Marcas de lujo y graffitis: la alianza que invade los muros del mundo

Anuncio de Gucci realizado con maestros del aerosol y los graffitis.

Marcas de lujo y graffitis: la alianza que invade los muros del mundo

Marcas como Zippo, Gucci o Fendi recurren a artistas urbanos para crear gigantescos anuncios publicitarios en todo el mundo

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

23/07/2019 - 18:00h

De ser un tipo de expresión artística al margen de la ley a ser contratado por los grandes emporios del lujo. Sin duda que el arte urbano ha recorrido un largo camino, pero el salto a la publicidad más exclusiva no estaba ni en los planes de los maestros del espray ni en los gerentes de marketing.

Pero así está sucediendo: desde Londres a Los Ángeles, y desde México a San Pablo hay murales pintados por artistas urbanos con publicidades de marcas como Fendi (perteneciente al grupo Louis Vuitton Moët Hennessy), Gucci, Swatch o Zippo, informa Bloomberg.

Un ejemplo se puede encontrar en Shoreditch, una zona del barrio londinense de Hoxton que está evolucionado como meca de los amantes de las tendencias.

ben eine
Gigantesco mural de Ben Eine para Zippo. Foto: Global Street Art Agency. 

Entre los muros de ladrillos oscuros, habituales lienzos de los graffitis, se ven los logos de la casa de zapatos Christian Louboutin y de los relojes Swatch elaborados con esprays.

Gucci apuesta por el mural

Gucci llenó grandes paredes de edificios con campañas de murales, así como su grupo propietario Kering (dueño de marcas como Saint Laurent, Ulysse Nardin o Boucheron) contrató a artistas urbanos para la promoción de valores como la igualdad de género.

[Para leer más: Seis barrios para descubrir el arte urbano del mundo]

Estas gigantescas muestras de arte se pueden ver en las fachadas laterales de construcciones de la Ciudad de México, Hong Kong, Taipei, Shanghái y Milán, entre otra ciudades.

 

 

El salto al mercado de lujo

Que las marcas de zapatillas o ropa urbana usen a artistas del aerosol para sus campañas no es novedad, pero es la primera vez que se ven a las firmas de lujo requerir sus servicios.

Las marcas de lujo saben que un anuncio pintado a mano con esprays tiene más impacto en las redes sociales que una publicidad corriente

La clave está en su impacto público, y sobre todo, a través de las redes sociales. Hace una década las agencias de publicidad estaban obsesionadas con ganar audiencias a través de los canales digitales. Esta apuesta por el arte urbano sería como un regreso a los orígenes, la de los mensajes pintados en una pared, pero en clave 2.0.

Louboutin,+GEAW  29
Anuncio de la marca de zapatos Louboutin en Londres. Foto: Global Street Art Agency.

Diferenciarse de la competencia

“Nuestros clientes siempre van a buscar algo nuevo para diferenciare de la competencia. Eso es lo que estamos viendo con los murales y los grafitis”, dijo Louise Stubbings, directora creativa de la agencia publicitaria Clear Channel U.K.

[Para leer más: El arte urbano invade las paredes de los hoteles]

Un anuncio colocado en una parada de autobuses se puede medir por las miles de personas y vehículos que pasan por allí cada día. Pero las campañas que recurren al arte urbano se pueden cuantificar por su impacto en las redes sociales.

Swatch+Mural+ +Ebor+Street 3
Anuncio de Swatch en el barrio de Shoreditch. Foto: Global Street Art Agency.  

Impacto en redes

Por ejemplo, el mural de 17.500 metros cuadrados sobre un techo en Londres que Zippo patrocinó con el Ben Eine y la firma Global Street Art Agency logró 11,5 millones de visualizaciones en diversas plataformas.

Y eso que la obra, de una superficie equivalente a 67 campos de tenis, sólo se podía ver desde el aire.

Otra campaña entre la casa de moda italiana Fendi y la citada Global Street Art Agency logró más de cuatro millones de visualizaciones en Youtube.

 


Campaña de Fendi con artistas urbanos

Más atención por parte de los potenciales clientes

“Cuando hay un anuncio en la calle, nadie se detiene a sacarle una foto. Pero si está pintado a mano la gente pone atención, no solo a la obra en sí, sino a su proceso de creación. Hay un espectáculo por detrás. Y cuando alguien lo fotografía adquiere una nueva vida”, describe David Speed, director del colectivo de arte urbano Graffiti Life.

“Hay un espectáculo por detrás” de la creación de una obra de arte urbano, indica el director de una agencia

No todos los graffiteros están de acuerdo con este salto al mercado del lujo, donde algunos artistas respetados prefieren que se conozca a este vertiente como “anuncios pintados a mano”.

“El espíritu de lo que pintan está muy lejos de lo que representa el arte urbano. Tiene más que ver con los anuncios de gran formato, aunque se usen la técnicas y habilidades del espray”, considera Lee Bofkin, director ejecutivo de Global Street Art Agency.