Londres bloquea las denuncias por intoxicaciones

Turistas británicos en la terraza de un pub inglés en Benalmádena (Málaga). EFE-JZ

Londres bloquea las denuncias por intoxicaciones

El Gobierno del Reino Unido planea limitar las indemnizaciones que deben pagar las compañías turísticas para frenar las falsas denuncias

El gobierno británico quiere frenar las demandas falsas por intoxicaciones en hoteles. El ejecutivo de Theresa May enviará al parlamento un proyecto de ley para limitar el tiempo en presentar una denuncia, y establecer un límite a las indemnizaciones de las compañías turísticas.

Según la legislación británica, los turistas del Reino Unido pueden realizar las reclamaciones fuera de su país hasta tres años después de haber abandonado el lugar donde pasaron sus vacaciones.

Esta es la primera medida que pretende reformar el parlamento británico: reducir el periodo de tiempo para interponer la denuncia. "La solución comienza con el cierre de esta laguna legal para que los operadores turísticos sepan que pueden defenderse contra los estafadores sin tener que pagar grandes costes", afirmó la primera ministra.

Según agencias británicas, las denuncias por enfermedades contraídas en las vacaciones se han elevado hasta un 500% en los últimos cinco años

El Reino unido prevé poner un costo máximo que deben pagar las compañías turísticas a los clientes británicos que adquieran cualquier tipo de enfermedad.

Otra de las medidas que se plantea es prohibir y multar las llamadas que realizan diferentes compañías de seguro y abogados para captar clientes y convencerlos de tramitar una falsa reclamación.

Medidas para reducir las falsas denuncias

El gobierno de Theresa May se compromete, de esta manera, a ayudar a detener las denuncias fraudulentas que están elevando el coste de las vacaciones en familia y dando a Gran Bretaña un mal nombre en el extranjero.

Según la Asociación de Agentes de Viaje Británicos (ABTA, por sus siglas en inglés), de 2013 a 2018 las reclamaciones por enfermedades contraídas en periodo de vacaciones crecieron en un 500%, pasando de 5.000 a 35.000.

Los británicos son el principal colectivo entre los turistas que visitan España.
Los británicos son el principal colectivo entre los turistas que visitan España.

A finales del mes de junio del año pasado, el Gobierno de España reclamó al Reino Unido un cambio legislativo que exigiera “pruebas más concluyentes” a la hora de realizar reclamaciones, para acabar con las falsas denuncias por intoxicaciones alimentarias entre los turistas británicos que visitan nuestro país.

Las denuncias elevan precios de las vacaciones

Las denuncias falsas han provocado que algunos hoteles de España y otros países del Mediterráneo hayan tenido que desembolsar hasta 500.000 mil euros para indemnizar a clientes que afirmaron haber sufrido una enfermedad gastrointestinal.

Las reclamaciones falsas ya repercuten en los precios de los paquetes vacacionales a España. Los hoteles españoles elevan el precio al público británico, así pueden afrontar posibles demandas por intoxicación.

"Los turistas respetuosos con la ley no deberían tener que pagar más por sus ya duramente ganadas vacaciones de verano debido a las reclamaciones de enfermedad falsas que aumentan injustamente los precios", dijo May.

Desde finales del año pasado, los tribunales británicos han condenado a cuatro parejas con diferentes penas y multas tras haber presentado denuncias fraudulentas por enfermedades contraídas durante sus vacaciones, dos de ellas en España.