Si te apasiona volar, estas películas son para ti

'Up in the air', una de las mejores películas sobre aviones y el placer de volar.

Si te apasiona volar, estas películas son para ti

Revisando la filmoteca encontramos estas películas sobre aviones, pilotos y terminales que nos permiten volar por un par de horas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/03/2020 - 18:35h

A los ojos de un productor de cine, un viaje en avión es aburrido. ¿Quién iría al cine para ver a 300 personas dormitando o comiendo? A pesar de la abundancia de filmes de accidentes, secuestros y hasta serpientes en la cabina (¿!), hay varias películas para amantes de la aviación que no tienen por qué ser de tragedias o catástrofes. Encontramos biografías, épicas, infantiles, alguna romántica y parodias célebres.

Estos días de confinamiento podemos aprovechar para buscar por Youtube o por diversas plataformas algunos de estos títulos, que mantendrán encendidos el deseo de volar cuando termine la crisis.

Up in the air

A Ryan Bingham (George Clooney) le encanta volar. Se siente más cómodo en un avión que en su hogar, y si recorre miles de kilómetros de punta a punta de EEUU es porque su trabajo consiste en despedir gente en empresas donde los gerentes de recursos humanos no se animan a dar la cara.

[Para leer más: Si no podemos viajar, recorramos las carreteras con estas 10 películas]

Apenas tiene residencia fija, carece de relaciones personales, su sueño es llegar al club de los pasajeros con 10 millones de millas, y cree que el mundo se ve mejor desde una ventanilla a 10.000 metros de altura. Pero las cosas pueden cambiar y el impacto del aterrizaje a otra realidad puede ser duro.

Cualquier viajero frecuente se habrá identificado con la escena en que Bingham le aconseja a su compañera Natalie Keener (Anna Kendrick) cómo identificar a los pasajeros en los filtros de seguridad de un aeropuerto.

El aviador

Martin Scorsese dirigió a Leonardo DiCaprio en su interpretación de Howard Hugues, el millonario apasionado por la aviación que fundó compañías aeronáuticas, piloteaba e inclusive se ponía al frente de un tablero para diseñar mastodontes como el Spruce Goose, uno de los aviones más grandes de la historia (y uno de los fracasos más monumentales).

DiCaprio realiza una magistral interpretación de Howard Hughes, el millonario que en su pasión por los aviones diseñó un gigantesco cuatrimotor que solo voló una vez

La película recorre su vida entre 1920 y 1940, en donde además de su faceta empresarial y aeronáutica resalta su pasión por el cine, la tormentosa relación con la actriz Katharine Hepburn (Cate Blanchett) y su descenso a los infiernos de la mente por su trastorno obsesivo-compulsivo y su paranoia.

Atrápame si puedes

Otra vez tenemos a DiCaprio pero esta vez en la piel de un joven estafador, Frank Abagnale Jr., quien amasó una fortuna falsificando cheques.

La fachada era hacerse pasar por piloto de Pan Am a mediados de los años ‘60, en la época de oro de la mayor aerolínea del mundo, y con tal descaro que compartía la cabina de vuelo con otros comandantes; y vivía en un mundo de glamour con las azafatas tomadas de su brazo.

[Para leer más: Planes musicales para otro finde en cuarentena]

Tras sus pasos estaba el agente del FBI Carl Hanratty (Tom Hanks), quien lo sigue como un sabueso por los aeropuertos de EEUU hasta llegar a Francia. A pesar de atraparlo, como los hackers, el falsificador deja sus principios de lado y se convierte en un asesor contra fraudes.

Sully

Y ahora es Tom Hanks quien nos sirve de puente. Esta es la única película de este listado relacionado con un accidente aéreo. Pero la incluimos porque está dirigida por el gran Clint Eastwood, porque fue un hecho real y, ya lo sabemos, tiene un final feliz.

El film describe la hazaña del comandante Chesley «Sully» Sullenberger, quien logró amerizar un Airbus A320 en las aguas del río Hudson, y con sus 155 pasajeros y cinco tripulantes a salvo.

Sully relata la hazaña real del piloto que logró amerizar un Airbus A320 en el río Hudson y salvó la vida de 160 personas

El accidente se debió al impacto de la aeronave con una bandada de gansos a 850 metros de altura. Pero luego Sully tuvo que afrontar otras turbulencias, como las investigaciones de las autoridades aeronáuticas que creían que habría podido aterrizar de manera segura en algún aeropuerto cercano, desconfianza que estuvo a punto de liquidar su carrera profesional.

La Terminal

Estos días circula un meme de que Tom Hanks es un ejemplo de supervivencia. No solo superó al coronavirus, sino que también desembarcó en Normandía (Salvando al soldado Ryan), soportó cuatro años en una isla (Náufrago), volvió del espacio exterior en una cápsula dañada (Apollo 13) y amerizó un Airbus (Sully), entre otras hazañas. Y también vivió estancado en una terminal aérea.

[Para leer más: El avión menos vendido de Airbus lucha contra el coronavirus]

Inspirada en una historia real, esta película de Steven Spielberg cuenta la historia de Viktor Navorski, ciudadano de la república de Krakozhia. Al aterrizar el país cae en un golpe de estado, y como EEUU no reconoce su ciudadanía queda atrapado en un limbo que lo obliga a vivir en un aeropuerto.

Allí se hace amigo de los empleados de limpieza, come lo que le pueden dar en los bares y restaurantes y hasta se emplea de albañil temporario mientras el jefe de la policía fronteriza (Stanley Tucci) hace lo posible para que el hombre regrese a su país.

Aunque tenga final feliz, levante la mano quien en algún control de documentos no pensó un par de segundos en el infortunado destino de Navorski.

El vuelo del Fénix

La película original es de 1965, pero es más fácil conseguir la remake de 2004. El vuelo del Fénix trata sobre el accidente de un C-119 Flying Boxcar, un avión de transporte militar desarrollado por EEUU en la Segunda Guerra, que tiene un aterrizaje forzoso en medio del desierto de Gobi, en Mongolia.

El variopinto grupo de pasajeros y tripulantes discute y se pelea, pero conforme avanzan los días y las penurias reconocen que la única oportunidad de sobrevivir es trabajando como equipo, y lograr lo que parece imposible: reconstruir el avión y que vuele. ¿Qué si lo logran? Es Hollywood, no cabe esperar otra cosa.

Los amantes pasajeros

De acuerdo, esta no es una de las mejores películas de Pedro Almodóvar, pero tampoco hay demasiada filmografía española relacionada con la aviación.

El Airbus A340 de la compañía Península que se dirige a México comienza a tener problemas y los pasajeros, en medio de una crisis de nervios, irán revelando sus intimidades y secretos ocultos.

Pedro Almodóvar se ríe de los nervios de los pasajeros cuando hay problemas en un vuelo, que empiezan a hacer catarsis y confesar sus secretos mas íntimos

Antonio Banderas, Penélope Cruz, Javier Cámara, Hugo Silva, Guillermo Toledo, Cecilia Roth, Carmen Machi y Paz Vega son algunos de los actores que se ponen la piel de una fauna de pasajeros y tripulantes bizarra y divertida, como suelen ser los personajes de Almodóvar.

Detalle: gran parte de las escenas se filmaron en el aeropuerto fantasma de Ciudad Real, que si no sirve para que haya aviones, por lo menos dio una mano al cine español.

Aviones

En estos días de encierro los niños pretenden ser los dueños del televisor. Una opción es compartir películas infantiles como Aviones, de la factoría Disney.

El argumento es sencillo: Dusty Crophopper es un avión fumigador que sueña con competir en carreras aéreas, pero tiene un problema: tiene vértigo a las alturas.

[Para leer más: Si hay que estar en casa, viajemos con estas series y documentales]

Sin embargo, pone todo su esfuerzo y confía en el entrenamiento de Skipper, un bombardero Vought F4U Corsair de la Segunda Guerra, para vencer a los ases Ripslinger, Bravo y Echo, el primero un legendario caza de combate y los otros modernos jets de portaaviones.

La película no llega al nivel de Cars, su predecesora, pero es una bonita fábula para los niños que tienen pasión por los aviones.

Porco Rosso

Otra película de animación, pero no tan infantil. Es una de las creaciones del rey Midas del animé japonés, Hayao Miyazaki, padre del gato Totoro y la princesa Nausicaä.

Marco Pagot es un piloto que dejó la fuerza aérea italiana tras la llegada de Benito Mussolini. Pero por obra de un hechizo se convirtió en cerdo-humano.

Sin embargo sigue volando como caza recompensas en un hidroavión que recuerda al Savoia S-21, y tiene que afrontar la persecución del Serpiente de cascabel, el hidroavión del norteamericano Donald Curtis que quiere matarlo.

Producida cuando estalló la guerra de Yugoslavia, la película representa a los aviones como la libertad de volar frente a los totalitarismos.

Aterriza como puedas

Los mayores de 40+IVA recordarán la explosión de película de parodias de los ’80, de las que Aterriza como puedas fue su pistoletazo de inicio.

Tras la abundancia de películas donde los aviones son protagonistas de accidentes, secuestros y aterrizajes milagrosos llegó esta cinta que encadenaba una burla tras otra a la filmografía aérea de los años ‘60 y ‘70.

Aterriza como puedas, es una parodia tras otra a las películas de cine catástrofe que fueron tan populares en los '70 

Un ex piloto de combate toma un vuelo para recuperar a su antigua novia, que lo rechaza una y otra vez. Pero un problema en la comida intoxica a los pilotos y el valiente protagonista se hace con los mandos del Boeing 707.

Con escenas casi calcadas de Aeropuerto 75 y Zero Hour!, el film no deja un minuto libre sin alguna broma, tontería o burla. Y aunque hayan pasado 40 años desde su estreno, las carcajadas en estos días difíciles están aseguradas.