Radiografía de la familia española al irse de vacaciones: ¡qué caos!

Una encuesta realizada por Honda desvela los hábitos de los españoles al irse de vacaciones

Radiografía de la familia española al irse de vacaciones: ¡qué caos!

Es la que más equipaje lleva, la más activa en su destino, también la que más duerme, la que más discute y la que menos importancia da a cuánto le van a costar sus merecidos días de descanso

s.v.

Madrid

11/06/2016 - 10:00h

Una encuesta realizada por Honda acaba de analizar los hábitos y preferencias de 5.000 padres de familia de España, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido cuando salen de vacaciones. Las conclusiones sobre la familia española son de lo más disparatadas.

Los que más equipaje llevamos

Según la encuesta, los españoles lideran la lista de los que más equipaje llevan y más tiempo dedican a prepararlo (3,1 horas), los más dispuestos a recurrir a un remolque (7%) y los que más tienen que descargar el coche y volver a cargarlo para que quepa todo (15%).

También son los que más aprietan sus enseres en los asientos traseros (37%) y los que más discuten por llevar demasiado equipaje (21%). Además, el 27% se lleva a sus mascotas de vacaciones y el 44%, buena parte de la comida para los días que estarán fuera de casa.

Y los más activos

La encuesta también desvela cuál es la actividad del típico veraneante español y concluye que es el más activo. Además de ser el que más tiempo consagra a hacer ejercicio, ir de excursión y disfrutar navegando o practicando deportes acuáticos, es el que más tiempo emplea en visitar museos y otros puntos de interés cultural (6,3 horas).

Después de tanta actividad, quizás no sea tan sorprendente que los españoles sean los que también duermen más durante el día (5 horas) y se relajan leyendo un libro (4,4 horas). También les gusta salir a tomar algo y casi todo lo gastan en alcohol –unos 106,40 euros de media–, por delante incluso de los británicos.

Discusiones, prioridades y desplazamientos

Los españoles también lideran las discusiones por hacer demasiadas compras mientras están fuera (11%) y por perder cosas (15%). Igualmente, son los que más debaten sobre dónde comer (28%), quizás porque los buenos restaurantes y la comida de calidad son su principal prioridad durante esos días (53%).

Asimismo, son los más propensos a discutir sobre qué ruta seguir durante el viaje en coche (26%) y por haberse perdido (28%). Que los niños hagan mucho ruido o estén sobreexcitados provoca momentos críticos (28%), al igual que sus preguntas (22%).

Además de ser el país que más importancia da a la buena mesa y al ocio de los más pequeños, su siguiente prioridad en la lista es la limpieza (44%) y la proximidad a los puntos de interés (39%) y a la playa (39 %). Por último, en comparación con los otros países europeos, somos los que menos tenemos en cuenta, como aspecto prioritario, cuánto nos van a costar las vacaciones (35%).