Rolls-Royce rediseña los lujosos huevos de Fabergé

El huevo de Rolls-Royce recupera la elegancia de las joyas diseñadas por Fabergé. Foto: Rolls-Royce

Rolls-Royce rediseña los lujosos huevos de Fabergé

Aquellos huevos llenos de joyas de la nobleza rusa resucitan de la mano del fabricante de coches más exclusivos: Rolls-Royce

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

13/04/2020 - 12:08h

Pocas joyas son tan exclusivas y valiosas como los huevos Fabergé, creados por el joyero favorito de la nobleza rusa para los zares Alejandro III y Nicolás II. Un siglo después Rolls-Royce rediseña estas obras de arte de la orfebrería en una creación nunca vista.

La joya de los zares

Carl Fabergé ha diseñado unos 50 huevos para los zares, desde que en 1885 Alejandro III instauró la costumbre de regalar una pieza a su esposa para Pascua, tradición que siguió su hijo con la zarina Alejandra hasta la revolución rusa.

En el interior del huevo se encuentra la mujer que identifica a Rolls-Royce. Foto: Rolls-Royce

En el interior del huevo se encuentra la escultura de la mujer que identifica a Rolls-Royce. Foto: Rolls-Royce

Los bolcheviques confiscaron algunos ejemplares pero otros se perdieron durante décadas, hasta reaparecer en colecciones privadas de diversas partes del mundo.

[Para leer más: Dos siglos de historia a través de las fastuosas joyas de los Romanov]

Otros tuvieron un recorrido surrealista, como el huevo de oro con diamantes y zafiros que tenía un reloj Vacheron Constantin en su interior, que fue comprado por un chatarrero en un mercado de pulgas del pueblo de Midwest (EEUU) por 13.300 euros, y que hace seis años alcanzó un precio de 33 millones en una subasta en Londres.

El huevo del siglo XXI

El zar Nicolás II era un amante de los coches más exclusivos, como el Rolls-Royce Silver Ghost que estaba en las cocheras reales; y en homenaje a aquella tradición de Pascua la marca británica se unió con la legendaria casa fundada por Fabergé para diseñar un huevo tan espléndido como los de los zares, pero adaptado al siglo XXI.

El interior de los brazos cuentan con diamantes de 10 quilates. Foto: Rolls-Royce

El interior de los brazos cuentan con diamantes de 10 quilates. Foto: Rolls-Royce

El huevo 'Espíritu del éxtasis' fue diseñado por Rolls Royce y construido a mano por la casa Fabergé

Llamado Espíritu del éxtasis, este huevo creado en el 2018 (y del que recién ahora salen a la luz sus imágenes) mide 160 milímetros de alto y pesa 400 gramos.

Una obra maestra de la joyería

El diseño del huevo es un digno ejemplo de la orfebrería de estos tiempos. No se trata de una cáscara que imita al ejemplo natural, sino que consiste en 12 brazos que se cierran y abren gracias a un mecanismo, el más complejo que jamás haya construido Fabergé, y que fue elaborado en los laboratorios de Rolls-Royce con programas informáticos.

En la base se encuentra el mecanismo para abrir el huevo. Foto: Rolls-Royce

En la base se encuentra el mecanismo para abrir el huevo. Foto: Rolls-Royce

La estructura descansa en una base de guilloché de esmalte púrpura, de oro blanco de 18 quilates, grabada a mano.

[Para leer más: El museo que atesora las joyas favoritas de los zares]

Cuando se acciona el mecanismo los brazos se abren como los pétalos de una flor, donde en la cara interna hay incrustados diamantes blancos de 10 quilates. Las paletas de oro rosa son acompañadas por franjas de amatista natural, que pesan 390 quilates, y que le aportan una pátina de color púrpura algo saturado.

El huevo fue hecho a mano por la casa Fabergé. Foto: Rolls-Royce

El huevo fue hecho a mano por la casa Fabergé. Foto: Rolls-Royce

El emblema de los Rolls

En el interior del huevo descansa la figura Espíritu del éxtasis, esculpida a mano en cristal de roca esmerilado, y que es la misma mujer inclinada con un velo que se despliega desde sus brazos que se encuentra en el capó de los Rolls-Royce.

El huevo de Rolls-Royce tiene un complejo mecanismo diseñado por ingenieros, el más complejo que jamás tuvo una joya de estas características

Este huevo fue presentado ante un selecto público de invitados de la fábrica de coches en octubre de 2018, y luego fue exhibido en la casa Fabergé de Londres. Y ahora el resto del mundo lo puede contemplar con todos sus detalles.