La contaminación amenaza las costas de Baleares

En algunos puntos hay más plástico que plancton, denuncia la Oceanic Global Foundation.

La contaminación amenaza las costas de Baleares

Oceanic Global Foundation denuncia que la contaminación de plásticos convertirá al Mediterráneo en un páramo marino

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

23/06/2017 - 16:04h

Por la contaminación de sus aguas el Mediterráneo está en camino de convertirse en un páramo acuático. Así lo afirma el oceanógrafo Manu San Félix, asesor científico de la Oceanic Global Foundation, una ONG ecologista norteamericana asentada en Ibiza que alerta sobre la degradación de los mares.

“El Mediterráneo, en poco espacio de tiempo, se está pareciendo a lo que Jacques Cousteau advirtió en los años 90, que es un mar casi muerto", dijo San Félix, quien pronosticó que en diez años "podemos tener un Mediterráneo terrible. Estamos en una encrucijada”.

Más plástico que plancton

Esta ONG describe cómo los plásticos invaden las costas de las Islas Baleares, y como no son degradables, permanecerán en las profundidades y en las arenas por varias décadas. Oceanic Global precisa que cada año se tira tanto plástico como para dar cuatro veces la vuelta al mundo, y en algunos puntos hay seis veces más plástico que plancton. “De hecho se están encontrando microplásticos incluso en el marisco que comemos”, precisan.

La sobreexplotación pesquera es el otro factor que peligra la salud de los mares: mientras que la pesca de arrastre destruye hasta el 25% del lecho marino, se especula que para el 2048 las pescaderías comerciales colapsarán y los arrecifes de coral morirán por el ascenso de las temperaturas.

Según Lea D’Auriol, una de las fundadoras de la entidad, advirtió que en 15 años la situación “puede ser irreversible” si no se adoptan cambios de fondo. Además la ONG alertó que “el plástico y la contaminación ocupan el espacio dejado por focas monje o tortugas".

La crisis de los mares se puede revertir

¿Soluciones? Usar la menor cantidad de plástico posible, y los envases que se tienen deberían ser reciclados. También cambiar las estrategias de pesca “sin esquilmar el mar”, cuidar los fondos marinos y su vegetación como la posidonia, que los barcos vacíen las sentinas en los puertos y no en mar abierto, y que las depuradoras de agua realicen un tratamiento adecuado de aguas.

"Si en 2017 dejáramos de hacer esas cuatro cosas que hacemos mal, el cambio sería espectacular en 10 años, y podríamos tener un Mediterráneo como hace 50 o 60 años”, dijo San Félix.

El próximo 20 de julio la fundación lanzará el proyecto Oceanic x Ibiza, que por medio de la “realidad virtual submarina” permitirá que se pueda conocer las profundidades de los mares. Se trata de una serie de documentales que alertarán sobre la fragilidad de estos ecosistemas.