De Niza a París: Vueling te acerca los tesoros franceses

Vueling te acerca a la belleza de los tesoros franceses. Con rutas a 11 ciudades, la compañía dispone de vuelos semanales al encanto portuario de Marsella, a la fortaleza medieval de Brest y, por supuesto, al esplendor de París.

Con casi 90 millones de turistas extranjeros el año pasado, Francia se ha consolidado como el principal destino turístico del mundo. Así, para que no te pierdas ni uno solo de sus atractivos, Vueling te ofrece conexiones semanales desde Alicante, Bilbao, Barcelona, Málaga, Madrid, Sevilla, Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, Santiago de Compostela, ValenciaMallorca e Ibiza a las mejores ciudades del país "vecino”. 

Estos son los 11 destinos que no te puedes perder:

Burdeos, la pequeña París

Los habitantes de Burdeos califican a París como la Gran Burdeos. No es una casualidad: la capital francesa tomó inspiración de Burdeos para sus amplios boulevards.

Con más de siete millones de turistas al año, recorrer sus calles es pasear por la Francia del siglo XVIII– aquí vivió Montesquieu-. Déjate llevar por los barrios de Saint-Michel y Les Cartrons y disfruta de sus exóticos mercados y sus tiendas de antigüedades.

Hablando de gastronomía, Burdeos es conocida por sus increíbles viñedos. No en vano, en Francia es conocida como la cité du vin – la ciudad del vino-. Acércate a degustar los mejores vinos de la zona mientras das un paseo por el casco antiguo de la ciudad, Patrimonio Mundial de la Unesco desde 2007.

Por último, viajar a Burdeos te da la posibilidad de acercarte al parque de atracciones tecnológico más importante del mundo: Futuroscope, una oportunidad única para que toda la familia experimente con robots, descubran el fondo marino de la mano del Explorarium o conozcan el impacto de las invenciones Da Vinci con la atracción Las máquinas de Leonardo

Vueling ofrece hasta 19 frecuencias semanales hasta Burdeos: 14 desde el Aeropuerto de El Prat-Josep Tarradelles; tres desde Mallorca; y dos desde Málaga.

París, la ciudad del amor

Se atribuye a Enrique IV, también conocido como Enrique de Borbón, la famosa frase “París bien vale una misa”, en referencia a que por la belleza de París valía la pena cambiarse de religión -él mismo pasó de ser protestante a católico-.

Y la verdad es que algo de razón tenía: desde navegar por las orillas del Sena a disfrutar del bohemio barrio de Montmartre, París ofrece mil y una experiencias que le han permitido coronarse como la ciudad más romántica del mundo.

2019 será un año especial para el arte en París: la ciudad albergará exposiciones imprescindibles como Van Gogh, la noche estrellada; Star Wars, los fans contraatacan; o una retrospectiva sobre el cubismo en el Museo Pompidou.

De hecho, la ciudad, que alberga el segundo monumento más visitado del mundo, la Catedral de Notre-Dame, con 13 millones de personas - a pesar del incendio, sigue siendo el símbolo de París- , dispone de una excelente conexión con Barcelona: hasta 85 frecuencias semanales al aeropuerto de Charles de Gaulle – 28 desde Barcelona; 14 desde Ibiza: 13 desde Sevilla; nueve desde Madrid; siete desde Bilbao; cuatro desde Alicante; y dos desde MallorcaMenorcaGran Canaria Fuerteventura y Granada –.

Por su parte, Vueling cuenta con 116 conexiones a Paris-Orly – 68 desde Barcelona; 18 desde Alicante; 14 desde Málaga y Valencia, y una frecuencia semanal desde Lanzarote y Tenerife-.

Lyon, de la Galia a la gastronomía

Con más de 2.000 años a sus espaldas, Lyon es una ciudad que respira historia por los cuatro costados. No en vano, esta ciudad, situada al sudeste del país, fue la antigua capital del imperio galo y un centro económico de relevancia gracias al comercio de seda.

Las calles de Lyon, la segunda ciudad francesa en número de habitantes, cuentan con un encanto especial: el centro está repleto de calles pequeñas ideales para pasear, también conocidas como traboules, que hoy en día son Patrimonio Mundial de la Unesco.

Además, Lyon es conocida como la capital gastronómica de Francia. El mercado de Halles Bocuse es famoso por ser la cuna de chefs como Mattheus Viannay o Davy Tissot.

Vueling ofrece 16 conexiones semanales a la segunda metrópolis del país: siete desde Barcelona; dos desde AlicanteMálagaPalma y Sevilla; y una desde Gran Canaria.

Marsella, capital de la mediterránea

La capital de la Provenza francesa, Marsella, es un fiel reflejo del paso de las civilizaciones. En la ciudad, fundada hace 2.600 años, convergen el arte griego, romano, fenicio y de las colonias africanas.

Conocida como la puerta de Francia por el carácter portuario de sus gentes, la ciudad alberga un patrimonio natural excepcional: desde el macizo de Calanques -donde se ubica el antiguo puerto- hasta el barrio histórico de Panier, que cuenta con una docena de museos.

Por si esto fuera poco, Marsella está de estreno en 2019: a finales de abril se inauguró el proyecto Euroméditerranée, gracias al cual algunos de los arquitectos más importantes del mundo, como Rudy Ricotti y Stefano Boeri, han contribuido a renovar la urbe.

Para poder visitar este destino, Vueling ofrece 18 frecuencias semanales a Marsella: hasta 12 desde Barcelona; y tres desde Málaga Palma.

Niza, el placer de la Costa Azul

En la Costa Azul francesa se encuentran algunas de las ciudades más exclusivas de la costa mediterránea. Desde Mónaco a Saint Tropez, el visitante puede disfrutar de las mejores playas, del senderismo del litoral francés y de ciudades llenas de lujo.

Entre esas urbes destaca Niza, la capital de la región. La ciudad ofrece múltiples encantos: desde el Paseo de los Ingleses y sus siete kilómetros siguiendo la playa hasta una veintena de museos -con obras de Matisse o Chagall- que dotan a Niza de una de las mejores ofertas culturales del país.

Aun así, uno de los mejores momentos del año para visitar la ciudad es en invierno, especialmente por la celebración del carnaval. Conocido como el Carnaval de Río europeo, esta festividad permite que Niza sea lugar de peregrinación de curiosos de todo el mundo, expectantes de disfrutar del carnaval más exótico del continente.

Con todos estos detalles, Vueling ofrece volar a la capital de la Costa Azul con hasta 21 conexiones semanales desde el Aeropuerto El Prat-Barcelona Josep Tarradellas

Toulouse, la rosa del sur

Con el paso de los años, Toulouse se ha erigido como la capital del sur de Francia, tanto a nivel político como económico y turístico. Conocida como la ciudad rosa -por el color de sus fachadas más simbólicas-, el río Garona la separa en dos mitades. 

La cuarta urbe más poblada de Francia cuenta con una larga historia a sus espaldas: ha sido lugar de paso durante siglos, lo que ha definido su arquitectura, como el Convento Jacobino o Basílica de la Daurade, y su gastronomía, en especial marcada por el mercado Les Halles Victor Hugo.

Toulouse es también la capital francesa para los aficionados al espacio. Más allá de albergar la sede de Airbus, la urbe cuenta con La Ciudad del Espacio, un parque de atracciones para acercar la aeronáutica al visitante.

Vueling dispone de cinco conexiones semanales a Toulouse: tres desde Barcelona; y dos desde Palma.

Nantes, la cuna de Julio Verne

Dos hechos aúpan a Nantes a la cima del ranking turístico francés: ser el lugar de nacimiento de Julio Verne y ser la capital del Loira, famosa por la Ruta de los Castillos.

Como refleja la tradición, no podían faltar en la región algunos de los castillos y palacios más impresionantes del sur de Europa, especialmente el Château des Ducs de Bretagne.

Además, Nantes bien podría ser la capital del dulce en Francia: aparte de albergar el Lieu Unique -antigua sede de la fábrica de galletas LU-, es el hogar de nacimiento de uno de los postres más famosos de Francia, el eclair au chocolat.

Para disfrutar de algunos de los mejores paisajes del Valle del Loira, Vueling ofrece 27 frecuencias semanales desde España: 14 desde Barcelona; cuatro desde Málaga; tres desde Palma; dos desde Alicante y Sevilla; y una desde Tenerife y Gran Canaria

Lille, la capital cultural de Francia

Situada al norte de París, Lille es una de las ciudades más desconocidas para el turismo extranjero. Sin embargo, es famosa dentro del país por ser la capital cultural de Francia y cuenta con una ubicación privilegiada: en tren está a una hora de París, a 35 minutos de Bruselas y a hora y media de Londres.

Esa cercanía a otros países e imperios a lo largo de la historia han forjado en la ciudad una arquitectura única, reflejo del peso que ha tenido a lo largo de los años la región de Altos de Francia.

Además, la ciudad cuenta con más de 50 museos, desde la Galerie Du Temps hasta el Louvre Lens, famoso por albergar algunas de las obras modernas más importantes en Francia. De hecho, el Palacio de Bellas Artes de Lille es el museo más grande de Francia fuera de París.

Vueling conecta la ciudad con Barcelona dos veces por semana y una con Palma.

La bahía de Brest, una visita imprescindible

A pocos kilómetros al norte de París se encuentra Brest, un pequeño reducto pesquero que alberga uno de los tesoros naturales más increíbles de Francia, la bahía de Brest, Patrimonio Mundial de la Unesco.

Asimismo, la ciudad conserva el Castillo de Brest, uno de los más antiguos del país vecino. Pese a haber sido remodelado a lo largo de la historia, cuenta con más de diecisiete siglos a sus espaldas.

La gastronomía es, por su parte, una seña de identidad. La cercanía al océano han situado al marisco como centro de su dieta, y es famoso por sus cigalas, ostras, almejas y bígaros, entre otros.

Para disfrutar de estos manjares, Vueling pone a disposición de sus clientes dos frecuencias semanales desde Barcelona.

Bastia, el arte barroco

La segunda ciudad más poblada de Córcega es también la capital del arte barroco en Francia. Del Palacio de los Gobernadores, símbolo del paso de los genoveses por estas tierras, hasta el Jardin Romieu o la Catedral de San Jean Baptitse, la ciudad de Bastia no tiene nada que envidiar a sus vecinas italianas Catania o Cerdeña.

Con el puerto viejo como principal emblema de la ciudad, Bastia cuenta con uno de los panoramas gastronómicos, especialmente en mariscos y pescados, más exclusivos del país.

Vueling enlaza la isla de Córcega -aeropuerto Bastia Poretta- con Barcelona con hasta tres frecuencias semanales.

Rennes, la capital universitaria de Francia

Más allá de ser la capital de la Bretaña, al norte de París, Rennes es famosa por su ambiente juvenil, especialmente por la cantidad de estudiantes del programa Erasmus que recibe anualmente.

Aún así, Rennes no es solo una ciudad con ambiente: sus callejuelas medievales, con casas de madera del siglo XV, y sus escaleras y galerías suspendidas ofrecen una imagen única al visitante.

Además, para los amantes del placer gourmet, el Mercado des Lices, uno de los más bonitos de Francia, cuenta todo tipo de propuestas gastronómicas en un lugar exclusivo. De visita obligada es su cafetería, perfecta para tomar unas ostras y una copa de champagne en la terraza.

Para disfrutar de estos placeres, Vueling dispone de hasta seis conexiones semanales entre el Aeropuerto Josep Tarradellas – Barcelona-El Prat y una con Palma.