¿Qué sabor debería tener una cerveza inspirada en Barcelona?

 La BaPA de Moritz se promociona como la primera 'cerveza colaborativa'. Fotos: Moritz.

¿Qué sabor debería tener una cerveza inspirada en Barcelona?

Moritz lanza una cerveza que sintetiza el gusto de los barceloneses por esta bebida. El resultado es un producto dorado, suave y de una amargura equilibrada

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

15/03/2019 - 14:02h

¿Cómo saber cuál sería la cerveza ideal para los barceloneses? No se trata de elegir una marca, sino conocer una síntesis de sus gustos. La forma más sencilla de saberlo (una encuesta) dio las pautas para que Moritz lanzara la Barcelona Pale Ale (BaPA), que se presenta como la ‘primera cerveza colaborativa’.

No es que esta bebida tenga alguna relación con Airbnb o Blablacar, sino que su elaboración surge de un sondeo realizado por la consultora Kantar entre 400 consumidores.

[Para leer más: Por qué los platos que maridan con cerveza son los más saludables]

Ellos respondieron que Barcelona les suena a cosmopolita. Pues bien, por ello este nuevo producto se elabora con lúpulo de cinco países (Sudáfrica, Japón, EEUU, Australia y Cataluña en nombre de España).

Buscando el sabor que sintetiza a Barcelona

¿Qué casi la mitad preferiría el color dorado? ¿El aroma afrutado es el favorito? ¿El 61% prefiere una amargura más equilibrada? En base a estas conclusiones los maestros cerveceros Albert Vilaplana y Germán Melgarejo elaboraron esta edición limitada, que estará a la venta en la fábrica-bar-restaurante de Moritz en Sant Antoni (Barcelona), en el Bar Velódromo y que debutará oficialmente en el Barcelona Beer Festival, el certamen de cervezas artesanales que se realiza durante este fin de semana.

 OMC9731
El maestro cervecero Albert Vilaplana en la presentación de la Moritz BaPA. 

La Moritz Barcelona BaPA se creó en base a una encuesta sobre los gustos de los barceloneses sobre la cerveza

Según precisó Vilaplana la compañía espera producir unos tres o cinco lotes de la Moritz BaPA, a razón de 1.800 litros cada uno. Esta edición podrá ser degustada hasta fines de junio, hasta que luego ceda el testigo a una nueva creación que surja del Moritz Beer Lab, el laboratorio de I+D+I de esta marca.

El producto se vende en botellas de 33 cl o de un litro, en un envase de vidrio con tapón que permite ser recargado.

El momento y lugar ideal

Más de la mitad de los encuestados dijeron que prefieren beber cerveza por la tarde, con amigos, y el lugar favorito sería la terraza de un bar. Por ello el sabor es más fresco que otras variantes, más pensada para ser degustada en la primavera antes que como un apaga-sed del verano.

[Para leer más: Sant Antoni, la nueva patria hipster de Barcelona]

Sus aromas son afrutados, se percibe fácilmente la combinación de diversos lúpulos, y el sabor suave presenta una amargura equilibrada, producto de la combinación de la cebada y las maltas de cebada y trigo.

 OMC9871
La nueva cerveza se vende en botellas de un litro retornables.

Con qué maridarla

Esta bebida se presenta como un buen contrapeso de alimentos ligeramente picantes, o de productos frescos como la ensalada de rúcula o espárragos verdes.

La cerveza colaborativa de Moritz marida con alimentos algo picantes o vegetales frescos

Pero si se busca algo más elaborado en el local de Moritz se puede probar la carta elaborada por el chef Jordi Vilà especialmente creada para maridar con esta pale ale.

 OMC9550
En su elaboración se usaron lúpulos de cinco continentes.

Así, en su presentación desfilaron la ensaladilla rusa, la esqueixada de bacalao, las alcachofas con salsa romesco, las croquetas crujientes de jamón ibérico, el  flammkuchen picante (similar a la una pizza fina, originaria de Alsacia), los mejillones con patatas fritas (elaborados al vapor de la cerveza).

El plato fuerte fueron las costillas de cerdo con peras, también elaborada por la bebida de Moritz, ingrediente que también otorgó su sello al pastel de zanahoria y helado del postre.