Si no podemos viajar, recorramos las carreteras con estas 10 películas

Diarios de motocicleta, la película que retrata el viaje iniciático del Che Guevara.

Si no podemos viajar, recorramos las carreteras con estas 10 películas

Ya hemos hablado de series y libros, ahora es el momento de recomendar 10 films claves sobre la pasión de viajar, acumular experiencias y descubrir el mundo

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

23/03/2020 - 18:19h

Hay una categoría del cine llamada road-movie, o sea películas de carreteras, un género donde los paisajes o los medios de transporte son protagonistas centrales. Pueden ser viajes iniciáticos, o reveladores de la trama, donde la personalidad del protagonista cambia conforme transita los kilómetros y descubre nuevas experiencias.

Así como ya hemos hablado de series sobre viajes y libros que nos invitan a transitar por otras latitudes, aquí presentamos 10 películas clave para recorrer el mundo, aunque ahora tenga que hacerse desde la pantalla de la televisión.

1. Diarios de motocicleta

Dentro del subgénero de viajes iniciáticos destaca la historia real del recorrido del joven Ernesto Guevara Lynch y su amigo Alberto Granado por Sudamérica en una moto Norton 500.

La idea de llegar a Perú para trabajar en una colonia de leprosos va cambiando conforme recorren las venas abiertas del continente latinoamericano (gracias Eduardo Galeano), donde descubren las miserias, marginaciones y luchas de los pueblos nativos y otras comunidades.

[Para leer más: ¿Encerrado en casa? Demos la vuelta al mundo con 10 libros de viajes]

Transitando caminos imposibles, nadando por el Amazonas, fatigando distancias en el desierto de Atacama, las personalidades de los protagonistas se van transformando. En plena selva, Ernesto tiene claro que quiere cambiar de destino. En pocos años sería el Che Guevara.

2. Thelma y Louise

Algunos viajes abren una experiencia de vida y otros los cierran. A esta altura, no hay spoiler que resista el épico final de Thelma y Louise saltando al vacío en su sueño de libertad en Arizona.

Thelma y Louise, de Riddley Scott, es una de las road movies más destacadas de los años 90, como un viaje de fin de semana se convierte en una escapatoria por la libertad

Geena Davis y Susan Saradon crearon una de las duplas más célebres del cine de las últimas décadas, dos amigas que convierten un divertido viaje de fin de semana en una aventura a la que se agrega el vértigo y la desesperación mientras transitan por las carreteras de Arkansas, Oklahoma y el Gran Cañón de Arizona.

El viaje se complica con un hurto seguido por un robo, y un intento de violación que acaba en homicidio, para desembocar en una vorágine que lleva a la persecución y a la consigna de no rendirse jamás.

3. Vivir es fácil con los ojos cerrados

John Lennon estuvo una temporada en Almería en 1966 filmando una película antibélica, y un maestro de escuelas de Albacete obsesionado con The Beatles se entera que su ídolo se encuentra a algunos cientos de kilómetros.

No lo piensa dos veces y se embarca en un viaje por carreteras principales y secundarias en una España que busca quitarse los corsés culturales y sociales del franquismo.

En su viaje a cuatro marchas Antonio (Javier Cámara) conoce a una joven embarazada (Natalia de Molina) que huye de su pasado y a un adolescente (Francesc Colomer) que se fugó del autoritarismo de su hogar.

Los pueblos polvorientos de la meseta manchega, los paisajes que transcurren en cámara lenta, las sinuosas carreteras del levante valenciano son el marco de esta fábula sencilla, pero una de las road movies españolas más entrañables de los últimos años.

4. Hacia rutas salvajes

Sean Penn demuestra con esta película que además de ser un gran actor también es un director y guionista de primera clase. El renunciamiento del famoso senderista Christopher McCandless fue real: el joven dejó sus posesiones, donó sus ahorros y se lanzó a la aventura de conocer la cara más salvaje de Alaska, lo que no es poca cosa.

[Para leer más: Siete películas ideales para amantes de los viajes en tren]

A bordo de un viejo autobús recorre las solitarias rutas de este estado ártico, donde la supervivencia dependía de la buena puntería de su rifle y de seguir los consejos de un libro de botánica.

Pero la naturaleza puede ser cruel, y en el Parque Nacional de Delani, zona boscosa de gran belleza pero de condiciones durísimas, se ve obligado a pasar el invierno en su hogar rodante. Y para colmo llega el invierno.

5. La vida secreta de Walter Mitty

Ben Stiller es un anónimo editor fotográfico de Life al que la imaginación le lleva a transportarse a situaciones inverosímiles. Pero en ocasiones la realidad supera a la ficción y la responsabilidad de Walter Mitty, que debe campear la tormenta del ajuste laboral de su editorial, lo lleva a recorrer Groenlandia e Islandia, y luego Afganistán y los Himalayas para dar con el fotógrafo Sean O’Connell (Sean Penn).

En ‘La vida secreta de Walter Mitty’ Ben Stiller recorre los paisajes y pueblos de Groenlandia, Islandia, Afganistán y los Himalayas para encontrar a un fotógrafo

En su búsqueda del autor de la imagen que ilustraría el último número de la revista Mitty toma una copa en bizarros bares de Groenlandia, sobrevive a una caída en el Ártico, se salva por los pelos de una erupción volcánica y descubre a un leopardo de las nieves entre las montañas de Asia.

6. Historias mínimas

El director argentino Carlos Sorín tiene un gran mérito: es capaz de convertir a ciudadanos anónimos en actores revelación.

La provincia de Santa Cruz, al sur de la Patagonia, tiene una superficie equivalente a la mitad de la España peninsular, pero allí solo viven 320.000 personas. En sus carreteras infinitas, donde solo viven las torres petrolíferas, las ovejas y el viento, se pueden encontrar historias que atraen al espectador por su sencillez.

[Para leer más: Oscar 2020: la vuelta al mundo en siete películas]

Puede ser un anciano que se larga a caminar por la meseta a buscar un perro perdido, un viajante de comercio que busca seducir a una empleada y una humilde mujer que recorre media provincia para participar en un concurso de televisión.

Entre ellos, transcurren los kilómetros solitarios de los paisajes patagónicos, lejos del glamour de Bariloche y de Ushuaia o de la belleza natural de los glaciares.

7. Siete años en el Tíbet

El alpinista austríaco Heinrich Harrer (encarnado por Brad Pitt), miembro de una expedición de montañistas vinculados con el nazismo, es atrapado por los británicos en el Himalaya indio al estallar la Segunda Guerra.

Su escape le lleva hacia el Tíbet en condiciones casi imposibles, donde cada día era un reto de supervivencia. La experiencia de viaje por el techo del mundo va cambiando su personalidad, y sobre todo cuando conoce al Dalai Lama, en ese entonces un niño, con quien trenza una amistad.

Siete años en el Tíbet describe cómo el alpinista Heinrich Harrer cambia de personalidad conforme se empapa de la filosofía budista del Himalaya

Pero luego China invade al país montañoso, llega la represión y una nueva huida hacia su Austria natal, donde será hora de aplicar las enseñanzas filosóficas que aprendió en las alturas.

Detalle: la película de Jean-Jacques Annaud disfrazó a los paisajes andinos de Mendoza (Argentina) en el Himalaya, mientras que algunas calles se Santiago de Chile se transformaron en barrios de Londres y París.

8. Buscando mi destino

Una de las road movies más recordadas. Toda una generación soñó a fines de los ’60 con repetir el viaje de Peter Fonda y Dennis Hopper a bordo de grandes motocicletas, recorriendo cientos de kilómetros por el suroeste y el sur de EEUU en su camino a Nueva Orleáns.

Mientras suenan Jimmy Hendrix, The Byrds, Steppenwolf (con su famosa ‘Nacido para ser salvaje’) y The Band los dos jóvenes conocen la cara oculta de las carreteras norteamericanas, entre granjeros desconfiados, hippies, yonquis, abogados de poca monta (brillante Jack Nicholson) y personas sin nada que ganar ni perder.

La filmación fue un viaje tan controvertido como la película, donde abundaban las drogas y las pasiones oscilantes entre los miembros del elenco.

9. Up

¿Quién dijo que las películas de Pixar son para niños? Esta es seguramente la obra maestra de esta productora de animación, la historia de un anciano cascarrabias y algo sordo que cumple el deseo frustrado de conocer las selvas de Venezuela.

Amarra su casa a una nube de globos de helio y emprende el viaje soñado a lo desconocido, aunque un inoportuno boy scout le complicará un poco los planes.

[Para leer más: Viaje por la España de las películas de Pedro Almodóvar]

El viejo Carl Fredricksen no solo quería conocer las Cataratas del Paraíso, sino también seguir los pasos de su idolatrado explorador Charles Muntz, quien desapareció en la jungla venezolana.

El accidentado viaje de la casa voladora termina en un paisaje similar al de los Tepuyes, las elevadas mesetas selváticas de ese país sudamericano. Y sí, allí esta Muntz, pero las cosas han cambiado.

10. El libro verde

Un refinado pianista negro contrata a un rústico italoestadounidense para que sea su chófer y guardaespaldas. El músico tiene una gira por el sur profundo de Estados Unidos a principios de los años ’60, y el racismo amenazaba con ser un problema. Y efectivamente lo es.

En la oscarizada ‘El libro verde’ Mortensen y Ali recorren el sur profundo de EEUU a bordo de un elegante Cadillac DeVille

La química entre Viggo Mortensen y Mahershala Ali genera un duelo actoral que empieza en Manhattan y los lleva por largas carreteras al sur profundo, a través de Indiana, Carolina del Norte, Georgia, Memphis, Arkansas, Luisiana y Alabama.

Mientras queman kilómetros con el Cadillac DeVille, el pianista tiene que recurrir a los consejos del Libro verde del motorista negro, una guía con recomendaciones de hoteles ‘seguros’ para los viajeros negros; una radiografía del racismo que persistía en EEUU hace medio siglo.