No es un capricho: por qué los rascacielos tienen formas tan extrañas

Imagen del segundo edificio más alto del mundo, la Torre Shanghái. Fuente: PxHere

No es un capricho: por qué los rascacielos tienen formas tan extrañas

Las paredes retorcidas o los tejados puntiagudos de algunos rascacielos no son solo elementos estéticos, sino que garantizan la estabilidad del edificio

Business Insider España

Barcelona

15/06/2019 - 11:00h

Muchos de los elementos de diseño asociados a los rascacielos modernos, como las paredes retorcidas, las cúpulas puntiagudas o los agujeros aleatorios no tienen mucho que ver con la estética.

En su lugar, muchos elementos distintivos de los edificios modernos más altos están ahí para lidiar con un factor que la mayoría de la gente no tiene en cuenta: el viento.

Cuando el viento es fuerte, los rascacielos más altos pueden vibrar e incluso balancearse. "El movimiento de un lado a otro en las plantas más altas puede causar gran incomodidad a las personas que se encuentran dentro", cuentan Christophe Haubursin y Gina Barton en Vox.

En la Torre Willis de Chicago, la estructura es más fuerte porque cada tubo refuerza los demás

"Para lidiar con ello, los rascacielos modernos utilizan una serie de trucos arquitectónicos para confundir al viento. Detalles que podrían parecer elementos decorativos, como los laterales retorcidos, cúpulas puntiagudas o agujeros enormes, en realidad son técnicas para reducir el impacto del viento y están diseñados cuidadosamente para que los edificios sean estables".

Como la Torre Willis de Chicago, conocida coloquialmente como Sears Tower. El arquitecto Bruce Graham y el ingeniero de estructuras Fazlur Khan diseñaron el rascacielos de Windy City utilizando un sistema de tubos agrupados, lo que implica que la torre está hecha de un grupo de nueve tubos que están conectados para funcionar como una unidad completa, según el Centro de Arquitectura de Chicago.

[El desafío de Chicago con el primer rascacielos de madera]

La estructura es más fuerte porque cada tubo refuerza los demás. Y dada la variación de la altura de los tubos, la fuerza del viento se ve interrumpida. 

Como resultado, la torre, supuestamente, oscila tan sólo 15 centímetros cuando hay fuertes vientos. 

432 Park Avenue, NY
La solución a los problemas del 432 de Park Avenue: dejar la parte acristalada en las plantas que no estaban habitadas. Fuente: Wikimedia

En el segundo edificio residencial más alto de Nueva York, en el 432 de Park Avenue, las primeras pruebas revelaron que la estructura estaba experimentando un fenómeno llamado desprendimiento de vórtice, en el que el viento provoca que la estructura vibre, incluso con vientos relativamente suaves, según WSP, una firma consultora sobre infraestructura y transporte. 

Los ingenieros decidieron dejar la parte acristalada en las plantas mecánicas que no estaban habitadas, permitiendo que el viento pasara a través del edificio sin encontrarse con mucha resistencia, según informó WSP.

[Así sería Nueva York (si estas insólitas obras se hubieran construido)]

También añadieron otros elementos que parecían puramente pensando en el viento. En las fachadas este y oeste del número 111 de la calle West con la 57th, una torre residencial de lujo de 435,2 metros de altura en Nueva York, se colocaron paneles de terracotta y celosía de bronce para reducir la fuerza del viento.

Torre Shanghái

El diseño en espiral de la Torre Shanghái en China, de 631,8 metros de altura, el segundo edificio más alto del mundono es producto de la casualidad.

La forma en espiral de la torre permite aguantar vientos con la fuerza de un tifón y reduce la carga del viento un 24%, según Dezeen.

Muchos de los nuevos rascacielos, incluyendo el One57 neoyorkino y el 432 de Park Avenue, están equipados también con sistemas de amortiguación, que The New York Times asegura que funciona como un "amortiguador enorme" cuando hay fuertes vientos.

[Para leer más:Shanghái construye la ópera del futuro]

Izak Senbahar, desarrollador del 56 de Leonard, una torre de 250 metros de altura en Nueva York, dijo a The Times que la mayor parte de la gente no sentiría que el edificio oscila, a no ser que sean supersensibles.

 "Pero si estás construyendo apartamentos de lujotienes que pensar en la comodidad de cada comprador", apuntó Senbahar.

Noticia original de Business Insider. Autor: Katie Warren