Así come y viaja el turista gastronómico en España

San Sebastián es una de las mecas gastronómicas de España.

Así come y viaja el turista gastronómico en España

El País Vasco es el destino favorito para comer y beber, y el gastroturismo no es exclusivo de los viajeros con alto poder adquisitivo, dice un estudio

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

08/10/2019 - 16:06h

El País Vasco es el destino favorito a la hora de realizar un viaje gastronómico. Según un estudio de la consultora Dinamiza ocho de cada diez personas tienen a las experiencias culinarias como uno de los motivos que lo impulsan a salir a la carretera y conocer nuevos sitios.

Este informe que analiza el perfil del turista gastronómico del país destierra uno de los mitos en torno a su figura. En él se precisa que quien se identifica como un amante de los fogones es una persona de poder adquisitivo medio y medio-alto.

En la mayoría de los casos tienen entre 46 y 55 años, con estudios superiores y con trabajo, que suele viajar con amigos o en pareja.

[Para leer más: Mapa de los destinos estrella para el turista gastronómico]

Precisamente el motivo gastronómico le lleva a organizar pequeñas salidas de fin de semana, escapadas en puentes y en trayectos breves, ya sea para conocer una bodega, un restaurante o probar productos regionales.

Cata al atardecer junto al guardaviñas, D Moreno Daniel Acevedo
Cata al atardecer. Foto: Moreno Daniel Acevedo.

El País Vasco, favorito

En el ranking de destinos con más preferencias el País Vasco se consolida en varias categorías.

Para ir de tapas o pinchos, los destinos vascos salieron elegidos como favoritos. Precisamente en algunos sitios como en la ciudad vieja de San Sebastián son famosas estas preparaciones no solo por su tamaño sino también por su sofisticación. Le siguen los locales de Andalucía y La Rioja.

San Sebastián es uno de los destinos imperdibles de España para ir de pinchos

También el País Vasco fue ganador en las preferencias de dónde comer en buenos restaurantes, por delante de Madrid y Cataluña. En este sentido, cabe recordar que entre estas tres comunidades autónomas concentran 99 estrellas Michelin, casi la mitad de las 206 distribuidas en toda España.

El País Vasco brilla con su oferta de pinchos.
El País Vasco brilla con su oferta de pinchos.

Enoturismo y excursiones

La Rioja, con su potente oferta de sitios, bodegas y hoteles se erige como la elegida para realizar enoturismo, seguida por Castilla y León y Andalucía. Entre los sitios más reconocidos para combinar viajes con esta bebida se encuentran bodegas como Marqués de Riscal, con un elegante hotel diseñado por Frank Ghery.

La Peral MG 5202
La Peral, variedad de queso de Asturias. 

[Para leer más: Cuatro bodegas con restaurante para amantes del vino y la cocina]

La Rioja también logra una buena puntuación entre los destinos elegidos para comprar productos locales, pero esta categoría es para Asturias, que tiene un interesante patrimonio de artículos como quesos, embutidos como la longaniza de Avilés y la famosa sidra.

Mercados y fiestas

Los mercados gastronómicos más interesantes, a juicio de los gastroturistas entrevistados, se encuentran en Madrid, Cataluña y Galicia. En la capital española podemos destacar al Mercado de San Miguel, mientras que en Barcelona brilla el antiguo Mercado de la Boquería y en Galicia hay que descubrir el nuevo templo de las comidas y bebidas, La Galiciana.

Galicia es elegida, también, como la mejor comunidad para ir de fiesta o participar en eventos gastronómicos. El sabor popular mezclado con música, atracciones y diversión también son uno de los principales motivos para elegir La Rioja y Andalucía.

Mercado de San Miguel, Madrid.
Platos en el Mercado de San Miguel, en Madrid.

Clave para el equilibrio turístico

Para Manuel Romero, socio–director de la consultora Dinamiza, este relevamiento de turismo gastronómico revela que esta modalidad trae equilibrio a la oferta del país: aporta visitas a zonas poco concurridas o rurales, y contribuye a quitar presión a destinos muy masificados, sobre todo los de sol y playa.

Otros datos interesantes del estudio es cuánto dinero están dispuestos a pagar los viajeros gastronómicos por probar nuevos sabores: hasta 44,73 € por un menú degustación, 39,58 € por un menú a la carta, y 12,07 € por un desayuno con productos locales.

Entre las actividades, las favoritas son la compra de comidas y bebidas tradicionales (con un gasto de 40,22 €), las visitas guiadas con degustación (a 26,54 €), las excursiones a bodegas (17,68 €) y los paseos por otras instalaciones agropecuarias (10,39 €).