Siete sitios de EEUU que todo amante de la música debería conocer

El guitarrista de blues Buddy Guy, de Chicago, en una presentación en el Festival de Jazz de Nueva Orleans. Foto: EFE/Archivo

Siete sitios de EEUU que todo amante de la música debería conocer

Desde la cuna del jazz hasta la meca del country, en Estados Unidos los melómanos tienen un gran mapa musical para explorar

Cerodosbé .

BARCELONA

14/10/2017 - 16:20h

Una ciudad por cada nota musical. Géneros musicales como el jazz, el grunge y el country tienen sus raíces en distintos centros artísticos de los Estados Unidos. Cada una de esas ciudades guarda la historia de estos movimientos musicales y mantiene vivos sus legados.

En Minneapolis, por ejemplo, el nacimiento de Prince terminó por transformar toda la ciudad a su imagen y semejanza. El artista devolvió el favor e incluyó icónicos recintos musicales del lugar en su película Purple Rain. Para Prince, la ciudad era una de sus grandes inspiraciones, y Minneapolis dice lo mismo de él. Lo mismo se puede decir de Elvis Presley con Memphis o Nirvana con Seatlle.

Estos son siete lugares de Estados Unidos en los que cualquier melómano se sentirá a gusto.

Foto: Wikicommons

7 Memphis -- El rey está vivo


La sombra de Elvis Presley planea sobre cada rincón de la ciudad más importante de Tennessee. Graceland, su mansión está a 15 kilómetros del centro, es un centro de peregrinación para contemplar cómo el cantante más famoso de Norteamérica vivió sus últimos años. El silencio ante su tumba, siempre con flores, siempre rodeada de fanáticos y seguidores, es conmovedor.
Pero hay mucho más que el universo de Elvis. En la avenida McLemore Este 926 se encuentra el Museo Stax, que se presenta como el Museo Americano de la Música Soul, ubicado en el lugar donde grabaron figuras como Isaac Hayes y Otis Redding entre 1959 y 1975.
Los míticos Sun Studios, donde se registraron los primeros discos de Elvis y que se considera como uno de los puntos claves en el nacimiento del rock & roll, se pueden visitar en tours con reservas previas. No era originario de esta ciudad, pero el espíritu de B.B.King, una de las guitarras más emblemáticas del blues, suena en el club de la calle Beale que cada noche ofrece shows en su homenaje.

Foto: Wikicommons

6 Minneapolis -- La lluvia púrpura de Prince


El hijo pródigo de Minneapolis, Prince, transformó su ciudad alrededor de la música, y la ciudad se fusionó con sus formas y colores. Su famoso complejo Paisley Park, a pocos kilómetros del centro, se mantuvo cerrado al público mientras Prince tuvo vida, pero desde este octubre es posible visitarlo.
Allí Prince grabó discos como Diamonds and Pearls y Sign o’ the Times. Pero sus canciones están esparcidas por toda la ciudad: en el club First Avenue, en el centro de Minneapolis, todavía se escuchan los ecos del solo de guitarra de "Purple Rain", grabado allí durante un concierto en 1983.

Foto: Wikicommons

5 Chicago -- El trampolín del blues


La segunda ciudad más grande de Estados Unidos es un núcleo histórico-musical del país. En décadas recientes, la música house nació en Chicago, pero mucho tiempo después de uno de las mayores aportaciones de la cultura de la metrópolis al mundo: el blues.
En rigor la música blues no nació en Chicago, pero encontró en la ciudad de los vientos una nueva energía con músicos como Bo Diddley, Muddy Waters y Howlin’ Wolf. Otro de los grandes del blues de Chicago, Buddy Guy, sigue activo y vive para ver su nombre en el club Buddy Guy’s Legends, donde jóvenes músicos intentan seguir sus pasos.

Foto: Wikicommons

4 Nueva York -- Soul, jazz y gospel en Harlem


Sería imposible sintetizar en pocas líneas un recorrido musical por Nueva York. Por ello lo ideal es centrarse en un distrito, y en esta ocasión, es Harlem, al norte de Manhattan. Este barrio presenta un valioso legado del soul, el jazz, el gospel y otros ritmos impregnados por la comunidad afroamericana que vive en sus calles.
El Teatro Apollo vio nacer las carreras de Ella Fitzgerald y Michael Jackson, y de alguna forma, los artistas de música negra debían pasar por su escenario para ganar el favor del gran público. En el Centro Cultural de Harlem, al término de una visita guiada por el barrio, se ofrecen shows que homenajean a grandes del jazz como la citada Fitzgerald, James Reese Europe, Dizzy Gillespie, Chick Webb, Willie "The Lion" Smith y Count Basie, entre otros.
Para escuchar gospel, los tours y turistas se dirigen en tropel a la Iglesia Bautista Abisinia, pero en vez de esperar por horas para entrar se pueden visitar otros templos como la Iglesia Bautista Canaán o la Asamblea Gospel Bethel. Eso sí, hay que ser respetuoso con las normativas de los sitios, que por lo general piden evitar las fotos y grabaciones con el móvil.

Foto: Wikicommons

3 Seattle -- El grunge no muere


La música grunge explotó en la década de 1990, y con ella aumentó el foco sobre la escena musical de Seattle, de donde salieron algunos de los principales exponentes del género, desde Nirvana hasta Pearl Jam. Si bien la popularidad del género disminuyó con el tiempo, en Seattle este estilo de rock se considera inmortal.
El Museo MoPOP recoge la historia de Nirvana, y el romance de Seattle con el grunge, en la exposición Nirvana: Taking Punk to the Masses, en la que se pueden apreciar instrumentos, repertorios, testimonios y fotografías de la banda y la época. En el mismo edificio, la muestra Wild Blue Angel celebra a otro gran músico originario de Seattle: Jimi Hendrix.

Foto: Wikicommons

2 Nueva Orleans -- La cuna del jazz


Considerada como la ciudad en la que nació la música jazz, Nueva Orleans sostiene una tradición musical de renombre. A finales del siglo XIX en sus calles empezó a crearse lo que hoy conocemos como jazz tradicional (o jazz de Nueva Orleans), y con el nacimiento de Louis Armstrong en 1901 este género encontró en este puerto de Louisiana el foco de exportación al mundo.
Armstrong, el mejor trompetista de jazz de la historia, es un ícono tan majestuoso en Nueva Orleans que el aeropuerto de la ciudad lleva su nombre. Y la música que ayudó a popularizar alrededor del mundo es a su vez la banda sonora del lugar. Todas las noches, en el Preservation Hall, hay conciertos de jazz para mantener el legado musical del lugar.

Foto: Wikicommons

1 Nashville -- La sede del country


A Nashville también se le conoce como la Ciudad de la Música de Estados Unidos. Específicamente, la capital de Tennessee respira y se alimenta del country, un género musical que nació en un pueblo cercano y empezó su camino a la popularidad en esta ciudad.
La obsesión de este lugar con el country es evidente al ver el gigantesco Museo y Salón de la Fama del Country, en el que hay 2,5 millones de artículos relacionados con esta expresión musical. Además, todas las semanas, los vecinos y visitantes se acercan al Grand Ole Opry, un espectáculo de country que se realiza desde hace más de 90 años.