Mario Botta: la espiritualidad en la nueva arquitectura

Un rotundo dodecaedro encierra la Granatkapelle en Zillertal (Suiza). Foto Mario Krupik.

Mario Botta: la espiritualidad en la nueva arquitectura

En sus 50 años de carrera, el arquitecto suizo ha firmado 22 edificios religiosos que ahora protagonizan una exposición en Viena

Mar Nuevo

Madrid

26/03/2019 - 19:02h

Arquitecto de museos, bibliotecas, escuelas, bancos o viviendas, el suizo Mario Botta está también detrás de la construcción de importantes edificios de culto, que van de la famosa iglesia cilíndrica de San Juan Baustista en Mogno a la Concatedral del Santo Rostro en Turín, pasando por la Catedral de Evry, cerca de París.

De hecho, su obra mereció un premio Ratzinger de Teología en 2018 convirtiéndose en el primer arquitecto reconocido con uno de estos galardones.

Un estilo fuerte y geométrico que combina muros pesados de hormigón y ladrillo con estructuras livianas de acero y vidrio caracteriza a Mario Botta, que se declara influenciado por Le Corbusier, Louis Kahn o Carlo Scarpa

[Para leer más: Seis maravillas de la arquitectura que verán la luz en 2019]

Ahora su obra, que indaga en la dimensión espiritual de los espacios, protagoniza una muestra en el Centro de Exposiciones Ringturm de Viena, que recorre sus estudios, dibujos y fotografías para estudiar cómo Botta conceptualiza y diseña las experiencias religiosas a través de sus construcciones.

Iglesia San Juan Bautista. Foto Enrico Cano.
Iglesia San Juan Bautista. Foto Enrico Cano.

Arquitecto de la espiritualidad

Un estilo fuerte y geométrico que combina muros pesados de hormigón y ladrillo con estructuras livianas de acero y vidrio caracteriza a Botta, que se declara influenciado por Le Corbusier, Louis Kahn o Carlo Scarpa.

El contraste de materiales se sirve para generar sensaciones contradictorias: pesadez y ligereza, luz y sombras, opacidad y transparencias o sensaciones finitas e infinitas, que Botta utiliza para reflexionar sobre la propia espiritualidad.

En 50 años de carrera, Botta ha completado un total de 22 de estos edificios en sus 50 años de carrera que se diseminan por toda Europa, especialmente en iglesias en Austria, Francia, Italia y Suiza, pero también una sinagoga en Israel

Su primera obra de arquitectura religiosa fue la capilla del monasterio capuchino de Santa María Asunción en Ticino, Suiza, de 1966.

Catedral de Evry. Foto Pino Musi.
Catedral de Evry. Foto Pino Musi.

Desde entonces, ha completado un total de 22 de estos edificios en sus 50 años de carrera que se diseminan por toda Europa, especialmente en iglesias en Austria, Francia, Italia y Suiza, pero también una sinagoga en Israel.

[Para leer más: La batalla de la nueva arquitectura se libra en HafenCity]

Otros tres más están en construcción, incluyendo una mezquita en China, cerca de la frontera con Mongolia, una iglesia católica en Seúl y un centro ortodoxo en Ucrania.

Granatkapelle, Austria

Construida entre 2011 y 2013, se ubica en la cima de una montaña que mira al norte, con vistas al valle de Zillertal, la capilla toma su nombre del granito y presenta una rotunda forma de dodecaedro.

El zócalo de hormigón y acero da paso a una estructura de madera que recibe luz únicamente desde la superficie acristalada del techo, que origina diferentes efectos en las paredes en función de las horas del día.

Granatkapelle

Iglesia de Juan XXIII, Italia

Diez años de construcción, entre 1994 y 2004 culminaron en la iglesia dedicada al papa Juan XXIII en Seriate, al sur de Bérgamo. Se trata de un templo de espacio rectangular en su lado noroeste y un espacio alargado en el lado sur que sirve de residencia pastoral.

La iglesia, de planta cuadrada y aspecto de fortaleza, está revestida en piedra de Verona y su interior se ofrece con un solo volumen dibujado por los muros perimetrales sobre los que desciende una potente luz cenital que procede de cuatro grandes tragaluces en el techo. Dos ábsides completan el espacio del presbiterio, decorado por una escena de la crucifixión de Guiliano Vangi.

Iglesia Juan XXIII. Foto Enrico Cano.
Iglesia Juan XXIII (Bérgamo). Foto Enrico Cano.

Sinagoga Cymbalista, Israel

La sinagoga principal de la Universidad de Tel Aviv cumple además la función de centro cultural para la protección de la herencia judía y se ubica en la ciudad de Tel Aviv.

Diseñada en 1996, debe su nombre a los suizos Paulette y Norbert Cymbalista, que encargaron el diseño a Botta con la finalidad de crear un dual que sirviese para diálogo y oración

Dos estructuras emergen de un cuadrado que hace de base y sobre la que se elevan transformándose en dos grandes cilindros con tragaluces que canalizan la luz hacia las paredes interiores.

Realizado en ladrillo y revestido en mármol de Verona, su interior es de piedra arenisca dorada.

Sinagoga Cymbalistsa. Foto Pino Musi.
Sinagoga Cymbalistsa. Foto Pino Musi.

Iglesia de San Juan Bautista, Suiza

En la pequeña aldea suiza del valle de Maggia, Mogno, Botta reconstruyó entre 1992 y 1998 la iglesia destruida por una avalancha una década antes y dedicada a San Juan Bautista.

El innovador edificio, con capacidad para unas 15 personas, está realizado con capas alternas de mármol y no tiene ventanas. Su forma es la de un rectángulo inscrito en una elipse que se va convirtiendo en círculo hasta llegar a la altura de la cubierta, con techo oblicuo.

En el interior, la luz natural que entra a través del techo de cristal y su elocuente simplicidad buscan potenciar la espiritualidad.

Iglesia San Juan Bautista, Mario Botta. Foto Enrico Cano.
Iglesia de San Juan Bautista. Foto Enrico Cano.