

Herederos de de la colección ‘Carnets de Voyage’, que durante casi veinte años capturó las aventuras urbanas de ilustradores y artistas de la acuarela, Vuitton lanzó su colección de Travel Books en 2013 con cuatro títulos y artistas. París de la mano del congoleño Chéri Samba; la Isla de Pascua con Daniel Arsham; Nueva York con Jean-Philippe Delhomme; y Londres con el japonés Natsko Seki.

Hoy la colección alcanza más de 100 títulos (incluyendo las City Guides), y a los libros ilustrados (con un precio medio de 45 euros por ejemplar) se han sumado las ediciones especiales “del artista”, series numeradas de 30 únicas copias firmadas por los ilustradores y que incluyen serigrafías o litografías originales.

Los Ángeles de Mariscal

Los Ángeles, Seúl, Cuba, Praga, Roma y la Ruta 66 son los últimos libros editados.

El estilo vanguardista, desenfrenado y protéico de Javier Mariscal nos lleva al primero de ellos. Fascinado con las letras y las tipografías, su cuaderno de L.A. es una combinación de dibujos completamente libre en la que mezcla apuntes a tinta china, acuarelas, lápices. ¿El resultado? Cientos de dibujos de paisajes, personas, rótulos y vallas publicitarias a través de los que deja ver su visión personal de la ciudad.

 

Las dos cabezas y cuatro manos que integran el estudio de diseñadores, artistas plásticos y editores Icinori -en realidad, la francesa-española-japonesa Mayumi Otero y al francés Raphaël Urwiller, dos graduados de la École Supérieure des Arts Décoratifs de Strasbourg- dan vida a una original Seúl en un trabajo que presta una impresionante atención a los detalles y que muestra el tipo de meticulosidad que caracteriza a los artistas más apasionados.

[Para leer más: Montevideo tras las huellas de Mario Benedetti]

De Cuba a la Ruta 66

El artista chino Li Kunwu fue el escogido por la compañía para viajar a Cuba, un itinerario que plasma desde el asombro de la semejanza de los países cubanos con los de su Yunnan natal. La pasión que conoció lo siguió hasta su estudio, donde creó más de 300 dibujos, pinturas con tinta, retratos y paisajes. La diversidad de estilos y técnicas refleja la intensidad de emociones que sintió en Cuba. Justo la esencia de lo que Vuitton busca con estas guías personalísimas.

En otros trabajos se buscan conexiones sentimentales previas. Es el caso del artista y escritor ruso Pavel Pepperstein y Praga. Llegó a la ciudad a los 14 años y quedó, según afirma, “impactado inmediatamente por la belleza y el misterio de esta ciudad increíble” por aquel entonces, hay que decirlo, mucho menos sofisticada y aún menos turística.

Praga, de Pavel Pepperstein. Foto Louis Vuitton

Praga, de Pavel Pepperstein. Foto: Louis Vuitton.

“Jamás he vuelto a sentir la fuerza de esa clase de presencia, y nunca he experimentado con tanta intensidad la esencia de Europa en ninguna otra parte”, afirmaría. En su cuaderno descubrimos su entusiasmo ante el ambiente popular en torno a la Catedral de San Vito pero también por las fábricas semiabandonadas al final de las líneas del tranvía.

El ilustrador estadounidense Miles Hyman es, por su parte, el encargado de tratar de atrapar el alma de Roma. “Roma inspira todo salvo indiferencia: con su luz, ante todo, pero también su colorido especial, que produce en mí una suerte de encantamiento progresivo”. Bajo su mirada, la ciudad es como una mujer cuya imagen esquiva y misteriosa se observa en una esquina, a la sombra de una terraza o en un balcón y que, apenas se desvía un instante la mirada, se ha ido.

Enérgica y dinámica, Hyman presenta una ciudad que sale al encuentro de quien la busca y le ofrece su belleza. Sus habitantes prevalecen sobre sus monumentos y es que, como él mismo manifestó, el libro de viaje de Roma “se podría haber llamado el Libro de viaje de los romanos”. El elemento humano de la ciudad, ese sorprendente contraste entre su vida efímera y eterna, es la “clave” de Roma.

Para abordar la mítica Ruta 66, nadie como otro estadounidense, en este caso Thomas Ott, un fanático del cine alimentado de cómics y novelas. Para realizar su cuaderno recorrió 4.500 km desde Chicago hasta Santa Mónica en tres semanas.

Una de las obras en Cuba, de Li Kunwu. Foto Louis Vuitton.

Una de las obras en Cuba, de Li Kunwu. Foto: Louis Vuitton.

El resultado son ilustraciones de una América perdida, de pueblos fantasma y paisajes congelados en el pasado. A partir de fotografías, Ott creó clacos que plasmó mediante la técnica del esgrafiado y perforó la cartulina negra para hacer aparecer el blanco.

Cada uno de los dibujos es un crisol metafísico que cuestiona el significado de la Ruta 66, una metáfora de toda una vida.

Edimburgo de la mano del dibujante de historietas Floc’h, Hawái junto al artista y animador croata Esad Ribic, México con el artista y dibujante de cómics francés Nicolás de Crécy o y Sudáfrica con el pintor chino Liu Xiaodong son otros de los bellísimos viajes que podemos emprender junto a Vuitton.